El Heraldo
Trabajador en obra de construcción en Barranquilla. Josefina Villarreal
Economía

Manufactura y construcción en el Atlántico tienen un desafío con la productividad

En la segunda semana del retorno de dos sectores bajo los protocolos de bioseguridad, en Barranquilla Camacol Atlántico reporta que 31,9% de las obras se activaron. Empresas señalan que la masa de empleados volverá al 100% después de un mes. Activación de industria dependerá de la apertura de comercio.

Una semana después de autorizarse el regreso de la construcción  y la industria en el país, en Barranquilla y el Atlántico la fuerza laboral que mueve estos dos sectores sigue adaptándose a una nueva forma de trabajo. 

Los protocolos de bioseguridad para los empleados están exigiendo que la incorporación del personal sea a una baja velocidad y con efectos en la productividad.
“Estamos hablando que el retorno de esta manera, la productividad en el caso de mi empresa, que genera 29 empleos, me ha afectado un 15%”, dijo Juan Carlos Posse, fundador y gerente de El Zaque, pequeña empresa de productos textiles cerca de la Circunvalar.

Para la Asociación Colombiana de Micros, Pequeñas y Medianas Empresas, Acopi, en el Atlántico, afiliados de la industria señalan que el “inicio es de mucho cuidado”. 

Lea también: Camacol reporta más de 1.700 obras de construcción activas en el país

Rosmery Quintero, presidenta de Acopi, destacó que ha tenido reporte de afiliados que contaron la experiencia de aplicar los protocolos para la entrada, el consumo de alimentos, descanso y salida Señalan en Acopi que algunos casos la llegada del empleado no es uniforme, y el empleador tiene tener flexible en la salida, dependiendo del sitio donde vive el trabajador. Un empresario contó que están tratando de flexibilizar horarios e iniciar más temprano la jornada y cerrar más temprano. 

En la adquisición de materiales adicional, el cierre del comercio les disminuye las opciones. Sobre los toques de queda afecta al empleado que vive fuera de Barranquilla. “Los costos de transporte se duplicaron en aquellos que nosotros colocamos la movilización por efectos de los cupos en el bus. Se subieron los costos de los materiales y ha deformado los contratos suscritos antes de la COVID-19”.

Rosmery Quintero destacó que otro reporte muestra que el proceso es positivo porque empezaron a producir, aunque lento pero detiene la caída de su actividad. “Hay que aprender a convivir con esto”, indicaron. 

Algunas de las empresas que arrancaron bajo las nuevas reglas exigidas por el Gobierno señalan que las exigencias también han sido en costo e inversión.

Juan Carlos Posse dijo que, aunque no lo tomó con sorpresa las medidas, aprovechó para hacer nuevas adecuaciones en su planta que confecciona hamacas a dos turnos. Reformó baños, áreas administrativas,cambió las posiciones de las máquinas para cumplir con los protocolos. “Eso requiere tiempo y costos, se cambió la oficina. Fue una inversión que valió la pena entre $3 y 4 millones”.

Alfonso Botero, gerente de HB ingenieros civiles SAS, en cambio dijo que desde el 27 de abril está esperando respuesta del Distrito para iniciar actividades. “No he tenido respuesta. He escrito varios correos y sigo esperando. Mi comienzo no será con obras, pero necesito abrir oficina para ofrecer nuestros servicios y para ello necesito abrir oficina bajo los protocolos”.

Un pequeño industrial de Acopi dijo que no han recibido de la Alcaldía Soledad la aprobación para comenzar su actividad. “La socialización de los protocolos en la Alcaldía salió tarde y esta semana. Estamos esperando iniciar la próxima semana, pero no tenemos claro el dia, ni los clientes, y contratos a punto de firmarse se han dejado suspendido. La real activación va a ser muy lenta”, dijo el empresario a Rosmery Quintero.

 

Empleado de industria en Barranquilla. Cortesía

Antonio Castro, gerente de ACF SAS, prevé que el 1 de julio tendrán todo su personal empleado en las obras civiles y proyectos de construcción de viviendas de interés social abiertos, en Barranquilla y Soledad. 

“Hoy tenemos 196 trabajadores, de unos 700 que tenemos proyectados tener, con el protocolo y llenar registros. Hemos incorporado de a 50 trabajadores a las obras y cada semana otros 50, con las medidas de toma de temperatura, uso de elementos de bioseguridad al ingresar la obra. Paulatinamente vamos aumentando para que las obras sean ágiles. La productividad que hoy tenemos es del 50%”, indicó Castro. 

La aplicación de los protocolos en obras incluye también la implementación en el casino y en horarios de meriendas para los trabajadores. “Estimamos que en el presupuesto por cada trabajador son $140.000 pesos mensual para la dotación de protección biológica. E incluye en el protocolo una enfermera profesional más el equipo con el equipo de desinfección”, agregó Antonio Castro.

Para el gerente de la empresa constructora, que incorporará al mercado 2.000 nuevas soluciones de viviendas, los efectos de las medidas exigen disciplina para la producción y un cronograma que se ha extendido.  “Entregaremos uno de los proyectos en 2021 y estaba previsto para noviembre próximo. Este es un proceso muy riguroso pero para el bien y salud de todos”, indicó Castro.

El sector de la construcción reportó en el Atlántico que durante la primera semana de reactivación se han puesto en marcha el 31,9% de las obras civiles y proyectos, de los cuales previamente a su apertura, habían inscrito sus protocolos ante el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio y las alcaldías.

“Aproximadamente 7.000 empleados retornaron a sus labores. Fue una semana ardua, de realizar mucha pedagogía en cuanto al Covid-19, los nuevos controles en obras, medidas al salir y regresar a casa, importancia del autocuidado y no bajar la guardia”, dijo Jorge Segebre Berardinelli, presidente junta directiva de Camacol Atlántico.

Prodesa, empresa del sector de infraestructura y construcción, volvió a sus actividades desde el 1 de mayo con 274 empleados que cumplen protocolos de bioseguridad. La empresa desarrolla  proyectos: dos Soledad, 2 en Barranquilla y uno en Cartagena.

“El principal inconveniente que hemos encontrado es el de  volver a tener los grupos de trabajo completos; actualmente  tenemos bastante personal que se ausentó de las ciudades donde están las obras para pasar la cuarentena en sus ciudades de origen, y al no tener transporte intermunicipal no han podido regresar”, dijo  Roque Vergara Merlano, gerente regional de Prodesa.

El costo de los elementos de bioseguridad por persona  para Prodesa es de $105.000 mensual es, más los $9 millones en insumos como gel antibacterial, alcohol y  amonio cuaternario entre otros. 

 

Julián Domínguez, presidente e Confecámaras. Archivo

Preocupación de empresarios 

Acopi reportó que sus algunos de sus afiliados tienen preocupación por los  trabajadores que no estén laborando a la espera de la activación y respetando el aislamiento social, la mayoría viven en barrios de Soledad , Malambo y Sabanagrande que tienen casos positivos de la COVID-19.Por su parte, Juan Carlos Posse dijo que mientras el sector comercio no vuelva puede suspender contratos de trabajo. “Nada hago produciendo. Si el comercio no abre a quién se le vende”.

Encuesta a empresarios

De los sectores productivos activados en el país desde el 27 de abril, 3.061 empresarios  de 29 departamentos y 217 municipios consultados por las Cámaras de Comercio y coordinada por Confecámaras, indicaron a través  una encuesta digital que el 80%; es decir 2.448 entraron a operar o tiene intención de hacerlo en los próximos días una vez terminen de ajustar sus protocolos de bioseguridad.

En el sector de construcción el 35% de los empresarios que participó en la encuesta ya entró en operación y el 43% se encuentra ajustando los protocolos de bioseguridad.

En manufactura el 46% afirma que entró en operación y el 38% que se encuentra ajustando los protocolos de bioseguridad.

“Es muy positiva la decisión de subsidiar el 40% del salario mínimo de los trabajadores de las empresas formales que hayan disminuido un 20% de sus ventas. Asimismo, las cifras de esta encuesta reflejan que la hoja de ruta que ha trazado el Gobierno con la Apertura Inteligente y Progresiva de la economía está beneficiando y siendo aprovechada por el sector empresarial”, dijo Julián Domínguez, presidente de Confecámaras.

 

Trabajadores en obras civiles supervisadas por la ANI. Cortesía

Reporte de la ANI 

Entre los proyectos que retomaron actividades en la costa Caribe, de acuerdo a la Agencia Nacional de Infraestructura, están las obras civiles entre Cartagena-Barranquilla, Circunvalar de la Prosperidad, Ruta del Sol 3, Antioquia-Bolívar, Transversal de las Américas, Santa Marta-Riohacha-Paraguachón, Corredor Férreo Chiriguaná-Santa Marta, los aeropuertos Rafael Nuñez de Cartagena y  Ernesto Cortissoz de Barranquilla. 

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.