El Heraldo
La reina Cristina Felfle, luciendo la cruz de ceniza. Orlando Amador /Giovanny Escudero
Barranquilla

Reyes del Carnaval 2015 cambian la corona por la cruz de ceniza

La catedral María Reina y la iglesia Torcoroma abrieron sus puertas ayer para recibir a los ‘soberanos’ junto a miles de fieles católicos.

La reina del Carnaval de Barranquilla Cristina Felfle Fernández De Castro y su Rey Momo, el Mohicano Dorado Carlos Cervantes, ambos desprovistos ya del poder y de la investidura del relajo y la gozadera, se impusieron  ayer en su frente la cruz de ceniza, cada cual en diferentes templos de la ciudad, dejando atrás los cuatro días de parranda, jolgorio  y desenfreno carnavalero. Y como reza el  adagio popular ‘el que peca y reza empata’, los monarcas de la fiesta tomaron este acto como un símbolo que los regresa al sendero de la reflexión, el descanso y la conversión espiritual.
 
El mohicano  y la fe.

Desprovisto del  resplandeciente brillo dorado con el recubre su cuerpo entero y con el que  viene encandilando a propios y extranjeros durante los últimos 40 años en los diferentes eventos de Carnaval,  Carlos Cervantes, el hombre del común, el pensionado de la desaparecida Telefónica, subió los peldaños de la catedral Metropolitana María Reina, con el cabello asentado y sin la tradicional cresta Mohicana que lo caracteriza.

Ataviado  con una indumentaria corriente que lo hizo pasar desapercibido entre los cerca de 80 feligreses que se  acercaron al templo sagrado para hacerse  imponer la cruz de ceniza en la frente, como símbolo  del inicio de la Cuaresma y la preparación para la Pascua, ayer al mediodía, dejó de lado la celebración  para buscar de Dios como su religión se lo  dicta.   

Despojado de su investidura  monárquica carnavalera, con la humildad de cualquier feligrés y dejando a atrás la recocha y el desorden organizado del que fue absoluto soberano  durante los últimos 4 días, en silencio  y con un rostro solemne escuchó, el sermón del cura que invitaba a la compasión, a la comunión con Dios, al amor al prójimo y a la conversión.

LA CONVERSIÓN.

“La imposición de la ceniza significa conversión. Con la cruz de ceniza en la frente recordamos que somos débiles y pecadores. No se puede venir hasta acá hasta el templo después de haber estado tomando ron, echándose maicena, gozando el Carnaval y venir  a que se les imponga la cruz en la puerta sin escuchar la misa y sin arrepentirse.  La idea no es echarnos ceniza encima y ya, la idea es que el paso del señor nos cambie”, dijo en el sermón el sacerdote Luis Uriel Calderón.

De acuerdo con Cervantes,  en su corazón habita no solo un  amor desaforado por el Carnaval, el folclor  y todos los elementos culturales que hacen parte de esta fiesta, sino también por tradición familiar y por fe. Es un aguerrido católico que todos los miércoles de ceniza busca cumplir con el ritual de la imposición de la cruz.

“ Desde hoy llegan los días de descanso, de reflexión. Soy católico por tradición  y desde hoy comenzamos a guardar, cero carnes rojas, solo pecado y comida de mar. En Semana Santa asistimos a los actos litúrgicos,  a procesiones. Mi último mandato es que todos lo carnavaleros  ahora entren en reflexión, oren mucho y se acerquen a Dios”, ‘decretó’ Cervantes.

LA REINA SIN SU POLLERA.

Vestida de un traje ligero de color rosa, dejando ver por primera vez su larga cabellera sin flores adornándole, y con el rostro libre de maquillaje, Cristina, la soberana carnavalera 2015, llegó ayer a la iglesia Torcoroma a las 5:00 p.m. acompañada como siempre de su madre Maribel, como es habitual, a imponerse la cruz de ceniza, con la que da final oficial a su reinado y a los días de fiesta que ordenó mucho tiempo atrás, para que gozara La Arenosa.

La reina, con una actitud sobria y serena, escuchó con atención cada mandato del padre para los 40 días de cuaresma, rezó el rosario, y  adoró a Dios. Cuando llegó el momento de dar y recibir la paz volvió a estar en contacto con su pueblo, abrazando y dándole la mano a todo el que se encontraba cerca.

Cristy logró confundirse entre los demás creyentes pasando frente a los ojos de algunos desprevenidos como una ciudadana del común. De esta manera, la soberana se ordenó en la fila como todos los demás y esperó su turno para que le fuera aplicada la cruz de ceniza, que la retornaría a su vida cotidiana. Con la señal impuesta, la reina retomó su rumbo hacia casa, con nuevos proyectos en mente y con la satisfacción de haber ofrecido un Carnaval sin precedentes. 

“Lamentablemente hoy ya le pongo fin a mi Carnaval.  Me queda el recuerdo de que fueron cuatro días espectaculares y, por supuesto, la satisfacción de haber ofrecido un Carnaval inolvidable. Estoy segura de que le cumplí a Barranquilla y a mi pueblo, con quien estoy muy agradecida porque me brindaron mucho cariño y amor, y me ayudaron a cumplir este sueño”,  indicó Cristina, en su última intervención como reina de una de las fiestas más importante del Caribe.

Arrancó la cuaresma.

Según cifras de la Arquidiócesis de Barranquilla, 152 iglesias católicas recibieron a miles de feligreses  para dar inicio a los 40 días de reflexión y limpieza espiritual de la Cuaresma. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.