Judicial | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Jeison Julio y Anthony Pérez duermen en colchones inflables en la estación.
Cortesía.
Judicial

Denuncian maltratos a detenidos en Estación de Policía de Soledad 2000

Familiares aseguran que parientes resultaron heridos y capturados durante un enfrentamiento con la Policía en febrero y siguen detenidos.

“Para ellos, nosotros somos lo peor que hay”, asegura Jessica Pérez Monterrosa al referirse a los patrulleros que hacen guardia en la Estación de Policía de Soledad 2000, donde su hermano, Anthony Jassir Pérez Monterrosa, y su cuñado, Jeison Enrique Julio Faillace, llevan más de un mes detenidos. Según ella, ambos hombres han encontrado en ese lugar un calvario, pues los maltratos y las duras condiciones en las que se encuentran agravan las heridas de bala que recibieron hace tres meses, cuando los capturaron.

Jessica explicó que Anthony y Jeison llegaron a la estación el 17 de abril, cuando estuvieron lo suficientemente fuertes para salir de los centros médicos en los que habían permanecido tras resultar heridos en una balacera que se registró en el barrio Ciudadela Metropolitana, de Soledad, el pasado mes de febrero.

Sin embargo, aseguró que las condiciones del traslado —en una camioneta de la Policía— no fueron apropiadas y que los dos hombres aún se encuentran en delicado estado de salud, el cual se ha agravado por las condiciones en las que se encuentran detenidos. Además, EL HERALDO conoció que, debido a la emergencia por COVID-19, actualmente está prohibido que los detenidos permanezcan en estaciones de Policía.

“Mi hermano y mi cuñado están completamente inmóviles, no pueden ni ir al baño solos, no pueden caminar. Casi todos los días debe ir una enfermera  particular a cambiarlos y esos gastos los está asumiendo mi familia (…) A mi cuñado le golpearon en el rostro el martes porque discutió con un uniformado que les decía que la Policía tenía todo el derecho de matarlos”.

Jessica aseguró que los uniformados encargados de custodiar  la estación de Policía también les han puesto trabas para que la enfermera contratada por su familia los atienda.

“Les dicen que ellos (los policías) son los que mandan ahí, que puede llegar la Defensoría del Pueblo y que nosotros (la familia) podíamos hacer lo que se nos diera la gana, pero que si ellos no daban permiso nadie podía ir a ver cómo estaban”, indicó.

La familia Pérez Monterrosa asegura que los detenidos han estado en este lugar desde mediados de abril. Cortesía.

De la fiesta al hospital

Todo comenzó el pasado lunes de Carnaval —24 de febrero—, cuando un bazar en el barrio Ciudadela Metropolitana se convirtió en un campo de tiro por cuenta de civiles y uniformados de la Policía Metropolitana de Barranquilla.

Ese día, varios miembros de la familia Pérez Monterrosa se encontraban en la carrera 6 A con calle 47, sector Cinco Bocas, de Soledad, entre ellos Laura Rosado Mejía, de 22 años, esposa de Anthony, quien aseguró a EL HERALDO que se trataba de un evento “normal” en el que había familias con niños, pero que de un momento a otro una riña desató en una balacera en la que intervinieron varios uniformados.

“Nosotros corrimos hacia la casa. Cuando vamos llegando, los Policías nos agarran a nosotros diciéndonos que nos iban a requisar. Nosotros decíamos: claro, nos pueden requisar, pero sin entrar a la casa, si tienes un papel que dice que puedes entrar, te dejamos, pero de lo contrario, no. Respondían con prepotencia diciendo ‘nosotros mandamos’. Bueno, estábamos ahí agarrados de la reja diciendo que no los dejábamos entrar y dispararon”, contó Laura.

Según dijo Laura, en ese momento su concuñado (Jeison Julio Faillace) fue el primero en recibir impactos de bala; luego, cuando uno de los uniformados pudo ingresar a la vivienda, ella recibió varios disparos y el tercero en resultar herido, asegura, fue su esposo. En la balacera, un policía también fue herido por un impacto de bala.

“A mí me pegaron cinco tiros en la pierna. Estuve en el hospital prácticamente un mes, tengo dos tiros alojados que no me los pueden sacar, me fracturaron el fémur y es la hora y todavía no puedo caminar bien”, dijo Laura.

Anthony Jassir Pérez Monterrosa, de 22 años, recibió un disparo en la pelvis, por lo que fue llevado en calidad de capturado a la Clínica Campbell de la 30, donde los galenos lo ingresaron de emergencia a cirugía debido a que la bala causó daños en los intestinos y la vejiga a tal punto que llegó a requerir dos cirugías más y cerca de un mes en cuidados intensivos.

Jeison Enrique Julio Faillace, de 36 años, fue herido por siete balas en la pelvis y en las extremidades del lado izquierdo, que tuvieron que ser reconstruidas en la Clínica Vida, donde lo atendieron luego de que lo trasladaran desde la Clínica Campbell en delicado estado de salud.

En la fachada y en el interior de la vivienda de Jeison Julio quedaron orificios de bala por el cruce de disparos. Cortesía.

Un proceso judicial truncado

El abogado Ángel Vásquez, quien ha venido representando a Pérez Monterrosa y Julio Faillace desde que fueron capturados, explicó a EL HERALDO que su proceso judicial ha sido truncado por diferentes aspectos, comenzando cuando un juez legalizó su captura sin la presencia de los indiciados y sin dar seguimiento inmediato a las audiencias de imputación de cargos y solicitud de medida de aseguramiento.

Ello, según el defensor, constituye un acto ilegal, sobre todo teniendo en cuenta el delicado estado de salud de los dos detenidos; sin embargo, no fue sino hasta un mes después cuando, con un habeas corpus que interpuso la familia, un fiscal y el juez Primero Penal Municipal de Soledad llegaron a la Clínica Vida para que a los dos capturados les imputaran los delitos de porte ilegal de armas de fuego y tentativa de homicidio, por los cuales les dictaron una medida de detención preventiva en centro carcelario, con la condición de que antes de que ingresaran a la cárcel debían ser valorados por Medicina Legal.

“A ellos los sacaron el 14 de abril, les dieron de alta, y desde entonces fue un atropello constante. Los llevaron a las tres cárceles de Barranquilla y en ninguna los recibieron porque obviamente no estaban en condiciones y no tenían el dictamen de Medicina Legal que había ordenado el juez. Después de darles vuelta por la ciudad, el 17 de abril, los llevaron a Medicina Legal para la valoración y después a la estación de Policía, donde han estado desde entonces”, explicó Vásquez.

Así mismo, dijo que hasta el momento no conocen con exactitud qué dice el dictamen de Medicina Legal, pero conocieron que el pasado viernes 22 de mayo el documento fue enviado al despacho del juez, quien debía darle traslado a la oficina del fiscal.

En el intermedio, en el mes de abril el defensor de los detenidos solicitó una medida de detención domiciliaria temporal por seis meses debido a la condición de salud de Pérez Monterrosa y Julio Faillace; pero asegura que fue negada en dos ocasiones porque no estaba el dictamen de Medicina Legal.

“Ellos siguen allá (en la estación). Ahora mismo, los únicos que pueden velar por ellos son los de la Defensoría del Pueblo, que han brillado por su ausencia”, apuntó el penalista.

Jeison, que terminó sin poder caminar bien, y Anthony fueron movilizados en camionetas de la Policía, no ambulancias. Cortesía.

No están en la cárcel

Si bien el abogado y los familiares de Anthony Jassir Pérez Monterrosa y Jeison Enrique Julio Faillace aseguran que ambos continúan en la Estación de Policía de Soledad 2000, hasta donde llegan todos los días para llevarles comida y medicamentos, EL HERALDO solicitó a la Policía Metropolitana de Barranquilla confirmar la presencia de los hombres en la estación.

La respuesta de la institución armada, a través de su oficina de prensa, fue que por el momento está prohibida la permanencia de detenidos en estaciones de Policía, ante lo cual este medio proporcionó datos de identidad de los hombres para que se confirmara si fueron trasladados a un penal; sin embargo, no hubo respuesta.

Por otra parte, EL HERALDO consultó a una fuente del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) para verificar si Pérez Monterrosa y Julio Faillace se encuentran en alguna cárcel de la ciudad. La fuente, utilizando la plataforma del Inpec, confirmó que ninguno de los dos está en un centro carcelario y que, por el contrario, a Jeison Julio Faillace le aparece una detención domiciliaria vigente desde el 13 de enero de 2017, por una captura del 22 de mayo de 2016.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más noticias de:

  • La Estación
  • Armas de fuego
  • Estaciones de Policía
  • imputación de cargos
  • medida de aseguramiento
  • porte ilegal de armas
  • Defensoría del Pueblo
  • COVID-19
  • 2017
  • niños
  • Abril
  • EL HERALDO
  • Barranquilla
  • Abogado
  • Policía Metropolitana
  • Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario
  • Soledad
  • Soledad 2000
  • carnaval
  • Judicial
  • Nacional
  • Estado
  • policías
  • ilegal
  • calidad
  • campo
  • carrera
  • todo
  • fiesta
  • Salud
  • Fiscal
  • Vida
  • Hospital
  • riña
  • domiciliaria
  • emergencia
  • atropello
  • ciudad
  • pueblo
  • Medicina Legal
  • medicamentos
  • familiares
  • encontrado
  • camioneta
  • Captura
  • capturado
  • capturados
  • hombres
  • Cárcel
  • cárceles
  • ESE
  • detención
  • ciudadela
  • claro
  • Clínica Campbell
  • comida
  • vivienda
  • juez
  • condiciones
  • detenidos
  • Cuidados
  • cuidados intensivos
  • cuñado
  • Defensoría
  • Delitos
  • Derecho
  • Inpec
  • disparos
  • embargo
  • enfermera
  • evento
  • familias
  • gastos
  • heridos
  • lunes
  • medicina
  • Médicos
  • Patrulleros
  • Proceso
  • Traslado
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web