Atlántico

La Niña, una “inminente” amenaza para el Atlántico

Inundaciones y pérdidas de cultivos son algunas de las afectaciones que podría causar este fenómeno en los municipios ribereños.

Cada año al acercarse la temporada de invierno en el país, los municipios del Atlántico ubicados en la ribera del río Magdalena y del Canal del Dique se alertan por las posibles afectaciones y emergencias que se pueden generar a causa de las continuas lluvias.

Estas zonas, debido a su ubicación geográfica y la falta del servicio de alcantarillado, casi siempre tienden a padecer por las inundaciones causadas por el desbordamiento que se presenta cuando el nivel del río aumenta.

Por esta razón y teniendo en cuenta situaciones que han marcado la historia del sur del Atlántico, los residentes de los municipios ribereños, año tras año, sienten temor cuando las lluvias empiezan a caer.

En su memoria siguen vivos los fatídicos recuerdos que dejó aquel desbordamiento del canal del Dique hace más de 10 años, que generó la inundación de Santa Lucía, Campo de la Cruz, Manatí, Candelaria y Suan, dejando grandes pérdidas económicas para los habitantes de estos lugares.

Precisamente en el sur del Atlántico ya se están viviendo los estragos de las precipitaciones que se han registrado en los últimos días en el departamento. En Suan, muchos de los campesinos perdieron durante esta semana gran cantidad de sus productos por un “aguacero” que cayó e inundó los cultivos.

 José Fontalvo, agricultor y pescador de este municipio, contó que “en estos últimos días la lluvia nos ha hecho mucho desastre. Tuvimos una pérdida grande de maíz, yuca, batata, ñame y ají. Todo eso se ha perdido con la inundación que hubo esta semana”.

En Campo de la Cruz también han reportado afectaciones por la lluvia. Varias casas en el barrio San José resultaron inundadas y el agua quedó represada en las calles. Una situación que se repite cada vez que llueve, según comentaron los habitantes del municipio.

“Este barrio cada vez que llueve se inunda, el agua queda estancada en la carretera porque no corre y a veces se mete a las casas. Tenemos niños y queremos evitar que se enfermen de dengue, más ahora que viene la época de lluvia; hay temor por los niños, me daría miedo que mi hijo se contagie”, dijo Yanelis Mercado, habitante del barrio.

En el corregimiento de Bohórquez, Berta Estrada –quien vive en la parte baja de la vía principal– relató que siempre que llueve se ve afectada, pues al no contar con alcantarillado el agua se queda represada y comienza a inundar su vivienda, hasta el punto que debe buscar una máquina para poder deshacerse del agua represada.

“Me afecta bastante la lluvia porque me inundo siempre. Se me inunda totalmente el patio y el pasillo, se mete el agua a los baños, incluso tengo que salir a prestar un motor para sacar el agua porque si no se llena toda la casa, es algo de siempre. En esta calle somos varios que cada vez que llueve sufrimos por eso”, dijo la mujer.

El nivel del Río ha ido en aumento, según los pescadores. Hansel Vásquez

Los residentes de estos municipios se encuentran con temor y preocupados por lo que se aproxima en las siguientes semanas, luego de que el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) y el Ministerio de Ambiente emitieran una alerta sobre la “inminente” llegada del fenómeno de La Niña.

Guillermo Meza Martínez, un despachador de “johnson” en Suan, expresó que les toca empezar a tener en cuenta algunas prevenciones y gestionar implementos adecuados que protejan a los usuarios, para que no se presenten emergencias cuando llegue el fenómeno.

Sostuvo que, a pesar de todo, deben seguir atravesando a diario a las personas hasta el Cerro de San Antonio, en el departamento de Magdalena.

“Hacer la gestión para ver si el alcalde nos colabora con unos chalecos. Da temor que una embarcación de estas pequeñas vaya con los pasajeros y no lleven su chaleco puesto”, dijo el hombre.

De igual forma, Esther Pacheco, habitante de Suan, hizo un llamado a la Alcaldía Municipal y a la Gobernación para que les brinden ayuda ante la temporada que viene, ya que el temor es que se terminen de perder los cultivos que están quedando bajo el agua por las lluvias, o que se presente alguna emergencia por el constante incremento del nivel del río.

“Las yucas se perdieron con un solo aguacero que cayó, que tal con otros y con la temporada de lluvia, no sabemos cómo vamos a hacer. Qué tristeza, da hasta ganas de llorar tanto que uno trabajó para sembrar y todo eso, no duerme uno bien, lo que viene es agua, con el temor de que el río se desborde”, puntualizó la mujer.

La preparación del departamento para el fenómeno
Inundación en una finca en el municipio de Suan. Hansel Vásquez

Los municipios, en coordinación con la administración departamental, desde comienzo de año se vienen preparando para el fenómeno de La Niña con el desarrollo de obras de mantenimiento a los cuerpos de agua.

Así lo manifestó Candelaria Hernández, subsecretaria de la Oficina de Prevención y Atención de Desastres del Atlántico, quien explicó detalles de los trabajos de prevención realizados.

“Durante el primer semestre del año, hicieron trabajos de aumento de la capacidad hidráulica en los diferentes municipios, sumado a eso se realizó limpieza de arroyos y escorrentías que bordean las poblaciones del departamento”, dijo la funcionaria.

De igual forma, manifestó que los funcionarios de la Subsecretaría de Prevención y Atención de Desastres –en compañía de los consejos municipales de Gestión del Riesgo– vienen realizando capacitaciones en materia de prevención y manejo de desastre en las zonas de riesgo que se han identificado en los municipios.

De esta forma, según expuso Hernánez, se busca reducir los peligros a los que se exponen los moradores de estas zonas, así como en el evento en el que se presente un evento natural saber cómo manejar la emergencia con los organismos de socorro.

“Se pueden presentar inundaciones por desbordamiento de arroyos y cuencas que rodean los municipios del Departamento, por eso es importante el trabajo realizado con la maquinaria amarilla de la gobernación del Atlántico, en materia de aumento de capacidad hidráulica y limpieza de arroyos”, cerró la funcionaria.

Aspecto de la cosecha inundada de un campesino. Hansel Vásquez

Trabajos en Campo de la Cruz

Ena Barrios, personera de Campo de La Cruz,  explicó que se vienen adelantando acciones preventivas ante el riesgo que representa el aumento de los niveles del río Magdalena.

Una de esas acciones corresponde a la instalación de un muro de contención para proteger la bocatoma del municipio, teniendo en cuenta que el incremento en el nivel del Río ponía en peligro la barcaza y afecta la captación de agua en el municipio, generando problemas con el suministro de agua potable.

Sostuvo que en el corregimiento de Bohórquez se han evidenciado afectaciones en el sector conocido como Bohórquez Viejo, en el cual se adelantan cultivos por parte de los lugareños.

 “No deja de ser preocupante la situación que estamos atravesando, por lo que considero importante el acompañamiento de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres; a nivel departamental y municipal se hace indispensable que estén activos los comités de gestión de riesgo y estar haciendo seguimiento al nivel del Río en la estación de San Pedrito”, expresó.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.