El Heraldo
La idea de vestir se amarillo a Aracataca surgió luego que el profesor Muldford observara en Valledupar el bello paisaje que producen las flores del Cañaguate.
Magdalena

Con cañaguate, Aracataca se quiere vestir de amarillo

El profesor Robinson Mulford inició la siembra de 10 mil semillas del árbol. Sus flores simbolizarán las mariposas amarillas de Mauricio Babilonia.

La admiración por todo lo que representa Gabriel García Márquez y el apego que tiene por la naturaleza llevó al gestor cultural y ambiental cataquero Robinson Muldford Leyva a emprender una campaña encaminada a ‘vestir’ de amarillo a Aracataca, a través de la siembra de semillas de cañaguate.

La actividad la cumple de la mano con su esposa Piedad Mejía Martínez y su hijo Robinson David Muldford, de 28 años, quienes han sido sus soportes para no desmayar en la misión. 

El proyecto contempla el esparcimiento del simiente por todo el pueblo, pues este árbol, en edad madura y en temporada de verano, se pinta de amarillo. 

Así, de manera simbólica, sus flores representarían las mariposas que preceden y acompañan a Mauricio Babilonia, uno de los personajes de Cien Años de Soledad.

En el Parque Simón Bolívar, frente a la Casa Cural, se sembraron semillas del árbol de Cañaguate.

Son cerca de cinco mil semillas las que Mulford Leyva ha regado por todo el pueblo, para construir un ambiente cada vez más mágico.

“En la medida en que me sumergía en el entorno intrínseco de la obra de Gabo, me fui elevando, compenetrando y soñando con un pueblo como él lo pintó, envuelto en mariposas y flores amarillas”, comentó.

Y es que en Aracataca son contados los árboles de cañaguate que hay, siendo uno de ellos el de la calle 5 del barrio Loma Fresca.

Un vivero

A la fecha se han llevado a cabo dos etapas del esparcimiento de la semilla y la idea es hacer la tarea por los sectores emblemáticos de Aracataca, entre otros, La Estación, Las Palmeras, el colegio Gabriel García Márquez, el Cementerio, el Parque Simón Bolívar, la Vuelta del Torito y el Estadio Municipal.

Sin embargo, Muldford – ante una sugerencia – consideró conveniente revaluar la estrategia y decidió construir un semillero o vivero para más tarde sembrar arbustos con 10 o 15 centímetros de alto, esto para que la gente los pueda distinguir y respetar y no lo confunda con maleza, como puede suceder en la forma como hoy se hace, es decir, esparcida.

En el propósito de hacer el vivero cuenta con 10 mil semillas y con 400 bolsas, estas regaladas por su amigo, el odontólogo Boris Ospino.

Aunque el objetivo es hacer el vivero en el patio de su casa, le asiste el temor de que los animales lo puedan dañar

Las Palmeras, en la entrada del municipio de Aracataca (Magdalena), es sitio emblemático.

Pese a que confía en llevar a feliz término su proyecto, el educador y ambientalista sostiene que “se requiere de un mayor recurso humano y económico”.

La idea

Licenciado en educación básica con énfasis en varios idiomas extranjeros y especializado en pedagogía de la recreación ecológica, confiesa que fue en un viaje que en enero pasado hizo a Valledupar cuando se motivó para poner a andar su propósito.

“Vi una estampa ambiental realmente impresionante y quedé impactado con todo el sombrío y la colcha amarilla, que como una sábana, envolvía las carreteras del Cesar”, indicó.

A partir de ahí, le dijo a su esposa y a sus hijos: “¡Así sueño ver a Aracataca!”.

“Que sea un epicentro acorde con lo que realmente relata García Márquez, porque no es solo leer su obra, sino tratar de recoger el legado y plasmarlo dentro del marco de la realidad”, precisó.

Dice una leyenda que “en Valledupar en enero no sale el arco iris porque se esconde al ver el esplendor del amarillo colgado de las ramas del cañaguate”.

Muldford siempre ha soñado con que Aracataca sea un municipio distinto, desde el punto de vista ambiental, como lo ideó el nobel de literatura.

Apoyo de amigos

Para los cataqueros lo que está haciendo el profesor Muldford “es admirable” y requiere de un apoyo incondicional 

La gestora cultural Darlys Cáceres manifestó que “desde el momento que vi la imagen que subió en su cuenta de facebook lo felicité, porque era algo que siempre habíamos tenido en mente, pero que no se había materializado”.

“Qué bueno que una persona como el profesor Muldford, un amante de la literatura y con pertenencia por Aracataca, sea el gestor de la iniciativa”, anotó.

Agregó que “lo que se busca, aparte de embellecer a este municipio, es que se convierta en un símbolo nacional también por el color amarillo, que se asocia con la obra de Gabo”.

El odontólogo Boris Ospino, fue quien le regaló a Robinson Muldford las 400 bolsas para iniciar el vivero y fue el de la idea de montar el vivero.

“Vi que él (Muldford) estaba regando las semillas y le escribí, sugiriendo que se sembraran arbustos de cañaguate y que la comunidad del sector fuese la encargada de adoptarlo”, comentó.

El periodista José Manuel Polo expresó que “la comunidad está muy contenta y dispuesta a colaborar”.

“Todos los que amamos esta tierra y los que admiramos la obra de Gabo tenemos la camiseta puesta”, precisó.

Dice el comunicador social que “Aracataca es la tierra noble y coqueta del Caribe colombiano, en la que lo imaginario y lo real se mezclan, para construir una sobredosis mítica de historias que son de no creer, pero que hacen parte de la realidad cotidiana de una comarca rica en expresión oral y extraordinaria en vivencias, que por su naturaleza histórica y cultural, siempre dará de qué hablar, aún cuando las cosas parezcan de lo más inverosímiles”.

La Mariposa Amarilla es símbolo.que identifica a Aracataca y la obra de Gabriel García Márquez.
El Cañaguate

Pertenece a la familia Bignoniáceas y su nombre científico es Tecoma Spectabilis.

Sus flores son amarillas y vistosas, pero débilmente fragantes. Tiene semillas pequeñas, aplanadas y aladas, de 7 a 9 milímetros de largo.

Es un gran árbol por su belleza, un árbol que enseña mucho, que cuando uno ve que todo se acaba siempre hay algo que te hace florecer, te hace ver vivo y mucho más hermoso.

El Cañaguate en verano se desnuda para soportar la sequía, pierde todas sus hojas para evitar la eliminación de agua en sus tejidos y de esa manera regula el equilibrio hídrico y se viste en flores que parecen gajos de oro o fragmentos colgantes de sol.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.