El Heraldo
Adela afirma que sentirse bien consigo misma es clave para superar el tratamiento. La realización del tatuaje temporal duró aproximadamente dos horas. Orlando Amador
Entretenimiento

La Corona de Henna que reposa en la cabeza de una luchadora

Adela de Castro enfrenta un cáncer de mama hace seis meses. Las quimioterapias tumbaron su pelo y ahora, con la técnica hindú ‘Mehndi’, luce una obra de arte en su cabeza. El 2 de junio se realizará una jornada que invita a otras mujeres.

Acostada en una camilla Adela Ester de Castro mira el techo verde natural de esa sala de tatuajes. Huele a tinta y a bebé. Su sobrina amamanta a la criatura que solo mira el cabello de la madre.

Adela viste un jean azul que le queda holgado. Lo acompaña una blusa blanca y un par de chancletas del mismo color que dejó en el piso negro de plástico. Cruza las manos sobre su vientre. Su cabeza no tiene pelo, las quimioterapias que experimenta desde enero produjeron su caída.

En la cabecera de la camilla, Sabrina Garrido pinta un tatuaje en la cabeza pelada de Adela, es una henna, o mejor, “una Corona de Henna”. Es una mandala, utiliza una tinta especial, similar a la que usan hace miles de años las novias en India. Skeletor, el villano del comic de He-Man las ‘mira’ desde un afiche que se repite mientras toca el bongó. Es “el master del vacile”.

“Esta lucha debe ser con orgullo, no con vergüenza”, dice Adela a quien la quiera escuchar. En el fondo suena la banda californiana Red Hot Chili Peppers. Adela cierra los ojos y se deja llevar.

Cayena Ink Tatoo funciona hace seis años en la calle 76 entre carreras 53 y 54, pleno norte de Barranquilla. Es la primera vez que una mujer con cáncer se hace en sus instalaciones un tatuaje temporal con esa técnica de pigmentación. Ellos también están descubriendo algo esa tarde gris de lunes. Dos horas después, a eso de las 5, Adela se levantó de la camilla.

“Lo logré, lo logré”, gritaba entusiasmada haciendo una señal de victoria con sus dedos, como Winston Churchill en la Segunda Guerra Mundial.

Ella libra su propia batalla, dura, fuerte, agotadora, pero ganable con la actitud que demuestra. La pérdida de su cabello —sin duda— fue una de las etapas más dolorosas de su enfermedad, por eso, la figura que ahora luce estampada sobre su cabeza le da fuerzas para el próximo round que guanteará en una sala de quimioterapia.

La tatuadora Sabrina Garrido dibuja sobre la cabeza de Adela de Castro, acostada en la camilla de un local de tatuajes en el norte de Barranquilla. Orlando Amador

Campaña corona de Henna

Con la finalidad de apoyar a aquellas personas que perdieron su cabello en sus tratamientos para contrarrestar la enfermedad, se ideó la campaña la Corona de Henna, que en lugar de incentivar a las mujeres a que se pongan pelucas, gorros y pañoletas busca  empoderarlas para que le hagan frente a su pérdida, en vez de esconderla. 

“El cabello es el marco del rostro y siempre se ha asociado a la belleza femenina. Cuando por las quimioterapias, las  mujeres pierden su pelo, se deprimen y se va la confianza en sí mismas. Sin embargo, la Corona de Henna les ayuda a sentirse más bellas, a recuperar su autoestima, a mejorar sus niveles de estrés frente al tratamiento y esto se manifestará en un aumento de sus defensas”, comentó Lola Salcedo, columnista de este diario y una de las líderes de esta iniciativa. Lo que se busca —cuenta— es devolverles “el pelo” a las mujeres tatuándoles figuras de su preferencia en la cabeza. 

Según la artista corporal Sabrina Garrido, la henna es un tinte natural que se usa para el cabello y la piel en una técnica de coloración llamada Mehndi. Esta forma de arte temporal se aplica principalmente en ciertas partes del cuerpo como las manos y pies, y es común en países como la India, Pakistán y Bangladesh. 

Conocedores explican que, la tinta se obtiene mediante la trituración de hojas secas y pecíolo –rama que sostiene la hoja– de una planta llamada Lawsonia alba.

“La señora Adela se sentía hermosa. Fue muy emotivo ser parte de esta causa y acompañarla en este proceso como la primera mujer en hacerse la Corona de Henna en Barranquilla. Sentir que pude darle un poco de felicidad a ella y a sus parientes fue muy especial. De hecho, la reacción de las personas en general a las que le he hecho un tattoo de henna es muy satisfactoria. Su dibujo sobre la piel no causa ningún tipo de dolor pues no contiene agujas, el material es totalmente natural, sin ningún tipo de químicos ni preservantes y en dónde es originario lo usan mujeres de todas las edades en ocasiones especiales, fiestas, bodas y demás eventos importantes”, expresó Garrido. 

Jornada de apoyo

La campaña que busca sensibilizar sobre el cáncer, tiene además el objetivo de invitar a aquellas personas que padecen esta enfermedad a tatuarse una Corona de Henna para tapar  la calvicie, pero no por temor, sino como una muestra de valentía y tenacidad.

“Creemos que el arte corporal puede ayudar a atravesar un momento difícil.  Vemos que ocurre en la pérdida de un ser querido, para algunas personas llevar a su familiar tatuado es una forma de homenaje póstumo y de recordarlo siempre. En el caso de la señora Adela, para ella fue muy fuerte haber perdido su pelo, y con este tatuaje puede recuperar un poco de la autoestima y darle un valor estético a su lucha”, expresó Hader Manuel Otagri, propietario de Cayena Ink Tatto Studio, con más de siete años de experiencia como tatuador profesional.

El 2 de junio se llevará a cabo un evento en su local. La inscripción debe hacerse previamente manifestando el interés al número 3044063129 o al correo electrónico yeyadc@gmail.com. La donación que se recogerá en este evento es solamente para los gastos de la tinta debido a que esta coloración especial fue traída de Florida, Estados Unidos, dado que por sus características naturales, sin aditivos, es idónea para usarse en la cabeza. Los interesados en ayudar financieramente esta campaña contra el cáncer podrán obtener más información en el correo losalcas@hotmail.com o en las líneas 3103669941 y 3016239994.

El dibujo mehndi, recibiendo sus últimos retoques por parte de la tatuadora. Orlando Amador

Experiencia sanadora

“Un dibujo puede hacer más llevadera la enfermedad y más si es una figura esperanzadora. Puede, además, dar seguridad y un poco de esa fortaleza que tanto se necesita en momentos como estos”, expresó Adela de Castro, la primera barranquillera en tatuarse la Corona de Henna. Ella busca ser seguida por muchas mujeres que también batallan contra el cáncer.  

La enfermedad ha estado presente en algunos de sus familiares. Para esta investigadora de 57 años, de rostro resplandeciente, su mensaje ahora es uno solo: en lugar de esconder las cicatrices de la pelea, es más bonito mostrarlas con orgullo. 

“Estamos acostumbrados a ver hombres calvos pero una mujer sin cabello no es una imagen tradicional de belleza ni feminidad. Esta es una posibilidad de subir el autoestima de esas mujeres. Tendremos a las tatuadoras que donarán su tiempo y espacio, entre ellas Yazmín Jasdanwala, una hindú que nos enseñará un poco de su tradición cultural”, explicó. 

Una mandala, coronada por una flor de loto que simboliza tranquilidad, reposo y meditación, fue el dibujo con el que decidió adornar su cabeza, una “obra de arte” que, en sus palabras, representa la batalla que está librando desde que en diciembre de 2017 le diagnosticaron cáncer de mama. 

“De inmediato cambié mi alimentación  y mis hábitos, el 2 de febrero me operaron de una cuadrantectomía en el seno (extracción de un tumor pequeño sacando  solamente una parte de la mama). Quiero alzar mi voz y decir que esta no es una batalla vergonzante, es una guerra sin cuartel por la vida y llorar no sirve de nada, para vencer hay que coger al toro por los cuernos y matar al enemigo”, sentenció una valiente Adela. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.