El Heraldo
Cortesía
Deportes

Salim Hanna, un pupilo de Juan Pablo Montoya

El kartista barranquillero, de 11 años de edad, fue condecorado el lunes por Acord Atlántico como el Deportista Infantil del Año.

El kartismo es un deporte reconocido a nivel mundial y poco impulsado en Colombia. Surgió en 1956 en Estados Unidos, pasó de ser una actividad recreativa a convertirse en una disciplina profesional y desde entonces se viene realizando en distintas partes del mundo.

A nivel nacional, este deporte no es considerado profesional y su práctica dentro del país es bastante limitada.

Esta modalidad del automovilismo, como todos los deportes, se ha visto bastante afectada por el Covid-19. Una de las pistas más reconocidas del país ha sufrido los estragos económicos de la pandemia. Los costos del alquiler de la pista, localizada en Cajicá, a 30 kilómetros de Bogotá, no habían sido cancelados y quienes practican este deporte quedaron desamparados.

Pese a las adversidades, los directivos de la Federación de Karts en Colombia, los fanáticos, pilotos y mecánicos se unieron para darle vida de nuevo a la pista desde junio y devolverle su hogar a los apasionados por los motores. 

El kartismo fortalece la preparación de aquellos que quieran llegar a la Fórmula Uno, es decir, les permite ir escalando de un nivel básico a uno superior en donde llegan los grandes del automovilismo.

Muchos niños en Colombia han tenido la oportunidad de practicarlo y sobresalir  en este deporte, que aunque sea poco impulsado, siempre será llamativo para los amantes de las carreras. El sentir la velocidad en sus cuerpos y el entusiasmo en su sangre, hace que los jóvenes que lo practican quieran pasar a un nivel profesional y tomarlo como un estilo de vida.

 

Cortesía

Salim Hanna, a sus 11 años, fue premiado el pasado lunes como el Deportista Infantil del Año Acord Atlántico, gracias a sus logros a nivel nacional e internacional.

“La verdad me sorprendí mucho, no lo esperaba porque este es un deporte que siguen poco en el Atlántico, pero estoy muy motivado y emocionado”, expresó el condecorado.

El kartismo requiere de mucha disciplina. Sin embargo, el barranquillero con descendencia libanesa está dispuesto a dedicarse por completo a este deporte y en cada oportunidad que tiene lucha por ser el mejor. 

La primera vez que se subió a un kart fue a los siete años y, desde ese momento, no ha dejado de competir. Salim día a día se visiona profesionalmente en este deporte. Aunque en la ciudad no hay pista para poder practicar, el joven barranquillero siempre ha contado con el apoyo de sus padres para poder llevar a otro nivel este gusto por los autos.

Cortesía.

“Al principio fue muy complicado entrenar dado que en Barranquilla no hay pista. Tenía que viajar a Bogotá para poder entrenar”, afirmó el piloto en diálogo con EL HERALDO.

Hanna ha participado en competencias importantes a nivel internacional. Entre ellas se destacan el Florida WinterTour, Skusa Pro Tour, Wsk europeo y el Mundial de Karting ‘Rok Cup Superfinal’ de Italia. En esta última logró ocupar el cuarto lugar. 

El pasado 19 de diciembre, el piloto participó en su primera carrera en la categoría junior en Homestead, Florida.

Según Salim, en su familia nadie ha practicado el kartismo, pero tanto él como su papá sienten un gusto especial por este deporte.

Su padre Jalil Hanna y su madre Maira Hernández aseguran apoyarlo en todo momento en su carrera como piloto, y se sienten muy felices al saber que su hijo practica lo que tanto le gusta sin importar los riesgos.

Cortesía

“Él cuenta con mi apoyo incondicional y toda la familia que lo ha estado apoyando desde que comenzó en esto. Con respecto al riesgo, como padre nunca pienso en eso, la verdad para mí es como si no existiera tal riesgo”, aseguró el progenitor.

Jalil Hanna afirma que la rutina de su hijo se ha convertido en su ‘pan de cada día’ y, sin duda alguna, no se pierde ningún campeonato.

“La verdad es mi día a día entonces lo veo muy normal, para mí es mi hijo y no lo veo más allá de eso. Cuando observo las carreras si me emociono mucho” admite.

Salim admira al piloto británico Lewis Hamilton y, sobre todo, a Juan Pablo Montoya, el legendario piloto colombiano que se destacó en la Fórmula Uno y quien hoy en día es su coach.

“Él es mi coach desde que comencé en el kartismo. De hecho él es quien toma las decisiones sobre lo que debo hacer”, afirmó la promesa del automovilismo.

Cortesía

Nunca se sintió atraído por otro deporte, ni siquiera con el fútbol. Asegura que no le gusta y lo considera “aburrido”.

En cuanto a sus entrenamientos en tiempos de pandemia cuenta que no lo viene haciendo con la misma frecuencia de antes. Sus sitios de entrenamiento se ubicaban en Bogotá y Homestead, Florida, pero actualmente se ha visto obligado a llegar dos días antes de la competencia y entrenar para esa carrera.

Su coach, Juan Pablo Montoya, considera que Salim ya se encuentra listo para subir a la categoría junior el próximo año en donde deberá competir con rivales mayores que él.

Aunque a la joven promesa del automovilismo le guste su ciudad natal, no descarta la idea de irse a Europa para poder perseguir y cumplir sus sueños.

Cortesía
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Acord Atlántico
  • automovilismo
  • Juan Pablo Montoya
  • Karts
  • Premio Acord
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.