Córdoba | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Córdoba

En video | “Que vuelva el loro Vitricio”

Una familia de Córdoba, que dice llevar casi 50 años con el animal, pide su regreso tras ser decomisado por la Policía en un bus.

Toda una polémica se ha generado en Córdoba por causa del decomiso de un loro, que era propiedad de una familia que argumenta que ha sido tenedora del ave durante casi 50 años.

Se trata de un ejemplar de la especie silvestre Amazona ochrocephala, conocida como loro moña amarilla, que fue decomisado a una de las propietarias, cuando viajaba a bordo de una buseta de servicio público.

El emplumado, que según los propietarios, tiene cerca de 50 años, es de propiedad de la señora Minerva Rosa Castellano Charrasquiel, de 102 años, residente en la vereda El Guamo, en el municipio de Cotorra, subregión del Bajo Sinú.

Según los querellantes, la mujer conserva al loro Vitricio, como un recuerdo de su esposo Miguel del Toro, quien murió hace más de una década.

Era por allá el año 1970, en inicios de la relación, cuando la exótica especie se convirtió en un regalo de amor, desde entonces el loro vio crecer a una decena de hijos y medio centenar de nietos y bisnietos.

Los antiguos dueños del ave aseguran que Vitricio no solo es una mascota decorativa, pues constantemente se roba el show en las reuniones familiares, por cantar canciones de vallenato, como lo muestran docenas de fotos y videos registrados en la cotidianidad de los Guerrero Castellano.

Eliana Guerrero del Toro, de 20 años, nieta de Minerva, y heredera de Vitricio, asegura que el ave comenzó a manifestar molestias en un ala, por lo que decidió llevarlo desde Cotorra, hasta Montería, para que lo revisara un veterinario.

“El pasado 2 de noviembre, día que me quitaron a Vitricio, yo llegué a la Terminal de Transportes de Montería, pero enseguida fui abordada por la Policía Ambiental y me dijo que me iban a quitar el loro porque eso era tráfico de especies; yo les expliqué que ese loro había estado con la familia por espacio de 50 años, pero no me hicieron caso”, dice.

La situación ha empeorado de manera radical, debido a que Minerva, la matrona de la familia, pregunta a todas horas por el ave que no la ha vuelto a visitar, aunque aún no le han informado sobre la suerte de la mascota.

“El loro está muy encariñado conmigo, y él no come si no estamos juntos, por eso temo que pueda morir, tampoco hemos querido decirle a mi abuelita, porque se puede poner malita”, señala Eliana.

La familia Guerrero del Toro reconoce que es necesario cuidar el medio ambiente, pero en su caso se trata de una tradición ancestral por pertenecer a  la etnia indígenas Zenú del departamento.

“A pesar de que lo teníamos en nuestro poder, él nunca ha estado enjaulado, siempre ha sido libre en nuestro patio, le gusta cantar, balancearse en la hamaca”, apunta.

El loro requiere de atención especial, pues debido a su edad, presenta ceguera parcial “El amor por Vitricio creció durante años, nosotros somos conscientes de que no está permitido tener animales silvestres, pero en este caso el ave estuvo con nosotros desde muchos antes de que en Colombia se regulara la tenencia de estos animales, por eso pedimos que nos lo permitan tener devuelta en la casa”, puntualizó.

 

Hablan las autoridades ambientales

‘Dura lex, sed lex’ es un principio general del derecho, que se traduce como la ley es dura, pero es ley; porque a pesar de que el vínculo familiar es conmovedor, las autoridades traducen la situación como una falta, en la que incluso, la joven pudo haber sido judicializada.

“El Código Penal establece un máximo de cuatro años de pena privativa de la libertad además de la multa para aquellas personas que trafican con fauna silvestre. Además acarrea una multa, o en el mejor de los casos podría ser una amonestación pedagógica con servicio social, aquí en el Centro de Valoración de Fauna Silvestre para que nos colabore durante una semana y conozca la norma de protección ambiental”, indicó Alberto Muñoz Rojas. Coordinador CAV CVS, médico veterinario y abogado.

El Centro de Rehabilitación de la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y el San Jorge, CVS, está ubicado en el barrio Mocarí, al norte de Montería, donde los especialistas le realizan los chequeos de rigor a Vitricio, que permitan establecer su estado y posible rehabilitación.

Se supo que el loro se encuentra bien de temperatura, pero presentó una opacidad casi que total del globo ocular derecho y una pequeña afectación en el izquierdo.

Sobre la petición de devolver el animal, las directivas de la CVS informaron que no puede realizar, pues se podrían ver sujetos a una falta por prevaricato.

“El ave fue recibida como parte de un procedimiento policial y hay un registro público de esa acción, entonces para revertirla, sería a través de un fallo judicial por medio de un Juez de la República, porque esta especie se encuentra en vía de  extinción”, puntualizó.

Iniciarán acciones legales

Un total de 50 abogados de todo el país, aseguraron unirán esfuerzos para que el loro Vitricio regrese a casa.

Los miembros del Colegio de Abogados de Risaralda, uno de los más respetados a nivel nacional, están analizando la situación en detalle para que, en el marco legal, se logre que el animal silvestre pueda ser devuelto a sus tenedores.

De acuerdo con el abogado de la mencionada familia, Francisco España, el caso tiene una importancia nacional y va a tener una connotación muy importante porque actualmente se está desarrollando una línea jurisprudencial sobre este tipo de situaciones.

 “Este caso no lo podemos limitar a la percepción que tenga el director de la entidad protectora del medio ambiente”, sostuvo, aduciendo que ya iniciaron las acciones judiciales.

El objetivo de los juristas, es que Vitricio vuelva al hogar en el que ha permanecido durante los últimos 35 años, especialmente porque está acostumbrado a la familia de Minerva Castellanos.

España insistió en que hay animales que cuando son decomisados, no pueden ser entregados nuevamente a su hábitat porque pueden ser devorados por sus depredadores naturales y estos animales tienen unas condiciones especiales como alguna mutilación, defecto visual o excesivamente domesticados.

“Vamos a enfocarnos en que la familia puede tener el animal y el llamado no es a irrespetar las normas, ni a desacreditar a la entidad como tal, las instituciones son de respeto y están actuando dentro del marco legal”, insistió, alegando que el animal es un miembro más de la familia.

Cortesía
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Córdoba
  • decomiso animales
  • especies amenazadas
  • familiares
  • Policía Ambiental
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web