El Heraldo
Cortesía
Cesar

Alerta sanitaria en estación de Policía tras muerte de recluso por “meningitis”

Las instalaciones de la central Permanente de Valledupar se encuentran hacinada con más de 250 internos, los cuales están en riesgo de haber contraído la enfermedad.

La muerte de un recluso en Valledupar a causa, según el diagnóstico preliminar de Medicina Legal, de meningitis bacteriana, generó una alerta en las autoridades de salud, que este jueves se tomaron las instalaciones de la estación Permanente de esta capital, donde estuvo recluido el joven que falleció, poco después de haber obtenido la detención domiciliaria.

La preocupación se centra en que se trata de una enfermedad altamente contagiosa, y que la central de Policía, donde empezó a tener los síntomas el interno de 18 años, identificado como Ángel Pérez De Aguas, registra un alto grado de hacinamiento, teniendo en cuenta que de una capacidad máxima para albergar 100 reclusos, en la actualidad tiene más de 250.

De acuerdo con la secretaría de Salud municipal, todas las personas que tuvieron contacto con la persona que falleció son susceptibles de haber contraído la enfermedad; tanto los demás reclusos, como los policías, personal de custodia, conductores y demás; además de las de su entorno familiar, teniendo en cuenta que falleció en su vivienda en el barrio Hernando Marín, al sur de la ciudad.

“Desde el momento que recibimos la notificación activamos un plan de contingencia que tiene varias etapas, la primera es un estudio epidemiológico o de campo donde verificamos toda la situación ocurrida con ese interno que efectivamente estuvo en la Permanente de Policía desde el 29 de julio hasta el 8 de agosto cuando salió a su casa porque le dieron prisión domiciliaria”, sostuvo la secretaria de Salud local, Claudia Margarita Zuleta.

Dijo que el diagnóstico presuntivo que entregó Medicina Legal es meningitis bacteriana, lo cual está por confirmar mediante las pruebas que se enviaron al laboratorio de Salud Pública. “En todo caso se activa el plan de contingencia, y de confirmarse evitar que haya más afectados con la enfermedad; y de suceder, prestarles toda la atención para evitar la letalidad”, manifestó.

“Estamos tomando las medidas, el hospital Eduardo Arredondo Daza tiene presencia con profesionales de la salud atentos a la situación que se pueda presentar. A todos los internos independientemente que no presenten síntomas se les está dando un medicamento, que se usa como medida profiláctica, para evitar que se enfermen, y en caso que haya obtenido la bacteria seguir mitigando, y cuando aparezcan los síntomas está allí de manera permanente la unidad móvil del hospital para poder estar atentos a cualquier caso que se pueda presentar con síntomas característicos de la enfermedad.

La administración municipal suministró más de 2.000 unidades de desechables y tapabocas como medida de prevención, además de evitar que compartan elementos y se les brinda a los reclusos y personal charlas, para prevenir un contagio masivo; no obstante a que las condiciones de hacinamiento facilitaría una posible propagación del mal.

Piden investigación

Miladis De Aguas, madre del recluso fallecido, pidió a las autoridades que se investigue esta muerte, denunciando que hubo irregularidades y una falta de atención oportuna. “Cuando pudimos llevarlo en una ambulancia al centro asistencial fue demasiado tarde”, indicó la mujer.

Señaló que hubo irregularidades en la Permanente, donde su hijo se enfermó, y que pese a que su salud se deterioraba, los custodios de la Policía en la estación le decían su hijo estaba bien.

“Él estaba en la estación Permanente, el siete de agosto que era día de visitas, fuimos para que le permitieran verlo a sus hermanas, pero nos lo negaron, solo dejaron entrar al papá, quien se dio cuenta que Ángel estaba mal, tirado en el suelo”, relató.

El ocho de agosto a Ángel Pérez, lo llevaron a la Cárcel Judicial, donde le reseñaron el traslado hasta su casa en la urbanización Hernando Marín. “Un señor que dijo ser del Inpec, que incluso no tenía nada que lo identificara, le dijo a mi hijo que firmara unos documentos rápido porque debía irse, pero Ángel no pudo firmar porque no veía muy bien. Tampoco permitió que me lo llevara a la clínica porque tenía la domiciliaria”, dijo.

A las 10:00 de la noche del martes anterior Ángel Pérez, fue trasladado en ambulancia hasta la clínica Santa Isabel, donde llegó muerto.

El personero de Valledupar, Alfonso Campo Martínez, precisó que se están adelantando las investigaciones correspondientes para conocer cuáles fueron las razones del fallecimiento de este joven, además de establecer si existen responsabilidades directas por parte de los funcionarios que quizás no atendieron este caso.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Meningitis
  • Cesar
  • Valledupar
  • estacion de policia
  • muerte de recluso
  • Salud
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.