El Heraldo
Fachada del reconocido restaurante asaltado el pasado sábado en la noche.
Archivo
Judicial

¿A qué se deben los atracos en el norte de Barranquilla?

Una fuente judicial reveló a EL HERALDO que ladrones hacen “un trabajo de inteligencia” para identificar a sus víctimas. Conozca  el ‘modus operandi’.

Un atraco a mano armada a una relojería, el asalto a un abogado y a su pareja, quienes fueron despojados de sus relojes de alta gama y, otro robo más a los comensales de un establecimiento de comida rápida tienen algo en común y es que fueron perpetrados en el norte de Barranquilla, lo que pone en evidencia la inseguridad que se está registrando en este sector de la capital del Atlántico.

Por el primer hurto,  la semana pasada fue capturado Víctor Alfonso Altamar Vergara, de 33 años, alias Víctor Candado, a quien la Policía señaló de ser uno de los tres responsables de haber participado en el atraco al local comercial situado en la carrera 43 con calle 84, barrio La Campiña, donde se llevaron accesorios avaluados en $500 millones.

Dos días después Williams Cabarcas, de 66 años, un abogado penalista que se encontraba con su esposa, fue asaltado por dos sujetos a bordo de una motocicleta. Los antisociales los intimidaron con un arma de fuego para posteriormente arrebatarles dos relojes: uno Rolex y otro Cartier. El caso se registró en un establecimiento público en la carrera 53 con calle 82, barrio Alto Prado.

Y el tercero ocurrió la noche del pasado sábado en un reconocido restaurante ubicado en la calle 93 con carrera 46, en donde sujetos armados ingresaron al local y con armas les quitaron a dos hombres sus celulares, prendas, relojes y dinero en efectivo. Fuentes vinculadas al caso presumen que las víctimas fueron seguidas por los ladrones hasta ese sitio, previo a la realización de un trabajo de inteligencia.

Bajan la guardia

Por estos recientes casos una fuente judicial le reveló a EL HERALDO que indagan “dos fuertes razones” por los que se estarían dando estos robos en estas zonas del norte de la ciudad.

“Uno de esos motivos es que en el norte de Barranquilla es donde más frecuentan las personas que usan este tipo de artículos de gama alta. Y dos, es que hay sectores en los que las personas están más desprevenidas por creer que están más seguras. Un ejemplo de eso son los centros comerciales y restaurantes, pues piensan que al tener seguridad privada o porque hay más presencia de policías son menos vulnerables a los atracos”, dijo la fuente.

Archivo

‘Modus operandi’

El informante coincidió con el investigador del último caso, al señalar que los delincuentes estarían haciéndoles trabajos de inteligencia a sus potenciales víctimas.

“Hemos detectado que muchas de las personas que han sido víctimas de estos robos realizaron compras de esos artículos de lujos a través de redes sociales en sitios que no son seguros”, destacó el informante. 

Las víctimas se vuelven vulnerables desde el momento en el que acuerdan  un lugar para la entrega del producto que adquirieron en las redes. “Desde ahí empiezan los seguimientos. El vendedor podría estar trabajando en complicidad con los delincuentes que comienzan a ubicar a los compradores. Miran sus movimientos y cuando tienen la oportunidad los atracan. Esa es una línea que estamos siguiendo, pero necesitamos más información por parte de las víctimas”, agregó la fuente.

El investigador indicó que también los atracadores estarían utilizando otra modalidad para cometer este tipo de asaltos. 

 “Indagamos la posibilidad de que sean delincuentes de oportunidad, es decir, que tengan a una persona que conozca de estos artículos y sepa diferenciarlos. Esa persona recorre sitios públicos a pie y apenas ve a una posible víctima les avisa a sus cómplices para cometer el hurto. Muchas veces esa misma persona se va del lugar y regresa a cometer el atraco.

¿Una banda?

La fuente destacó que no descartan que las dos modalidades podrían estar siendo ejecutadas por una banda que quiere irrumpir en esta zona de la ciudad.

“En el análisis de los registros que tenemos vemos como en ocasiones participa un carro y varias motos en los atracos. Lo que nos lleva a inferir que son varias las personas las que participan en los robos”, concluyó el investigador.

Hurto por medio de ‘trueque’

Una nueva modalidad de robo se estaría llevando a cabo en las zonas del sur de Barranquilla. Este medio conoció que en la tarde de este lunes en el barrio Simón Bolívar unos supuestos comerciantes robaron a una persona “por medio de un ‘trueque’”. 

Los presuntos estafadores arribaron a varias viviendas de ese sector ofreciendo “vajillas” a cambio de recipientes de plástico o vidrio. 

“Llegaron dos mujeres y un hombre y llamaron a mi esposa diciéndole lo del ‘canje’, pero apenas vieron que ella tenía unos aretes y cadena de oro le dijeron para hacerle una supuesta prueba que revelaba si eran de oro. Entonces mi esposa no le vio problema y les dio las joyas, ellos las tomaron y las pusieron en un recipiente para luego echarle un líquido, todo lo hicieron sin preguntar”, contó el afectado.

Después, siguió explicando la víctima, que los supuestos comerciantes “iban a pasar los aretes y la cadena de ese recipiente a otro, pero el líquido como que nos sugestionó y el muchacho (presunto ladrón) nos dijo que en 20 minutos volvería para ver cómo habían quedado las prendas y nos entregó el recipiente, en el cual ya no había nada y se las habían llevado”, dijo el habitante del sector.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.