Archivo particularHayalith junto a Daniel durante un paseo al Muelle de Puerto Colombia en el 2010.

 La relación que Hayalith Milena Colpas Ariza y Daniel Edgardo Ariza Sarmiento mantuvieron desde la infancia terminó en cuestión de segundos el pasado lunes, cuando a las 7:00 de la noche el joven tomó la fatal decisión de matar de dos tiros a la mujer para luego suicidarse.

 
La tragedia se  registró en el conjunto residencial La Castellana Campestre, situado en la Calle 104 No. 51B-154, barrio Altos del Parque, al norte de Barranquilla. Una hora antes, Daniel había tomado su turno como vigilante de la urbanización cuando llegó Hayalith a buscarlo.
 
Según un testigo, los dos conversaban en la entrada del establecimiento por lo que un compañero de trabajo de Sarmiento les pidió que entraran y así no molestar a los residentes que ingresaban.
 
Seguidamente se ubicaron en el área detrás de la recepción y empezaron a discutir.
 
“No pude escuchar lo que hablaban, pero sí me di cuenta que él le decía algo y ella ascendía la cabeza, como afirmando. En ese momento él empezó a enfadarse”.
 
De repente, Daniel tomó su arma de dotación y le propinó dos disparos a Hayalith: uno en el mentón y el otro en la cabeza. Luego se puso el arma en su sien derecha y haló el gatillo.
 
Consternación en Palmar. Hayalith, de 30 años, y Daniel de 31, se conocían desde la infancia. 
 
Eran primos políticos, vivían a una casa de diferencia  en la calle 15 con carrera 6, barrio Alfonso López de Palmar de Varela, y, según familiares, se habían declarado su amor desde la adolescencia. 
 
Por eso, los hechos han dejado consternados a ambas familias al igual que a la población del municipio en donde nacieron. 
 
“Todo lo hacían juntos, hasta estudiaron los dos en el Bachillerato Comercial de Palmar”, sostuvo una vecina.
 
De acuerdo a las versiones de allegados, Daniel prestó servicio en el Ejército durante varios años y luego estudió para ser soldado profesional en Bogotá, razón por la que los jóvenes se separaron. Hayalith tuvo otro novio, y hace cinco años, cuando Daniel regresó él se estableció con otra mujer. De esta relación nació una niña quien ya tiene tres años. 
 
“Donde hubo fuego...”. Pero pese a que ambos habían salido con otras personas, los dos terminaron volviendo. “Él se había separado de su mujer hace un año y Hayalith dejó al novio con el que ya tenía planes de casarse. Eso es así, pues donde hubo fuego cenizas quedan”, comentó otra vecina.
 
Se conoció que hace tres meses, se habían mudado los dos a un apartamento en Barranquilla. 
En el 2009, Hayalith se había graduado de terapeuta ocupacional en la Universidad Metropolitana y laboró en una empresa conocida como Hospital en Casa, disvirtuándose que se desempeñaba como empleada doméstica, según su familia. 
 
Desde hacía cuatro meses, Daniel había conseguido trabajo como vigilante en la empresa Burns. 
 
Familiares de la pareja aseguran que pese a que estaban viviendo juntos se habían separado desde hacía una semana.
 
Una versión indica que en la fatídica noche del lunes Hayalith se acercó al conjunto residencial para cobrarle una plata a Daniel, pese a que su hermana Leivis le había dicho que dejara las cosas así.
 
Ésta última recibió la trágica noticia mientras adelantaba un curso matrimonial en una iglesia. 
 
Daniel, a quien llamaban El Nene, era el mayor de tres hermanos, igual que Hayalith. Al conocer los hechos, Surji Sarmiento, su madre, no soportó la impresión y tuvo que ser internada en un centro médico. 
 
Por Jennifer Cabana
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.