El Heraldo
Miembros de la familia, atónitos con la noticia de que Ariadna no era la Miss Universo 2015.
Entretenimiento

“Ariadna es la Miss Universo, nos robaron la corona”

Desde el barrio Las Mercedes, la familia de la reina vivió la velada. En medio de la confusión, celebraron el virreinato.

Una bandera de Colombia, aproximadamente de dos metros y medio, cubría una casa ubicada en el barrio Las Mercedes de Barranquilla, como símbolo de que ese era el hogar de los Gutiérrez Arévalo, familia de Ariadna, quien pudo convertirse, la noche de ayer en la nueva Miss Universo.

Primos, sobrinos y amigos de la familia se preparaban para ver la transmisión de la gran velada desde la habitación que vio crecer a Ariadna, la de sus padres, quienes viajaron a Las Vegas para acompañarla en la gran velada. “Yo compré los tiquetes, la ropa y la entrada para la ceremonia, pero me negaron la visa”, contó Álvaro Arévalo, primo hermano de la sucreña.

“Niños, preparen el galillo”, exclamó Mónica Arévalo, hermana de Álvaro, mientras empezaron a nombrar a las 15 finalistas del concurso. “¡Qué nervios!, pobres mujeres ¿Cómo estarán?”, se preguntaba una y otra vez.

“A Filipinas se le nota mucho la cirugía”, anotaba Kelly, una amiga cercana a la familia, en el momento en que la candidata de ese país entró a la quincena final.

Después de que el nombre de Miss Venezuela fuera mencionado, los asistentes aseguraron que la siguiente era Ariadna. Sin embargo, siguió Sudáfrica, y una vez después, la reina nacional. “¡Es Colombiaaa!”, gritó emocionada toda la reunión de familiares, justo después de que Ariadna fuera anunciada como finalista.

“Voy a llorar”, decía Mónica,  mientras, con las manos, intentaba darse fresco en los ojos para impedir que bajaran lágrimas por sus mejillas.

“Se está cumpliendo mi sueño”, aseguró Mónica, quien contó que en febrero de este año soñó con la ceremonia de Miss Universo, en la cual la colombiana había quedado entre las cinco finalistas. “Yo le conté a ella y me respondió que así iba a ser”, dijo.

“Sebas, no revuelvas así a Max”, exclamó Mónica, mientras Sebastián, primo segundo de la reina, estremecía al cachorro que le dieron como regalo de Navidad y que también estaba como espectador del reinado.

“La corona sería el mejor regalo de cumpleaños que podría recibir”, dijo Álvaro,  –pues Ariadna cumplirá 23 años este 25 de diciembre–, mientras contaba que la sucreña vivió en esa casa hasta los 18 años, cuando viajó a Bogotá a probar su suerte como modelo. “Buuuuu, descalificada”, abucheaban los niños mientras desfilaban las 14 candidatas de los otros países.

Al anunciar a las cinco finalistas, Ariadna fue nombrada de segunda. Los saltos  en la cama no se hicieron esperar, y los gritos se escucharon por toda la casa. “Se está cumpliendo lo que yo soñé ¡esa ‘pelá’ quedó en las cinco!”, insistía su prima. “Ahora vamos por las tres”, dijo.

Efectivamente, Miss Colombia quedó entre las tres mujeres más hermosas del mundo. La pregunta colectiva era el reto final para ella, junto a Filipinas y Estados Unidos.

“Miss Universe is Colombia”, se le escuchó al presentador estadounidense Steven Harvey, quien volvió a darle la alegría a un país entero al anunciar una nueva corona.

“Ella se lo merecía”, dijo bañada en lágrimas Mónica. Todos saltaron, lloraron y se abrazaron de la emoción, la cual no tardó más de cinco minutos en convertirse en caras de miradas serias y extrañadas.

Vino la rectificación, y con esta, el derrumbe de la alegría. “Nos robaron la corona”, aseguró su primo Álvaro, quien se encontraba atónito con la noticia de que Filipinas era la nueva Miss Universo y su prima Ariadna, que ya había recibido la corona a manos de la colombiana Paulina Vega Dieppa, tenía que devolverla.

“Si comenten un error así es mejor quedarse callados”, exclamó uno de los invitados a la reunión en la casa de Las Mercedes. “Aún así se ganó una gran puesto, es la Virreina universal”, aseguró Marcela, amiga de la familia.

“Esa corona era para ella, no porque sea más bonita, hizo un mejor desempeño que muchas”, explicó el primero, y  afirmó que “destruyeron mil millones de corazones en un instante”.

Después de un rato, mientras pasó el momento que tomó por sorpresa a todos los colombianos, la familia salió a la terraza de la casa, desde donde empezaron a ver los memes que se publicaron en Instagram y se rieron de algunos de ellos.

“Lo importante es que debemos estar contentos. Tenemos un segundo puesto y ella dio todo. Sé que lo hizo con todo su corazón, porque ella ama a su país”, aseguró Álvaro después de asimilar la decisión.

A pesar de la gran conmoción, los Arévalo celebraron el título de Virreina y expresaron lo orgullos que están de “Ary”, la “berraca” que un día salió de su casa en Barranquilla detrás de un sueño.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.