El Heraldo
Los patrulleros de la Policía miran hacia el interior de la Estación San José.
Luis Rodríguez
Barranquilla

“Una señora y un joven señalaron a Bellón”: policías que lo capturaron

EL HERALDO dialogó con dos de los tres uniformados que detuvieron al hombre acusado de activar las cargas explosivas en San José el pasado 27 de enero.

“No me atrevía siquiera a mirar hacia acá. Es la primera vez que vengo desde aquel horroroso día”, comentó el patrullero Miguel* mientras recorría con EL HERALDO cada metro de la plazoleta en la que el pasado 27 de enero un atentado criminal del Eln acabó con la vida de seis policías y lesionó a otros 46 agentes que formaban en la estación San José. 

“Al pasar por este lugar aún se siente en el aire el dolor de nuestros compañeros caídos”, agregó el sargento Edwar* al encontrarse con el patrullero Miguel y este medio de comunicación.

Edwar y Miguel, a secas por cuestiones de seguridad, son dos de los tres policías catalogados como héroes de la institución por capturar a Cristian Camilo Bellón Galindo, el supuesto miembro del Eln que activó los dos artefactos explosivos en el complejo oficial situado en la calle 39 con carrera 21.

Muy serenos, pero mirando cada cierto tiempo hacia las restauradas paredes que 30 días atrás estuvieron en el suelo por la onda explosiva del brutal ataque, Edwar y Miguel reconstruyeron cómo vivieron los minutos previos al atentado, la situación de crisis y el periodo de reacción que al final terminó con la aprehensión de Bellón.

“Aparecieron ángeles”

El patrullero Miguel, conductor de uno de los tenientes de la estación, bajó con su superior a eso de las 6:20 de la mañana desde las casas fiscales de la Policía en el norte de Barranquilla hasta la estación San José.

“Cuando mi teniente se baja eran las 6:32. Parqueé la camioneta diagonal a la estación, en el frente de una tiendecita cercana, luego entré para solicitar armamento, estando ahí es cuando escucho el ¡boom! ¿Qué fue eso?, me pregunté, aunque imaginaba de todo menos una bomba”, comentó Miguel.

“Lo primero que hice fue salir a la terraza de la estación y visualizar si alguien pasaba corriendo, en motocicleta o con alguna actitud sospechosa, porque eso manda el protocolo. Eran las 6:40 de la mañana”, expresó el policía, bastante gesticuloso, como si parte del ataque aún lo llevara en la piel.

“Caminé hacia la camioneta para acercarla y recoger heridos, pero en ese momento una señora, de edad avanzada, me dice ‘mijo, el muchacho de vinotinto lleva un control’, también se me pegó un pelao en bicicleta y repitió lo mismo”, continuó Miguel antes de mirar al cielo y decir  “eran ángeles, porque fíjate que más nadie vio a esa señora, tampoco al pelao, pero aparecieron justo para señalar a Bellón”. 

Operativos. Como ha sido su costumbre en 23 años de servicio, el sargento Edwar llegó puntal a recibir turno. “Eran las 6 de la mañana en puntico. Convoqué a las patrullas a mi cargo y a las 6:30 comencé a movilizarlas”.

Edwar sostiene que a las 6:40 a.m. estaba con su compañero de patrulla, justo cuando explota la bomba. “Estaba en la terraza y por un instante me aturdí, miré hacia atrás (plazoleta) y vi una cortina de humo, espesa, negra, de la que comenzaron a salir compañeros arrastrando a los heridos”. 

El sargento entra en sí y escucha que alguien grita “Patru, el de vinotinto lleva un control, patru, cojan al de vinotinto”, era Miguel tratando de llamar la atención del compañero de patrulla de Edwar. 

“El patrullero me dice vámonos mi sargento, está en la esquina. Pero antes de montarme para perseguirlo ordeno por radio el plan de defensa de instalación y plan candado”, añadió Edwar. 

 

Los policías explicaron que el plan de defensa de instalación es para responder ante atentados como el que ocurría en ese momento, en el que lo primero es auxiliar a heridos, luego situar uniformados en puntos clave para repeler réplicas y extender cordones de seguridad con plan candado. 

“Yo sabía que Bellón tenía algo que ver, porque mientras seis personas venían corriendo a presenciar la explosión, este tipo iba como si nada pasara en dirección opuesta al atentado”, precisó Miguel. 

Bellón caminaba apresurado, pero sin correr, para cuando dobló en la calle ya tenía el transistor con el  que detonó los explosivos guardados en la mochila. “Me bajo de la moto, pero antes lo hizo mi patrullero, quien se lanzó como un gato sobre el sospechoso. No le dio tiempo de correr y lo redujo de inmediato”, indicó Edwar. 

“Ese tipo se quedó callado en todo momento. No dijo una sola palabra, era una tranquilidad extraña, rayaba en la impotencia de uno como hombre, no como policía, sino como hombre de tener al tipo que asesinó a tus compañeros. Por fortuna estamos entrenados para preservar hasta la vida de estos delincuentes”, agregó el sargento.

“El error de ese tipo fue escapar por la 21, por otro lado era más fácil”, concluyo Miguel.

Faltan dos

Por los atentados de la Estación y el CAI de Soledad 2000, la Policía Metropolitana de Barranquilla y la Fiscalía han capturado a Cristian Camilo Bellón Galindo y a Dalila María Duarte Martínez. El primero permanece en la Cárcel de Máxima Seguridad de Valledupar, conocida coloquialmente como ‘La Tramacúa’, mientras de Duarte Martínez se encuentra en el centro de reclusión para mujeres El Buen Pastor de Barranquilla. 

A estos dos nombres se suman los de Jefferson Torres Mina, fugitivo, y Nilson Mier Vargas, pareja de Duarte Martínez, que también huye. Los cuatro tendrían relación directa con los ataques terroristas, los cuales se atribuyó el Ejército de Liberación Nacional, Eln. 

Bellón fue capturado el día del atentado terrorista de San José. Y en el caso de Duarte Martínez, de 49 años, las autoridades comunicaron que decidió entregarse el sábado 3 de febrero por la presión ejercida. 

Las investigaciones determinaron que en la vivienda de Dalila, en el barrio Altos de la Metropolitana de Soledad, se habrían alojado Cristian Bellón y Jefferson Torres Mina. 

De Torres Mina, oriundo del Cauca, se supo que llegó a territorio atlanticense en diciembre de 2017 y Cristian Camilo Bellón Galindo arribó a Barranquilla el pasado 13 de enero, procedente de Cúcuta.

En una rueda de prensa posterior a la detención de Dalila Duarte, el general Mariano Botero Coy, comandante de la Policía Metropolitana, señaló que en su vivienda, situada en la carrera 5A con calle 57, miembros de la Sijín y el CTI de la Fiscalía adelantaron un allanamiento el pasado primero de febrero y encontraron “hierros retorcidos y otros elementos de metal”, similares a los que peritos descubrieron el mismo sábado 27 de enero en el sitio donde se detonaron las bombas.

Estos elementos metálicos, añadió Botero Coy, fueron propulsados por la explosión e hizo rasguños profundos en el cemento.

Sobre Nilson Mier Vargas, el general Botero Coy señaló que “este hombre ya tiene un historial”, en el sentido de que en 2003 ya había sido capturado en La Guajira con material subversivo. 

En su momento, el comandante ratificó que Mier Vargas fue la persona de la que se elaboró un retrato hablado y que estuvo acompañando a Jefferson Torres Mina a finales del pasado mes de diciembre a comprar una motocicleta en la calle 47 con carrera 21, en el barrio San José, a unas cuadras de donde se cometió el primer atentado terrorista. Así mismo, Botero Coy agregó que este hombre estuvo con Torres Mina en la oficina de Tránsito de Galapa adelantando trámites para legalizar el tránsito del vehículo.

El coronel Jesús De los Reyes, comandante operativo de la Policía Metropolitana (e), reiteró ayer que por información del paradero de Yeferson Torres Mina las autoridades ofrecen 70 millones de pesos. 

Se dijo que podría estar en Cúcuta, Norte de Santander, donde se le vio en la Terminal de Transporte días después del atentado.

*Nombres cambiados 

Uniformados serán exaltados por las autoridades mediante decreto
Acto realizado a los 8 días del atentado. Luis Rodríguez

Los miembros de la Policía Metropolitana de Barranquilla que resultaron heridos en los atentados contra la Estación San José y el CAI de Soledad 2000, así como los que ayudaron en las emergencias, serán exaltados este martes por la Gobernación del Atlántico.

EL HERALDO conoció que la administración departamental prepara un decreto para encumbrar a los hombres que no desfallecieron ante el ataque terrorista. El acto, inicialmente, está previsto para la mañana en la Plaza de Paz, frente a la Catedral María Reina. Por información de la misma institución armada también se planea una eucaristía que tendrá como lugar la Escuela de Policía Antonio Nariño. Y esta casa periodística también conoció que ciudadanos y pensionados de la Reserva Activa de la Fuerza Pública, representados por los policías en retiro Angelmiro Alvarado y Daniel Santos, en coordinación con el brigadier general Mariano Botero Coy, organizaron una misa que se oficiará a las 7:00 de la noche en la cancha de la Estación de Policía San José, calle 40B con carrera 21B esquina.

Estas actividades se complementan con el encuentro que realizarán Personería Distrital y la Unida de Víctimas para reconocer como víctimas del conflicto armado en Colombia a 32 personas que resultaron afectadas por los atentados terroristas de la Estación San José y el CAI de Soledad 2000. Funcionarios tomarán declaraciones de los uniformados en el Comando de la Policía Metropolitana entre mañana y pasado mañana. KD

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.