El Heraldo
La agencia calificadora internacional de riesgo Fitch Ratings revisó la calificación soberana de Colombia.
Archivo
Economía

¿Por qué bajan las perspectivas de riesgo para Colombia?

Fitch Ratings, agencia calificadora de riesgo global, recientemente le otorgó una calificación negativa al panorama crediticio del país. ¿Qué implicaciones tiene esto?

El 22 de julio la agencia calificadora de riesgo global Fitch Ratings modificó la calificación soberana de Colombia: mantuvo la calificación de riesgo en BBB, pero el panorama crediticio pasó de ser estable a negativo. Este es un factor que podría incidir negativamente en la imagen de la economía nacional a nivel internacional, dado que es de gran relevancia para las empresas extranjeras a la hora de hacer negocios.

La perspectiva de riesgo de un país hace referencia al riesgo promedio por una inversión económica debido únicamente a factores propios de ese país como destino de inversión. También puede estar relacionado con la posibilidad de incumplimiento en el pago de la deuda externa por causa de factores  políticos, económicos y financieros.

Según la firma Fitch, la reducción de la calificación tiene que ver con el déficit en cuenta corriente que se ha venido presentando y el debilitamiento de los indicadores financieros por causa de la coyuntura económica mundial. Los precios bajos del petróleo han dado lugar a una depreciación constante del peso, lo cual agravó la situación de la deuda externa.

El reporte de la firma recomienda que Colombia estabilice sus gastos para contrarrestar el déficit fiscal y combatir la deuda externa. Para Mauricio Cárdenas, ministro de Hacienda, la decisión ratifica la necesidad de llevar a cabo una reforma tributaria estructural para que el país posea unas finanzas públicas sostenibles.

De acuerdo con Leopoldo Gómez, profesor del IEEC de Uninorte, los factores detrás de la decisión de Fitch están en el aumento de la deuda con relación al PIB, que en el 2015 alcanzó 6,4%. “Este puede parecer un factor interno pero en alguna medida viene provocado por un factor externo: la reducción de los precios del petróleo. Naturalmente, hay factores internos también, como la muy extendida evasión fiscal y la corrupción en el sector público, al igual que el hecho de que se les cobre tan pocos impuestos  a las personas más adineradas, que empeora la situación fiscal”, agrega.

Efectos sobre variables económicas

Debido a que se está evaluando el desempeño del panorama crediticio del país, es importante analizar las consecuencias que esto podría traer. Para Ana Badel, directora ejecutiva de la agencia de inversión ProBarranquilla, una baja calificación nos expone a una disminución de los flujos de capital, e inclusive a una salida de recursos”.

“La baja oferta de dólares e incluso un aumento en la demanda puede generar una mayor devaluación de la moneda. Esto impacta negativamente los indicadores fiscales, ya que disminuye el recaudo interno, encarece nuestra deuda aumentando su participación en el PIB”, explica Badel.

En cuanto a los efectos sobre la política fiscal, “el efecto debería ser el luchar frontalmente contra la evasión fiscal, la corrupción y avanzar a una escala de impuestos progresiva, sin embargo el efecto que seguramente tendrá será un recorte del gasto público y una reforma tributaria regresiva”, comenta Gómez.

Mientras el país siga siendo dependiente a unos cuantos productos de exportación, será sensible y vulnerable ante choques exógenos que tendrán consecuencias en la economía nacional, y que se traducen en altos precios y pérdida de valor de la moneda doméstica.

Las autoridades pertinentes del país tendrán que tomar medidas para volver a recuperar los estándares que habían llevado a que Fitch Ratings le diera la calificación de “estable” al panorama crediticio del país. Ana Badel sostiene que en el corto plazo el problema que se debe resolver es controlar el aumento de la inflación.

Según Gómez, son las autoridades judiciales y fiscales, y no las monetarias, las que deciden la estrategia de crecimiento económico, por lo cual pueden hacer más. “En el mediano plazo, las autoridades fiscales deben avanzar hacia un sistema tributario progresivo, y en el largo plazo los encargados de la estrategia de crecimiento podrían implementar una política industrial que haga menos dependiente a la economía colombiana de ingresos de unos pocos bienes de exportación”.

¡A controlar la inflación!


Mantener estable la inflación es el propósito principal del Banco de la República en este período.

Si bien en el reporte publicado por Fitch se recomienda a las autoridades colombianas  recortar su gasto público y sanear su déficit fiscal, es necesario también controlar o hacerle frente a aspectos como el control de fenómenos internos que afectan la estabilidad del panorama crediticio, como inflación alta y sus efectos en la tasa de cambio. “Estas medidas sobre la inflación y la tasa de cambio son importantes para garantizar la estabilidad a los inversionistas y empresarios, de tal forma que se retome el flujo positivo de recursos a la economía, y además se estabilicen las variables que están en rendimiento negativo y así retomar niveles ajustados a la perspectiva de riesgo que tenían”, explica Badel.

*Alianza con la Universidad del Norte

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Fitch Ratings Colombia
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.