El Heraldo
Michelle y Andrea Carolina Quintero Cantillo.
Magdalena

Rosa: cinco motivos para seguir luchando

“Mi hijo, que los vio morir, aún no se atreve a subir en un bus”, cuenta Rosa Cantillo, madre de dos víctimas de la tragedia.

Rosa Cantillo Carrillo y su esposo Édinson Quintero Sanabria no solo tienen colgadas en la pared de la sala de su casa las fotos de Michell y Andrea, sus hijas de 8 y 6 años, sino también la de Diomedes Díaz, el ídolo de las chiquillas.

Recuerdan que eran tan apegadas a la música del Cacique de La Junta que se aprendían sus canciones y las bailaban, aunque también eran fanáticas de la champeta.

Hoy, cuando honran sus memorias con ocasión del primer año de muertas, sus padres hacen sonar los temas musicales del artista porque sienten que de esta forma les están “rindiendo un alegre homenaje”.

“Esas niñas se aprendieron las canciones de los casetes y los CD que su papá traía de vez en cuando”, comenta Rosa. Mientras la mayoría de las madres del siniestro quedaron con deseos de no seguir viviendo, ella, de 30 años, sintió lo contrario. No perdió las ganas de vivir porque, pese a su dolor, tenía cinco motivos: Jesús, Edinson, Sebastián, Laura y Yurenis, sus otros hijos.

Asegura que el cambio de actitud que sí le produjo la muerte de Michell y Andrea es que ahora es más protectora con sus cinco pelaos. “A veces quisiera que no salieran a la calle”, confiesa.

Revela con preocupación que Edinson, el segundo de la familia, quien iba en el bus cuando se incendió y vio morir a sus hermanitas y a otros familiares, recibe ayuda sicológica, pues fue tan tremendo el impacto de hace un año que aún le da miedo montarse en carros. “Prefiere andar a pie o en moto”, afirma la madre.

La familia Quintero Carrillo  vive en el barrio Faustino Mojíca, en una casa que la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia les arregló. El Gobierno Nacional le regaló una vivienda en el barrio Los Rosales, pero por el momento no piensan mudarse.

“Quizás en diciembre, porque es que aquí en el Faustino están todos los recuerdos”, anota.

Para Rosa y su esposo el coraje está en que han seguido adelante cuando las fuerzas flaquean. 

Rosa Cantillo tiene colgadas sobre la pared del cuarto las muñecas de sus hijas Michell y Andrea Carolina. Foto: José Puente Sobrino.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.