Judicial | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
El Heraldo
Lola Salcedo se consideraba una lectora implacable y una amante del mar. También fue comentarista radial y editora periodística.
Archivo
Judicial

Adiós a Lola Salcedo, una “rebelde” del periodismo y la cultura

A los 70 años falleció en Puerto Colombia la destacada periodista y columnista. Estuvo a cargo del dosier que presentó el Carnaval ante la Unesco.

El mundo de la cultura y el periodismo en el Caribe colombiano está de luto por el fallecimiento de la periodista Dolores Salcedo Castañeda —más conocida como Lola Salcedo—, ocurrido este domingo en Puerto Colombia. Según la información preliminar entregada por las autoridades, Salcedo fue encontrada sin vida a las 8:40 a. m. y su muerte obedeció a una decisión personal.

En uno de sus últimos tuits (del 30 de diciembre), la mujer de 70 años había escrito: “Para más INRI, acabo este 2020 con tremenda moqueadera, encerrada en mi cuarto y deseando despertar mañana en otro planeta, otro plano espiritual, otra civilización: atenderán mi sueño allá arriba, donde deciden los destinos de los hombres cuando duermen?”.

Hija de Guillermo Castañeda, era miembro de una familia de hermanos periodistas: Rafael (ya fallecido), editor de AFP en París y de El Tiempo en el Caribe; y Guillotín, caricaturista residente en Miami.

La destacada columnista dominical, que escribió hasta el año pasado en las páginas de EL HERALDO,  tuvo por encargo de la Fundación Carnaval de Barranquilla la misión de liderar el equipo de investigación que durante 12 meses elaboró el dosier de 146 páginas que fue presentado a la Unesco para la declaratoria de la fiesta como Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad.

En su carrera participó de forma activa tanto en las redes sociales como en su ejercicio de estudiosa de la cultura, lo que la llevó a ser comentarista en programas de radio y asesora en temas de memoria en torno al Carnaval y el Barrio Abajo,  donde era muy apreciada. Precisamente, en el corazón de este barrio está ubicada la Casa del Carnaval, a cuya restauración contribuyó.

También fue editora general del Diario del Caribe en su época dorada. Escribió la novela Una pasión impresentable (1994), un retrato de la burguesía barranquillera narrado con “un estilo crudo, vivo y salpicado de humor”, como señala su reseña, en el contexto de la generación nacida en los años 50.

Una periodista rebelde

El periodista Juan Gossaín, amigo personal de Salcedo, recordó a EL HERALDO que ambos trabajaron juntos en los 70 cuando él era jefe de redacción y ella reportera encargada de cubrir temas cívicos y culturales.

“Las características de ella hablan por sí solas: fue la primera mujer periodista rebelde que yo conocí, de un gran carácter y personalidad. Era famosa en Barranquilla precisamente porque no se dejaba manipular ni de políticos, ni de gobernantes, ni de nadie”, declaró Gossaín.

Rafael Sarmiento Coley, periodista que trabajó con Salcedo en el desaparecido Diario del Caribe, recordó a su colega como una persona “muy intrépida”, que “siempre iba para adelante en la búsqueda de lo que quería”.

Sarmiento contó que en 1969, en un partido de semifinal del Junior en el Romelio Martínez, fue al estadio y entró en los camerinos para escribir una crónica. “Apenas entramos los jugadores dijeron que la sacaran, pero ella les empezó a hablar diciéndoles que ese tabú había que romperlo. Todos se pusieron las toallas y accedieron a hablar con ella, fue algo histórico, la primera mujer que entró al camerino y compartió con los jugadores”.

Mabel Morales, colega y amiga de la periodista, con voz quebrantada destacó el trabajo de Salcedo: “Siempre valoré su valentía, su decisión, su estilo, aun cuando no lo compartía. Estoy triste, por supuesto, pero estoy satisfecha de que Lola se fue haciendo lo que le gustaba”. Sobre su muerte expresó:  “Ella fue muy valiente. Últimamente se quejaba mucho. Lo de Lola es un llamado a valorarla como mujer y periodista, y también a no dejar a las personas solas, a ser solidarios. Si esa fue su decisión hay que respetarla y entender que el suicidio no es de gente cobarde”.

Otras reacciones tras su partida

Diferentes voces de la cultura local lamentaron a lo largo de este domingo el fallecimiento de Lola Salcedo.

Carla Celia, directora de la organización Carnaval de Barranquilla S. A. S., dijo a este medio que “Salcedo fue una gran cronista, periodista y comunicadora. Para nosotros desde el Carnaval de Barranquilla fue supremamente valiosa. Ella estuvo en el grupo de personas que gestionaron ante la Unesco en París la declaratoria de patrimonio cultural e inmaterial del mundo del Carnaval de Barranquilla. Lola tenía el saber, el sentir y el concepto de nuestro Carnaval”. La directora añadió que “desde lo profundo del alma” lamentaban “enormemente la partida de una persona maravillosa que aportó muchísimo a nuestro patrimonio cultural”.

Marcela Dávila, secretaria departamental de Cultura, manifestó en el mismo sentido que Salcedo “era una mujer apasionada y defensora de las tradiciones del Caribe, especialmente del Carnaval del Barranquilla, cuyas páginas del dosier presentado ante la Unesco atesoran su trabajo en torno a nuestra cultura. La patrimonialidad de la fiesta es, sin duda, un trabajo que defendió de principio a fin”.

A su turno, la secretaria de Cultura, Patrimonio y Turismo de B/quilla, María Teresa Fernández, manifestó: “Lamentamos la partida de Lola Salcedo, maestra del periodismo cultural, quien enriqueció y defendió nuestra tradición y patrimonio, con sus letras construyó ciudad e historia. Su legado siempre permanecerá vivo”.

Columna sobre la muerte

Salcedo se consideraba a sí misma una “lectora implacable y permanente, amante del mar, amiga firme y profesional vertical”. En su columna de EL HERALDO, casa editorial a la que estuvo vinculada desde los años 70 —y en la que publicó su última columna el 29 de marzo de 2020—, tocó múltiples temas (cultura, violencia patriarcal, igualdad, justicia), entre ellos reflexiones sobre la muerte y el “Derecho a morir como se quiera”, como tituló una columna del 1 de marzo de 2020. 

En la publicación discutió acerca de la eutanasia y señaló como “estrafalario, desfasado y muy injusto” que sean “los congresistas los designados por la ley para determinar cuándo y cómo es válido que alguien termine con su vida”.

En el primer párrafo escribió: “Morir dignamente significa a mi entender poder irse cuando se siente que ya está de más, o cuando la enfermedad lo aniquila y sabe que no hay vuelta atrás —aunque quede una supervivencia muy dura a punta de paliativos, jodido y jodiendo a los familiares—, o cuando ya ni uno mismo está confortable dentro de sí, por las razones que sean”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Cultura
  • fallecidos
  • investigacion
  • Muerte
  • periodista
  • Puerto Colombia
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web