En video | Marlon salió a pintar una casa y regresó en una caja de madera

La familia Moreno Martínez esperó once años para poder despedir al su único hijo varón, a quien mataron en Cesar y lo hicieron pasar por guerrillero del ELN abatido en combate.

Vídeo: Hansel Vásquez

Temas tratados

Judicial

La familia Moreno Martínez esperó once años para poder despedir al su único hijo varón, a quien mataron en Cesar y lo hicieron pasar por guerrillero del ELN abatido en combate.

“Una madre no se cansa de esperar”, dice con resignación Doris Martínez Rivera al tiempo que su rostro se enrojece, su voz se entrecorta y un par de lágrimas ruedan por sus mejillas.

Bajo esa consigna, Doris esperó 11 largos años para poder despedirse de su hijo Marlon Elías Moreno Martínez, el único varón de su familia, el sustento del hogar y el “consentido” de la cuadra en el barrio Ciudadela Metropolitana, como ella lo expresa.

Marlon Moreno salió la mañana del 31 de diciembre de 2008, le dio un beso en la frente a su hija Adriana Lucía, de 9 años, y le dijo a su esposa, llamada también Adriana, que iría a “pintar una casa”.

“Él a mi no me dijo para dónde iba, mi nuera fue la que me avisó que él había salido y que a pintar y yo lo hacía por aquí en el barrio. A los dos días me llamó y me dijo que estaba bien, que estaba en una finca donde había conseguido trabajo y nos dio un número de celular para que lo llamaramos, pero ese número nunca sirvió”, contó Doris.

La idea de que algo malo le pudiera haber pasado a su hijo Marlon nunca rondó por la mente de Doris.

“Como sabía que él no era un hombre de problemas, yo esperé pacientemente cada día antes de poner el denuncio, además, porque como madre, en mi mente nunca me pasó que mi hijo estaba muerto”, contó.

Un ‘ángel’ terrenal

Una vez fue avisada la desaparición de Marlon Elías a las autoridades, cuando salió la noticia en los diarios y sin obtener ninguna respuesta, Doris, sus hijas Yineth y Jessica, y su nuera Adriana Otálvarez se embarcaron en un viacrucis de visitas mensuales al Instituto Nacional de Medicina Legal para consultar si el nombre de su familiar aparecía en algún listado.

“Pasaron muchos años, fuimos muchas veces a hospitales, a la Policía, en Medicina Legal nunca aparecía su nombre y el desespero era cada vez mayor por no saber dónde estaría mi hermano, hasta que un ‘ángel’ se le apareció a mi mamá”, relató Yineth.

El ‘ángel’ terrenal, que comenta la mujer, se llama Denis, una persona que trabajaba en el instituto forense para la época y a quien Doris encontró en un bus. Como suele ser la costumbre costeña, entablaron conversación y sin conocerse de nada, Doris, quizá a manera de catarsis, se desahogó con aquella mujer que resultó ser como la bocanada de aire que necesita para descargar un poco aquel dolor.

“La señora le dijo a mi mamá que fuera a una hora específica que ella estaría de turno y así fue, ese día fuimos y ella buscó en el computador nombre por nombre en las listas y ahí estaba el nombre de mi hermano, Marlon Elías Moreno Martínez, aparecía como muerto en Valledupar (Cesar) desde el 9 de enero de 2009”, dijo Yiseth.

De albañil a ‘guerrillero’

Marlon tenía 27 años el día que salió de casa, pero su rostro parecía ser el de un muchacho de 18. Era “mata años”, dice entre risas Yiseth. Aunque no nació en el barrio Ciudadela Metropolitana, llegó de 4 años en compañía de sus padres y por su forma de ser “servicial” se ganó a todos en la cuadra.

“Algo que siempre recuerdan de Marlon es que a él le gustaba compartir con todos. Un domingo cogía una ponchera con un poco de guineos verdes y comenzaba a pelarlos para hacer tajaditas, y un vecino le regalaba gorditos del cerdo para fritarlos y ese olor alborotaba la cuadra, ya todo el mundo sabía que Marlon estaba cocinando. Los llamaba y a cada quien le brindaba un plato”, contó con nostalgia su viuda Adriana, esa mujer que a los 14 años se salió a vivir con Marlon y huyó de los golpes que recibía de su mamá por aquella relación con un hombre cuatro años mayor.

Durante su servicio militar en el Batallón La Popa, en Cartagena, fue la única vez que Marlon empuñó un arma de fuego; sin embargo, apareció como “guerrillero muerto en combate”, en una finca llamada Colón, ubicada en el corregimiento de Villa Germania, en el Cesar.

“Su cuerpo estaba tirado sobre la maleza, vestía un camuflado y botas que estaban ‘intactas’, en su mano derecha tenía puesta una granada, a su lado una escopeta que ‘ni servía’, tenía varios impactos de arma de fuego en el rostro, manos y pecho, tenía tiros de gracia y no de combate, que serían a al menos unos  30 metros de distacia, no, todos fueron de cerca. Uno le entró por la mejilla derecha y le destrozó toda la mandíbula, lo masacraron”, relató José Eliécer Caratt, el abogado que representa la familia Moreno Martínez en el proceso que se sigue en el Juzgado 21 Penal Militar de la ciudad de Valledupar.

A Marlon lo hicieron pasar como subversivo del Ejécito de Liberación Nancional (ELN) y según aseguran sus familiares, militares del Ejército Nacional lo habrían mostrardo como un “falso positivo” durante el gobierno de la seguridad democrática.

Todo cambió

Los 31 de diciembre en la casa de los Moreno Martínez tienen un significado distinto. Mientras unos celebran y agradecen por un nuevo año, en esta casa lloran por ese abrazo de año nuevo que quedó suspendido en el tiempo.

“Adriana Lucía solía sentarse en los escalones de la terraza a esperar a su papá, siempre que veía alguno a lo lejos pensaba que era él...ella ha sufrió mucho su ausencia. De hecho, pasó de ser una niña promedio de buenas calificaciones a una rebelde, la tuvimos que poner con sicólogos y cuando por fin supimos lo que había pasado con él, le pedí que por favor cerrara el ciclo y se despidiera de él para que vuelva a ser la misma de antes”, contó la viuda de Marlon.

Cómo si fuera ayer

El pasado miércoles 27 de agosto la familia Moreno Martínez viajó a ciudad de Valledupar a una ceremonia especial realizada por la Fiscalía General de la Nación para entregar los restos óseos de Marlon Elías.

Los gritos de dolor de Doris retumbaron en las paredes del recinto, porque el hijo de sus “entrañas”, ese que con sacrificios y penas crió y educó para ser un hombre de bien lo habían matado como un “animal”.

“Esto no se lo deseo ni a mi peor enemigo...ya yo no tengo fuerzas para seguir, toca aceptar los designios de Dios, pero yo jamás volveré a ser la misma” expresó Doris.

El miércoles 4 de septiembre la caja con la osamenta de Marlon llegó a Barranquilla y tras un día de velación en casa, el jueves fueron sepultados en el cementerio Universal en la bóveda 186-69.

La despedida fue tan sentida y conmovedora como si su muerte hubiese ocurrido ayer. Lágrimas, luto, dolor y unas tristes palabras que leyó su hermana Jessica para recordar que “nunca se cansaron de buscarlo”.

Proceso

José Eliécer Caratt, quien defiende los intereses de la familia Moreno Martínez explica que el proceso por la desaparición de Marlon Elías estaba precluido, pero en 2017, cuando se supo que estaba muerto y la forma en cómo se había producido su deceso, solicitaron a la Juez 21 Penal Militar la reactivación del mismo y que se llamara a ampliación de indagatoria a los militares que supuestamente habían participado en falso combate.

“Hasta el momento han declarado dos soladados que supuestamente intervinieron en la acción y la respuesta de ellos es que no se acuerdan de ese episodio. Asimismo, solicitamos sean llamados a indagatoria a los trabajadores de la finca donde fue encontrado Marlon. Incluso, guerrilleros enlistados en ELN para la época declararon y señalaron que Marlon no hacía parte de sus filas y en el expediente hay un listado con todos los nombres de los subversivos en lo que tampoco aparece su nombre. Con esto no solo esperamos demostrar que Marlon no era ningún guerrillero, sino que además esperamos que se sepa la verdad de qué fue lo que pasó con él”, concluyó el jurista.

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado

Temas tratados

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Judicial
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web