El Heraldo
Hansel Vasquez
Judicial

Una llama en rechazo a los crímenes contra las mujeres y niños

En lo que va del año las acciones violentas en el Atlántico dejan 36 mujeres asesinadas. Doce menores, víctimas de las balas.

Los episodios de homicidios contra las mujeres y niños durante este 2020 elevaron las alertas de varias organizaciones y entidades gubernamentales, quienes les solicitaron a las autoridades una mayor protección para esta población y dar prioridad a las investigaciones que lleven al esclarecimiento, con prontitud, de esos asesinatos. 

A ese llamado se sumó recientemente la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, quien pidió a la Fiscalía dar prioridad a las investigaciones sobre feminicidios, delito que deja en lo que va de este año al menos 150 víctimas mortales.

“Los casos de feminicidio en el país, no pueden engrosar las altas cifras de impunidad, pues cuando se ataca a una mujer se atenta contra la sociedad misma, contra el elemento fundamental de la vida y de la familia”, expresó Ramírez en una carta enviada al fiscal general de Colombia, Francisco Barbosa.

EL HERALDO en esta fecha especial enciende una llama en rechazo a los crímenes contra las mujeres, que en lo que va corrido del año, según cifras de la Policía, deja 36 asesinatos de mujeres en el área metropolitana de Barranquilla y tres en el resto del departamento. De la cifra, se contabilizan 14 casos que habrían sido feminicidios. De igual forma, tres mujeres trans han sido asesinadas en el departamento.

Según cifras de Medicina Legal, desde el primero de enero hasta el 30 de octubre de este año, en todo el país, 709 mujeres fueron asesinadas. Además las mujeres representan el 86,08 % de las víctimas de violencia de pareja y el 64,9 % de las de violencia intrafamiliar.

Esa luz que hoy encendemos por esos crímenes también va para los 12 niños y adolescentes que en lo que va de año han sido asesinados a bala en todo el Atlántico. Cabe destacar que tres de los menores tenían menos de 10 años y estos murieron tras recibir un impacto de bala.

Medicina Legal también señaló que 461 niños y adolescentes fueron asesinados en todo el país, desde el primero de enero al 31 de octubre de este año. De la cifra, 44 de los niños tenían edades comprendidas entre los 0 y 5 años; 14 de los casos se registraron en menores entre los 6 y 11 años, y 403 adolescentes entre los 12 y 17 años, fueron víctimas de este tipo de violencia.

“Cielo era el motor de la casa”, así la recuerdan sus familiares
Cielo Pallares Pava tuvo cuatro hijos y su mayor dicha era compartir tiempo con sus nietos. Cortesía

En la casa donde vivía Cielo Pallares Pava parece que el tiempo se hubiera detenido. En el pasillo de la entrada están los materiales de construcción que ella había conseguido para terminar la parcela que tenía en Galapa, y dentro de la casa, el taller de su compañero sentimental durante 35 años, Franklin Mendoza Triana, está desordenado porque ella era quien lo organizaba.

La tristeza de él se nota en sus ojos, en su hablar, en su caminar y hasta en su salud, pues desde que la violencia le arrebató a Cielo sus niveles de glucosa en la sangre van en aumento. “Es que ella era la que me cuidaba la alimentación. Ahora que no está, me hace mucha falta, no solo por eso, por todo”, dijo Franklin sentado en una silla, recostado a una mesa y mirando hacia el piso.

Desde la noche del 14 de septiembre, los días de Franklin no han sido los mismos. En el momento en que recibió la llamada en la que le decían que a ella la habían asesinado en un bus de servicio intermunicipal cuando iba para Galapa, supo que nada sería igual.

Tener que enfrentarse con la rutina sin la persona que lo acompañó durante tres décadas ha sido difícil para él. Incluso su mamá se pasa algunos días en la casa para hacerle compañía mientras él trabaja en reparaciones de artículos electrónicos para ganarse el pan diario.

“Cielo era la del todo. Ella estaba pendiente de cada cosa. Era una mujer muy organizada, que no se metía con nadie. Por aquí por el barrio todos la conocían”, dijo Franklin con voz pausada. Ella tuvo cuatro hijos de otra relación y daba la vida por sus nietos.

Fue precisamente el afán por estar con ellos lo que la llevó a salir de su casa esa noche y tomar un bus que la llevaría hasta Galapa, pero en el camino, Marco Fontalvo Arrieta abordó el mismo bus con la intención de robar. Él llevaba una escopeta, apuntó a los pasajeros, le puso el cañón en el pecho a Cielo, y disparó. Sin motivos, sin pudor.

Varias personas intentaron ayudar a la mujer de 65 años y la trasladaron hasta un centro asistencial, pero fue imposible salvarla. “Lo que le queda a uno es un dolor grande. Ese hombre no solo acabó con la vida de ella, sino que también con la de toda la familia. Hasta a sus nietos la personalidad les ha cambiado”, expresó Franklin.

Cielo y Franklin no acostumbraban a hacer celebraciones pomposas en diciembre, pues ella era cristiana y prefería disfrutar de su familia y su hogar. “Ahora será diferente porque hace falta su presencia. Los nietecitos preguntan por ella y saben que ya no está. Uno de ellos, que tiene cinco años, dice que le hace falta su abuela, que está en el cielo”, dijo el señor.

La tristeza tiene como morada la casa de Franklin y Cielo. Él no se halla sin ella y asegura que no sabe qué hacer si algún día tiene al frente al hombre que se la arrebató. Él lleva un dolor profundo que carcome su cuerpo, ese es el daño que causó la inseguridad, la violencia que este año ha arrebatado vidas inocentes como la de Cielo.

Seguridad y protección para los menores
Cuatro menores heridos a bala en lo que va de 2020 en el Atlántico. Hansel Vásquez.

Jamir Espinoza Cobilla, de 10 años fue, hasta este día, el último niño asesinado en el departamento del Atlántico. Su crimen ocurrió en el interior de su vivienda ubicada en el barrio La Sierrita, sur de Barranquilla, el pasado viernes 28 de noviembre, cuando se encontraba viendo televisión el sala de su casa y presuntos extorsionistas dispararon contra su casa porque, al parecer, su papá no había pagado un dinero que le habían exigido.

En medio de hechos criminales en lo que va de 2020, solo en el departamento han resultado heridos por impactos de bala cuatro menores de edad. El viernes 31 de octubre, un menor de 13 años resultó baleado en medio de un ataque de sicarios en la carrera 25 con calle 39, barrio Montes, suroriente de la capital del Atlántico. En total, fueron tres los heridos que dejó este atentado. En el barrio San Luis, una bebé de tan solo 14 meses de nacida recibió un disparo en su abdomen en medio de un atraco. La pequeña batalló contra la muerte en una unidad de cuidados intensivos de una clínica de la ciudad, luego de que los antisociales le propinaran el balazo. Casi mes y medio después, la Policía Metropolitana de Barranquilla no ha anunciado la captura de los responsables. Mientras que la niña se encuentra en su hogar en compañía de su familia.

Entre tanto, dos pequeños de 14 y 9 años terminaron en medio de un enfrentamiento de dos bandas en la calle 51 con carrera 4Sur, barrio Siete de Abril, el 19 de noviembre, mientras se encontraban jugando en la terraza de su vivienda. En este hecho, las autoridades lograron la captura de tres personas que son los presuntos responsables.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • asesinato a menores
  • Asesinato de mujeres
  • Crímenes
  • familiares
  • Historia
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.