Sociedad | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
El monoplano en su arribo a las aguas de Puerto Berrío en 1920.
Cortesía
Sociedad

El hidroavión ‘Colombia’ cumple 100 años de su primer vuelo a Puerto Berrío

El 10 de septiembre de 1920 un Junkers F13 completó el primer tramo de un exitoso vuelo procedente de Barranquilla.

Desde su fundación el 5 de diciembre de 1919, en Barranquilla, los socios de la Sociedad Colombo-Alemana de Transportes Aéreos Scadta se dieron a la tarea de buscar el tipo de avión que sería el más apropiado e idóneo para operar en el trópico, bajo condiciones operacionales excepcionales.

Pasaron varios meses antes de que Werner Kaemmerer, uno de los fundadores, viajara a Alemania para buscar los aviones, y con el apoyo del profesor Hugo Junkers, desde su fábrica de aviones en la ciudad de Dessau, finalmente se decidió por la adquisición de los dos primeros aviones Junkers F13 para Scadta.

El profesor Junkers con gran experiencia en la construcción de aviones desde 1915, buscaba promocionar este novedoso modelo por sus características únicas: era un avión monoplano de ala baja, construido totalmente en metal corrugado, esto es sin superficies enteladas y, además, era un avión específicamente diseñado para el transporte de pasajeros.

Este modelo podía no solamente operar sobre ruedas, sino adecuarse con pontones como flotadores para operar sobre superficies de agua, como era el plan de Scadta. Con estas ventajas, el avión tenía muy poca competencia por parte de los modelos ofrecidos en el mercado después de la Primera Guerra Mundial.

La segunda tarea de Kaemmerer en Alemania era la escogencia y contratación de pilotos y mecánicos que vendrían a Colombia a ensamblar los aviones y, eventualmente, los volarían. Había mucho personal alemán que había servido en las fuerzas armadas y, en especial, en la aviación, que estaban buscando trabajo. Inclusive estaban dispuestos a aceptar grandes retos, como trasladarse a un país lejano, del que muy poco conocían y afrontar toda clase de vicisitudes.

Los dos monoplanos fueron embalados y enviados por barco a Barranquilla, y arribaron a Puerto Colombia a bordo del buque holandés “Crijussen” el 4 de agosto de 1920. 

Fue así como Kaemmerer conoció a los pilotos Helmuth von Krohn, Fritz Hammer y al ingeniero Wilhelm Schnurbusch, quienes no dudaron en aceptar las condiciones para trasladarse a Barranquilla para iniciar esta nueva aventura. Era bien sabido que los oficiales alemanes que habían llegado a servir en la aviación militar de ese país eran pertenecientes a las elites, e inclusive varios de ellos provenían de familias nobles. De ahí que los pilotos de Scadta eran personal preparado, con estudios superiores y alto nivel cultural.

Los dos ejemplares F13 fueron embalados y enviados por barco a Barranquilla, y junto con Kaemmerer, Hammer, von Krohn y Schnurbush arribaron a Puerto Colombia a bordo del buque holandés “Crijussen” el 4 de agosto de 1920. Los Junkers fueron ensamblados en unas rudimentarias instalaciones que la Scadta había adquirido en el sitio de Veranillo, a orillas del rio Magdalena.

Mapa de la ruta del primer vuelo del hidroavión ‘Colombia’ de la Sociedad Colombo-Alemana de Transportes Aéreos, Scadta. El 8 de septiembre partió de Barranquilla y dos días después aterrizó en Puerto Berrío. Cortesía

Después de varias semanas que se llevó el ensamblaje y preparación técnica de los aviones, y vuelos de prueba sobre la ciudad, el 5 de septiembre de 1920 se bautizó con gran pompa en el sitio de Veranillo el primer avión con el nombre de “Colombia”. Ese día el presidente de Scadta, Ernesto Cortissoz, pronunció un discurso en el que destacó la importancia de este evento y los beneficios que traería esa nueva actividad económica para el país.

El primer vuelo se llevó a cabo desde Veranillo a El Banco, aguas arriba del río Magdalena. Unos días después, el 8 de septiembre se llevó a cabo el inicio del primer vuelo hacia Puerto Barrío, pero, por vicisitudes de la operación, solo el 10 de septiembre llegó a su destino.

Para este vuelo servía como piloto Fritz Hammer y Schnurbusch como mecánico. El avión salió de Veranillo pasando por Calamar, Jesús de Rio, Zambrano y Magangué, donde hizo su primera escala, y continúo hasta El Banco, donde decidieron pernoctar. El vuelo continuó dos días después hasta Puerto Berrío, donde finalmente arribó llevando correo aéreo con destino a Medellín.

Este sería el primer tramo del trayecto que, eventualmente, llegaría hasta Girardot, con el fin de conectar la costa atlántica, Barranquilla como primer puerto de importancia en el país, con Bogotá, la capital de Colombia. Era primordial para la Scadta poder ofrecer al gobierno colombiano el establecimiento del correo aéreo entre las dos ciudades, en aras de agilizar el comercio y la conectividad. Así fue como pocos meses después fue posible establecer un servicio aéreo regular para transportar correo aéreo y pasajeros en la ruta de Barranquilla a Girardot.

Queda plenamente establecido que la escogencia de los aviones Junkers F13 se convirtió en uno de los factores de éxito de la sociedad en el establecimiento de servicios regulares, y que en estos días celebramos 100 años de esos primeros vuelos.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • aviones
  • Historia
  • Puerto Berrío
  • Transporte aéreo
  • Vuelos en Colombia
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web