El Heraldo
archivo particular
Sociedad

Mario Gareña, el hombre que siempre se llamará cumbia

El prolífico cantautor barranquillero deja un valioso legado inspirado en su país 

Yo me llamo cumbia, yo soy la reina por donde voy/

No hay una cadera que se esté quieta donde yo estoy/

Mi piel es morena como los cueros de mi tambor/

Y mis hombros son un par de maracas que besa el sol (bis).

Esta es la introducción de Yo me llamo cumbia, tema escrito e interpretado por el barranquillero Jesús Arturo García Peña, conocido artísticamente como Mario Gareña, que falleció este miércoles a las 4:30 p.m. (hora de Colombia). Sufrió una caída mortal en su residencia en Salt Lake City (Utah-Estados Unidos) donde se había radicado hace tres décadas.

La mayoría de los colombianos, además de haberse aprendido el himno nacional, también tienen las estrofas de esta bella cumbia memorizadas.

Esta canción ha llegado a varias generaciones al ser versionada por La Sonora Dinamita, Carolina La O, Totó la Momposina, Puerto Candelaria y la vallecaucana Leonor González Mina, La Negra Grande de Colombia, cuya propuesta es de las más recordadas.

Su talento fue tan grande que incluso a sus 88 años, y estando lejos de su caribe seguía encontrando la musa para componer y darle las últimas pinceladas a un libro de 350 páginas en el que contaba anécdotas personales y artísticas.

A Gabriel ‘Rumba’ Romero, su colega y amigo, le dejó incluso una bella cumbia en homenaje a Barranquilla, ciudad que siempre llevó en el alma, y a la que no le dejó de componer, pero el tiempo no le alcanzó para grabarla.

Leopoldo García, uno de los ocho hijos del artista costeño, explicó que su padre “perdió su sentido de estabilidad y el golpe fue mortal”. Trataron de revivirlo y no se pudo.

“Mi papito falleció este miércoles, lamentablemente el tema de las caídas fue un problema constante”, aseveró.

Gareña (acrónimo de los apellidos García y Peña) nació el 25 de septiembre de 1932 e inició su carrera en 1951, como miembro de la Orquesta del francés Sebastián Solarí en Cali, y luego como participante de la Orquesta Sonolux en Medellín.

Dentro de sus obras se destacan la balada Te dejo la ciudad sin mí, ganadora del primer Concurso de la Canción Latina celebrado en Nueva York en 1970; Esta noche la paso contigo, bolero muy popular con Los Ángeles Negros; Cimarrón, un joropo llanero; Señor Bambuco, un clásico de este género tradicional andino; Raza, una cumbia grabada por la Billo’s Caracas Boys; el porro La esquina caliente, entre otros.

“De Gareña podemos mencionar otros temas como Mi novia es Barranquilla, Santa Marta, Qué linda es la mujer costeña y Rito esclavo, pero fue con Yo me llamo cumbia que logró que uno de los géneros que representa a Colombia en el mundo tuviera su propia voz. Ese tema es uno de los himnos populares de nuestra nación”, sostiene Erasmo Padilla, periodista y presidente del Festival de Orquestas en las décadas del 70, 80 y 90.

“Caminó por todos los ritmos, hizo cumbia, boleros, baladas, fue un eterno enamorado de su caribe, pero eso no lo privó de explorar otras sonoridades”, agrega Padilla en diálogo telefónico con EL HERALDO desde Miami.

Este comunicador que compartió mucho a su lado, cuenta que Gareña tenía un temperamento fuerte. 

“Lo vi ‘parar’ a más de uno cuando le hacían un comentario negativo sobre una canción. Una vez lo invité a comer carne asada en El Merendero, allí apareció un lotero que le insistía que le comprara un quinto, Mario le dijo que más tarde porque iba a comer. El lotero insistía, y en vista de la negativa lanzó esta expresión: —Te la vas a tirar de bollo por la cancioncita esa que hiciste—. Tuve que agarrarlo porque ya iba a corretearlo”, recordó Padilla entre carcajadas.

Un artista polifacético

El coleccionista musical Arnold Tejeda, lo catalogó como un artista polifacético. “Además de cantar y componer cumbia, porros y la rítmica Caribe, también hizo boleros, baladas, música llanera y bambuco. Quizás no le programaban los temas porque los dueños de la radio en aquel entonces lo que sonaban eran a los baladistas mexicanos, argentinos y brasileños. De los nuestros solo  programaban a Claudia de Colombia y Óscar Golden, pero a él siempre lo vieron como un cantante de porros”.

Tejeda resalta también el paso de Mario Gareña por la agrupación de Pedro Laza y sus Pelayeros en la que interpretó el éxito Rito esclavo.

El melómano y musicógrafo Andrés Campo Uribe, lo considera una pieza fundamental en el acervo musical de nuestro caribe. Subraya que con la orquesta Italian Jazz de Manizales, dirigida por Guillermo González grabó Whisky con soda, tema de la autoría de Esthercita Forero. “Este tema lo hizo a dúo con Frank Cortés. También hizo lo propio con los Hot Jazz con los temas Mustafa y Pintadita de luna”.

Su fugaz paso por la política

Este cantautor también es recordado por su fugaz aspiración a la Presidencia de la República en 1990. El barranquillero fue candidato por el Movimiento Amor por Colombia logrando 2.411 votos, equivalente al 0.03 por ciento de los sufragios válidos en las elecciones que ganó César Gaviria, el candidato del Partido Liberal.

Los colombianos de la época recuerdan que su campaña estuvo basada en una plataforma política que tenía como norte el rescate del folclor.

Su alocución en televisión pública generó gran impacto en aquel entonces, debido a que estuvo enfocada en la riqueza de la gastronomía colombiana.

“Fueron muchos los cambios que tuvo mi vida de repente por la cuestión política, eso me golpeó bastante. Los ímpetus artísticos que siempre mantuve latentes se opacaron un poco y debido a ataques que recibí resolví venirme a Estados Unidos siguiéndoles los pasos a mis hijos que ya estaban radicados y casados allí”, dijo Gareña en su momento.

Su tema inédito dedicado a Barranquilla

El cantautor atlanticense Gabriel Romero, conocido como El Cumbiambero Mayor, contó a este medio que siempre lo tuvo como su “faro antillano”. Dijo que abrió el paso para que artistas como él conquistaran el mundo. “En él veía el reflejo de la música tropical y especialmente ese amor por la cumbia”.

Fueron muy amigos y en Estados Unidos siguieron en contacto. En marzo del año pasado Mario le recomendó a Romero una canción que la tenía en su cajón y que grabó de manera rudimentaria.

“La tengo en mi poder y le iba a meter mano, pero con esta pandemia me quedé quieto, ahora la grabaré como homenaje póstumo. Es una cumbia muy bella llamada La historia de Barranquilla. Les comparto la introducción: —Voy a contarles un cuento de historia y geografía/  una historia que es muy bella y es la historia de Barranquilla/ fue Dios mismo su fundador y la engastó en esa esquina/ avenida río Magdalena con calle mar infinita—”.

El cantante soledeño Checo Acosta por estos días buscaba afanosamente al maestro porque quería mostrarle su versión de Yo me llamo cumbia, que saldrá al mercado este 30 de septiembre en el álbum Clásicos de mi cumbia.

“Es el primer álbum que hago con mi sello disquero Checumbia Producciones, así que me ha tocado gestionar los permisos para cada tema. Como la mayoría de maestros están fallecidos, quise contactar a Mario Gareña para mostrarle como quedó el tema que empiezo en tono romántico, luego lo complementa mi hija Sharon con su piano y lo remata mi padre Alci Acosta. Me queda la frustración de que no lo escuchó”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.