Música | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Si ya eres suscriptor, actívate sin costo
Música

Shakira estaba lista para hacer un disco como ‘Pies Descalzos’: Luis F. Ochoa

El álbum con el que la barranquillera comenzó a pisar en tierra firme en el mercado nacional e internacional cumple hoy 25 años.

En 1995, Shakira Isabel Mebarak Ripoll tuvo la determinación de gritarle al mundo “estoy aquí”. Hoy, entre fotos y cuadernos, cosas y recuerdos, su disco Pies Descalzos es recordado como la materialización de ese gran sueño de ser escuchada en Colombia y el mundo, de mostrarse auténtica. Con los pies descalzos logró ser tomada en serio en un mundo en el que durante años le dijeron “no” y le cerraron muchas puertas.

Con este álbum, Shakira no necesitó encajar. Mientras en Colombia sus discos anteriores, Magia (1991) y Peligro (1993), apenas lograron vender alrededor de 1.000 copias cada uno, con su tercer proyecto no solo su país  se rindió a sus pies sino que también lo hicieron uno a uno los demás países de Latinoamérica, España, Alemania y el mercado hispano en Estados Unidos, en donde logró ubicarse en el top de los listados de popularidad.

“Después de dos discos, con este me siento realmente auténtica, es la música que siempre he querido hacer, las cosas que he querido decir. Fue algo así como quitarme los zapatos y volver a sentir la tierra y el mundo a través de los pies. Es como un sinónimo de desnudez”, fueron las palabras que utilizó Shakira para describir este trabajo discográfico en Argentina, en 1996, en el programa de televisión Crónica Musical.

Con el éxito de Pies Descalzos y todo lo que vino después, Shakira no solo logró brillar con luz propia en el firmamento de estrellas de la música a nivel mundial sino que nos hizo creer a todos los barranquilleros que no importa qué tan grandes sean los sueños ni los obstáculos que se nos presenten, si se trabaja duro, todo es posible.

Escuche aquí la playlist completa.

En sus letras, la estrella en ascenso, con 19 años, habló de temas en los que las artistas pop no solían tomar partido públicamente a mediados de los noventa. Política, aborto, incluso una crítica abierta a algunos de los comportamientos impartidos por una sociedad machista que indicaba casarse antes de los 30 años, o la manera “adecuada” en la que debe actuar una señorita, hacían parte de su lírica. Lo anterior, sin dejar de lado las baladas con profundas declaraciones de amor y desamor.

En este disco la joven artista tuvo un cómplice. Un músico y productor que a sus 25 años, al igual que ella, se encontraba en la búsqueda de un vehículo que le permitiera expresar toda su creatividad y poner en práctica su experiencia con bandas de rock: Luis Fernando Ochoa.

Shakira y ‘Luis Fer’, como le dicen en el medio, se conocieron en 1994 mientras trabajaban en ¿Dónde estás corazón?, en Bogotá, un proceso que ella describió como “simple, divertido y creativo”. La canción hizo parte de un compilado de artistas colombianos lanzado por Sony Music a finales de ese año llamado Nuestro rock Vol. 2. La química entre los dos fue inmediata.

Seis meses después, él se convertiría en el productor del primer disco internacional de la barranquillera y estaría presente en cada uno de los álbumes que vendrían después. Además, recientemente trabajaron juntos en algunas de las canciones más cercanas al corazón de la cantautora como 23, de su álbum Shakira (2014) y Amarillo de El Dorado (2017), ambas inspiradas en Gerard Piqué, el padre de sus hijos Milán y Sasha.

Luis Fernando Ochoa no suele dar entrevistas. Cree fielmente en  que “lo hecho, hecho está y se acabó”. Realmente, dice, no le gusta el “revisionismo”, sin embargo, el multipremiado productor aceptó la invitación de EL HERALDO para rememorar su trabajo con Shakira en Pies Descalzos, que celebra este martes sus Bodas de Plata.

P.

¿Cómo recuerda la experiencia de crear ‘Pies Descalzos’?

R.

Al comienzo no era algo particularmente diferente, era lo que yo normalmente hacía, o sea, escribir canciones y producirlas. Lo que era diferente, quizá, era que Shakira era una persona más joven y muy talentosa. Recientemente, en aquel entonces, empezaban a ganar notoriedad mujeres como Alanis Morissette vertiéndose sobre el rock como reacción. Había ese oleaje musical en el momento. Esas dos cosas me obligaron a relacionarme de otra manera con el proyecto, es decir, que no fuera el tradicional grupo de chicos desenfadados brincando en el estudio.

P.

‘¿Dónde estás corazón? marca el primer encuentro entre Luis Fernando Ochoa y Shakira, incluso antes de siquiera pensar en la posibilidad de grabar un disco completo. ¿Cómo se conocieron?

R.

Sony me llamó para que hiciera cuatro canciones que le faltaban para un disco compilado que se iba a lanzar en fin de año y me sugirieron que trabajara en una de esas canciones con una artista que tenían firmada hace tres años. A los pocos días, en mi estudio en Bogotá, me reuní con ella para conocerla y ver si teníamos química. Una chica bonita, con una sonrisa amplia y mucha energía. Shakira y yo nos pusimos a hablar mientras yo le tocaba guitarra. Los acordes que le mostré le parecieron muy lindos y hablamos de bandas influyentes como The Pretenders y U2. Ya entrados en materia le toqué la secuencia con la que arranca ¿Dónde estás corazón?. Le di la primera línea y ella con gran facilidad, inmediatamente, comenzó a cantar “Entre el suelo y el cielo, mi cielo y no te encontré…”. Creo que la hicimos en un momento, nos quedamos un par de horas más hasta que llegaron a recogerla y quedamos en vernos nuevamente al día siguiente. Le dije que terminara la letra y que la grabábamos un par de días después. Esa noche hice una par de maquetas para encontrar el mejor sonido. Cuando ella regresó, pusimos un micrófono y le dije que íbamos a hacer unas tomas guía de las cuales quedaron muchas en el corte final y que se pueden escuchar todavía en el disco. Recuerdo que hicimos varias, todas muy buenas y así terminamos la sesión. Una semana después trabajaríamos la primera mezcla que no estaba seguro del todo si me gustaba. Probamos en otro lugar, y ahí se quedó. Al final siento que ambos quedamos muy impresionados de lo que pudimos hacer en corto tiempo.

P.

Shakira había lanzado ‘Magia’ y ‘Peligro’, dos discos con los que no pasó gran cosa. Ella venía, tal vez, de un par de decepciones, pero con muchas ganas de seguirlo intentando con un tercer LP. ¿Cómo recibe usted este proyecto?

R.

A mí no me encomendaron el proyecto bajo ese panorama, pero entiendo que los discos que había hecho hasta el momento eran discos de baladas. Lo que sí vi fue que Shakira estaba muy creativa y aprobaba la dirección que íbamos tomando mientras trabajábamos en las canciones. También vi un gran apetito por parte de ella de estar más involucrada en los procesos de grabación más rústicos, que son propios de un estudio más pop/rock. El álbum Jagged Little Pill, de Alanis Morissette, sonaba mucho por esos días y me llamaba la atención que ella también venía de hacer un par de discos de baladas, y que en este, su tercero —ya con Glenn Ballard, quien había trabajado con Michael Jackson, Pointer Sisters y Paula Abdul, entre otros— se reinventa en otra dirección completamente diferente a sus trabajos anteriores. Así que yo no creo que Shakira hubiera estado recargada de decepción, creo que estaba lista. Ella me inspiró y creo que a ella le pasó lo mismo conmigo. Estábamos constantemente en un cortejo musical tratando de seguir elevando las canciones que estábamos haciendo.

P.

¿De ese proceso hay una anécdota en particular de alguna de las canciones?

R.

Recuerdo que Estoy aquí se perfiló desde muy temprano como la canción con la que le íbamos a dar continuidad a ¿Dónde estás corazón?. Las grabaciones de guitarra y voces de Antología fueron sesiones muy especiales, cargadas de emotividad, había cierta melancolía con las emociones que evocaba el proceso. Me acuerdo que habíamos hablado mucho de Fleetwood Mac y me sirvió mucho la canción Sarah como inspiración para esta canción. Cuando Shakira le hizo la letra, realmente quedó redonda. Me sacudió mucho hacerla.

La otra que recuerdo es súper lado B y se llama Pienso en ti. Es una canción muy sencilla, que permite un respiro dentro del álbum.  En otros discos repetimos eso, en ¿Dónde están los ladrones?, Sombra de ti y Que me quedes tú, en Servicio de Lavandería.

P.

La línea rítmica que Shakira logra en ‘¿Dónde estás corazón?’, ‘Estoy aquí’ y luego en ‘No creo’, con rimas rápidas, le dan una identidad a esas canciones, ¿cómo llegan a eso?

R.

Esa es la genialidad de Shakira, que además le viene muy natural. Esos juegos rítmicos de palabras que ella sabe hacer, creo que los hace desde muy chica y hay toda una especialización en el tema. La primera vez que hizo alguno de esos nos sorprendimos de lo alegre y versátil que sonaba. Creo que al ver el éxito que tuvieron ¿Dónde estás corazón? y Estoy aquí inevitablemente esas rimas se convirtieron en marca. Ella es muy curiosa. Recuerdo que mientras hacíamos Pies Descalzos, yo también trabajaba en el disco de un artista de San Andrés llamado Howard Glasford y como productor me gusta usar todos los recursos que tengo a mi alcance. Él salía a las 4:00 p.m. del estudio y Shakira llegaba a las 5:00 p.m., entonces le pedí que se quedara y me acompañara un rato en la sesión con ella, pero sin decir nada. Shakira llegó y le conté que él podía hacer algo muy chévere, a ella le sonó la idea y le pedí a Howard que hiciera un raggamuffin (subgénero del dancehall), en lo que él era experto. A ella le dio curiosidad sobre cómo sonaría eso en la voz de una mujer y trabajamos en Un poco de amor.

P.

‘Antología’ se convirtió en un himno, incluso en el cierre de El Dorado World Tour en Bogotá, en 2018, a Shakira se le salieron las lágrimas de ver a la gente cantarla con ella. ¿A qué le atribuye el éxito de esta canción?

R.

Antología como canción es lenta, sentida, e insistente, el círculo armónico de la canción cambia solo dos veces por unos cortos momentos, al ser tantas veces lo mismo termina creando un paisaje donde Shakira va escalando melódicamente hasta concluir con la coda que dice “lo que es amar”. La letra de la canción es totalmente hermosa y su paisaje melódico es un poco surrealista porque la canción no resuelve, es una pregunta abierta. He visto en sus conciertos que Antología es un momento realmente especial.

P.

‘Se quiere… se mata’ fue muy controversial en ese momento, pues habla del aborto. ¿Recuerda por qué era importante abordar este tema en el disco?

R.

Esa canción no fue de las primeras, creo que llegó al final. En ese momento estábamos usando más la cabeza que los reflejos. Shakira vino al estudio un día con su cuaderno y me mostró la letra, saqué la guitarra y le hicimos un track.

P.

‘Te espero sentada’ es una de las piezas más ricas musicalmente en el disco…

R.

Esa canción me dio dificultad porque la hicimos por fuera de la paleta de las otras canciones, esa y Te necesito. Hoy creo que es una de las canciones más originales del disco. Es una composición antigua de Shakira, no recuerdo bien si le complementé música en: “vivir la vida sin ti es algo como morir…”, pero ella ya la tenía desarrollada a ritmo de swing. Recuerdo que esa fue una canción que me costó mucho, de hecho la quería sacar del disco, pero al final la aprendí a entender. Ella realmente la quería como parte de Pies Descalzos.

P.

¿Recuerda cuántas canciones se hicieron para el disco y cómo fue el proceso de escoger la lista final?

R.

Hicimos el disco entero y quizá hubo un par más de riffs de guitarra que sobraron, pero son unos cachos, unos pedacitos que nunca terminamos. Esos iban en la línea electrónica, en una dirección muy diferente de lo que ya teníamos. El orden de las canciones fue muy importante ya que mi intención siempre fue que el disco se escuchara completo, como se hacía antes.

P.

¿A qué le atribuye la conexión musical que tiene con Shakira?

R.

¿Empatía tal vez? Yo nací en Nueva Orleans y mi familia se fue a vivir a Colombia cuando yo tenía 17 años. Para mí eso fue un cambio grande, tocaba guitarra y escribía sin uniformidad. Ahora pienso que siempre hubo necesidad de una conexión musical diferente a lo que había localmente y Shak fue eso exactamente. Shakira, por su lado, tenía 16 o 18 años, y también buscaba vehículo para sus ideas. Artísticamente somos muy compatibles. Yo me acuerdo la primera vez que le mostré los acordes de Vuelve, ella me miró y me dijo “¡Eso, soy yo!”, entonces, cuando todo fluye así, es mejor no cuestionárselo.

P.

Hay mucha gente que incluso en redes sociales pide que Shakira vuelva a la música que hizo en ‘Pies Descalzos’ y ‘¿Dónde están los ladrones?’…

R.

Eso ya fue en su momento; sin embargo, hay algunas razones genuinas para querer volver a esas canciones, pero tiene que traer otra perspectiva que lo revalorice, 25 años después ya se tiene otra madurez.

P.

Parece que Shakira le ha confiado a lo largo de su carrera algunas de las canciones más personales de su repertorio, como ’23’ de su disco homónimo y ‘Amarillo’ de ‘El Dorado’, por mencionar algunas, ¿a qué se debe eso?

R.

Nos conectan varias cosas. Tenemos una enorme empatía musical, como también una comunicación rápida. Yo confío mucho en el instinto musical de ella y creo que ella en el mío. Además son 25 años de amistad y lealtad a nuestra música.

P.

25 años después, ¿qué reflexión hace sobre ese trabajo en específico con Shakira?

R.

Pies Descalzos es un disco que se impuso en todos nosotros y en las generaciones del momento. En lo personal marca el comienzo de algo que nos duró toda la vida. Además, una gran amistad. Cuando haces algo sin restricciones y sin tener que cumplir con las expectativas de los demás, solo con lo que tú consideras, pues terminas creando un fenómeno original que te acompaña más tiempo. Llegas más lejos siempre cuando te tratas bien.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
Conoce más aquí

Más noticias de:

  • compositor
  • Fundación Pies Descalzos
  • Música y Cultura
  • Productores
  • Shakira
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web