El Heraldo
Relleno sanitario Los Pocitos de la Triple A, ubicado en la vía que conduce de Juan Mina a Tubará. Archivo
Barranquilla

Las inversiones pendientes de Triple A

Después de la toma de posesión de la SAE hay interrogantes sobre el futuro de los proyectos de inversión que debe ejecutar la empresa.

La entrada de la Sociedad de Activos Especiales (SAE) a la empresa Triple A, en condición de secuestre de las acciones de Inassa, deja varios interrogantes frente al futuro de la prestación del servicio de acueducto alcantarillado y aseo en Barranquilla y los 14 municipios del Atlántico donde opera. Una de las inquietudes está enfocada en la continuidad de las inversiones que proyectaba realizar la empresa a mediano y largo plazo.

Antonio Ruiz presidente de Inassa, filial de la estatal española Canal de Isabel II, dijo que se habían previsto proyectos de inversión que superan el billón de pesos, para los cuales se recurriría a créditos con bancos nacionales e internacionales con el aval de la casa matriz en España.

Según explicó el ejecutivo en una carta enviada a la Superintendencia de Servicios Públicos, se proyectaban inversiones por más de $120 mil millones en tres años para la reducción de pérdidas; por $700 mil millones en 10 años para  mejorar la infraestructura existente y garantizar continuidad de los servicios y por $1 billón para ampliación de sistemas frente a los nuevos desarrollos de la ciudad, entre otros.

“El aval de Canal de Isabel II, aseguraba los créditos”, había señalado el alto ejecutivo tras manifestar su “profunda preocupación” por la afectación que se puede presentar en el servicio que Triple A prestaba con la gestión de Inassa.

Indicó que una de las tareas que queda pendiente, tras la toma de posesión, es continuar la redacción del plan de inversiones a 20 años que se estaba comenzando a diseñar para garantizar la sostenibilidad del servicio ante el aumento de la demanda por el crecimiento de la ciudad.

La SAE asumió el manejo en calidad de secuestre, desde el pasado martes 16 de octubre, del 82% de las acciones de Triple A que  son de Inassa. La Fiscalía General de la Nación ordenó el embargo y secuestro, con fines de extinción de dominio, en un proceso que adelanta por corrupción.

Proyectos estratégicos

 El gerente de la Triple A, Ramón Hemer, aseguró que frente a los cambios que se han presentado, la empresa se buscará mantener los indicadores tanto operativos como comerciales.

“No debe cambiar nada, nuestra prioridad es esa”.

Hay cuatro proyectos preparados que fueron diseñados para atender el desarrollo de la ciudad y que implican inversiones por más de $355 mil millones y para financiarlas se deben gestionar recursos públicos, ya sea del Distrito, el departamento o la Nación. 

“Estos recursos los tendremos que gestionar con apoyo de las alcaldías, la Gobernación y los ministerios a que haya lugar. Hay que gestionar los recursos de la Nación porque son ampliación de infraestructura”, señaló el ejecutivo.

La primera de ellas es el acueducto regional del norte, el cual se construirá al lado de la planta de tratamiento de agua potable Las Flores en Puerto Colombia con una capacidad, en una primera etapa, de 600 litros por segundo. La cobertura incluye la zona norte de Barranquilla y parte de Puerto Colombia, que actualmente reciben el agua que se bombea desde el sur de la ciudad.

El proyecto de ampliación de infraestructura contempla un nuevo punto de toma y una tubería que llevaría el agua cruda del río hacia la nueva planta de tratamiento y a la planta como tal.

La inversión se calcula en $65 mil millones.

El segundo proyecto es el tanque Lago Alto. Este complementa la obra antes mencionada y tendrá una capacidad para almacenar 20 mil metros cúbicos. Se llenará con el agua que se potabilice en el nuevo acueducto regional, la que llegará hasta el tanque a través de un sistema de impulsión y de allí empalmará con las conducciones del norte de Barranquilla. La inversión está en el orden de los $50 mil millones.

“Con estos dos grandes proyectos tendremos solucionado a futuro, todo lo que tiene que ver con agua potable”, dijo el funcionario, quien explicó que los proyectos ya están diseñados y están en la etapa de gestión de los recursos para financiamiento.

En materia de sistema de saneamiento de alcantarillado hay un proyecto de construcción de una intersección para las descargas de los colectores del norte (calle 76, Felicidad, calle 79 y calle 85), que permitirá llevarlos a una estación y luego al río. Los diseños de la obra ya están listos y la inversión se proyecta en unos $100 mil millones.

Hay un cuarto proyecto que es la reubicación de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (Edar) de El Pueblo, para evitar el impacto en la ciénaga de Mallorquín, lo que permitirá llevar los residuos por medio de tuberías y colectores al otro lado de la vertiente hacia el río Magdalena, con un costo aproximado de $140 mil millones.

Indicó que son proyectos de gran magnitud que visionan el desarrollo de la ciudad en los próximos años y que por esto se está haciendo la gestión para ejecutarlos. 

“La forma de conseguir los recursos se nos sale de las manos, porque lo que hacemos es acompañar a los entes territoriales para que los gestionen, son proyectos que no se pueden hacer con recursos vía tarifa porque son muy costosos y no pueden trasladarse a los usuarios”, señaló.

Control de pérdidas

En lo referente al plan de control de pérdidas por $120 mil millones, el gerente explicó que se trata de un programa “agresivo”, para adelantar las obras con mayor rapidez.

Explicó que son obras que se deben ejecutar con recursos propios de la empresa y consisten en reposición de tuberías, programa de pérdidas, sectorización de redes e instalación de válvulas, entre otros.

“Son más de 3 mil kilómetros de tuberías los que tenemos, ya hemos cambiado gran parte, pero aún hace falta”. Aclaró que estas actividades se desarrollan periódicamente por parte de la empresa.

Gremios preocupados

Jorge Segebre, presidente  de la junta directiva de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), expresó su preocupación por las inversiones por $350 mil millones que debe hacer Triple A para ampliación de infraestructura.

Según Segebre, esas inversiones tendrían que estar en ejecución en estos momentos, pues Barranquilla y su área metropolitana están creciendo con unas 16 mil viviendas al año. En cuatro años habría 60 mil viviendas más, que representan a unas 250 mil personas.

“Si no se hacen inversiones en la estación del norte y los tanques que se iban a hacer en Siape, que son los que van a cubrir el agua del área metropolitana, no estamos creciendo. La buena voluntad del Gobierno es poner en práctica ese plan, porque si nosotros no expandimos, si no construimos nuevas redes, en dos o tres años tendremos 30 o 40 mil viviendas nuevas y ¿de dónde les vamos a dar agua?”, se preguntó.

Agregó que el problema actual de la empresa es técnico más que jurídico, pues no se está invirtiendo en el futuro de la ciudad. 

Dijo que en la actualidad Puerto Colombia, Galapa y el norte de Barranquilla tienen problemas de racionamiento de agua y por ello insistió en que “es el momento para hacer las obras”.

Aclaró que los proyectos que tienen licencia de construcción aprobada, ya cuentan con la factibilidad del servicio de agua.

Sandra Carbonell, directora ejecutiva de la Lonja de Propiedad Raíz de Barranquilla, destacó las condiciones actuales en las que se presta el servicio por parte de Triple A. 

Sostuvo que el llamado del gremio es “tratar de mantener esos estándares de operación para que no se vea afectado el desarrollo en general de los proyectos productivos en la ciudad en sus diferentes sectores, ni tampoco los ciudadanos”.

Plan por $33 mil millones

El Plan de Obras de Inversión Regulados (Poir) que desarrolla la Triple A en este año, es de $33 mil millones, de los cuales $30 mil millones corresponden a acueducto y alcantarillado y $3 mil a agua no contabilizada. A 31 de agosto la ejecución de este plan estaba en un 60% es decir iba en unos $19 millones.

Ramón Hemer, gerente de la Triple A, señala que estas inversiones son un compromiso que se incluye en la tarifa para ejecutar una serie de obras determinadas. “Todo lo que yo incluya en la tarifa debo ejecutarlo y después demostrar que lo ejecuté”, agregó.

El Poir se diseña anualmente y si por alguna razón, las inversiones son menores a las proyectadas se deben incluir en el plan del año siguiente para cubrir lo que se dejó de ejecutar.

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.