El Heraldo
Julián Gómez, quien falleció el pasado domingo en un accidente de tránsito. Cortesía
Deportes

“Lo más seguro era que Julián iba a ser un gran ciclista”, dice su tío

Duro testimonio de Guillermo Caicedo, quien dijo que el conductor de la mula los acosó mucho y eso puso nervioso al joven deportista.

Colombia se estremeció el pasado domingo por el sorpresivo deceso del niño Julián Gómez, de tan solo 13 años de edad, cuando se encontraba entrenando en su bicicleta en una carrera de Chía, Cundinamarca.

Este accidente, que sacudió al país por el choque fuerte que sufrió este joven deportista con una tractomula, ha causado el reproche de casi todo el pueblo colombiano, que ha lamentado el fallecimiento de este atleta que se volvió viral hace algunos años cuando le envió un conmovedor mensaje de felicitaciones a Egan Bernal cuando este ganó el Tour de Francia en 2019.

Quien acompañó a Julián en sus últimas horas de vida fue su tío, Guillermo Caicedo, que relató en el programa Hoy por Hoy, de Caracol Radio, cómo sucedió este hecho, que ha enlutado al país.

“Ayer (domingo) nos reunimos en la casa de ellos para irnos a entrenar por Chía. Lastimosamente por intolerancia de un conductor de mula, Julián quedó entre las llantas de ese vehículo”, señaló el familiar. 

“El conductor tenía otro carril para pasar, lástima no había más cámaras para que se vea que no debía acosarnos ni nada por el estilo. Él en su intolerancia nos acosó de tal forma que el niño se puso nervioso, perdió el equilibrio, se fue debajo de las llantas de la tractomula y luego falleció”, agregó.

Además, dijo que no iban por el carril de la ciclovía porque los ciclistas profesionales no pueden entrenar ahí, algo que les reclamó el conductor, el cual casi fue linchado, según Caicedo.

“Nosotros íbamos llegando a los reductores de velocidad y él nos pasó muy cerca, como a un metro. En los reductores el niño perdió el equilibrio y como él iba tan pegado pues el niño se fue de una entre las ruedas, Él se bajó de la mula gritando, que porque no íbamos nosotros por la ciclovía. Pero así no es, no es porque nosotros no íbamos por ahí él tiene el derecho de matar a una persona. Los ciclistas profesionales debemos entrenar en las carreteras, no hay otro modo”, comentó Guillermo.  

“Cuando se bajó a pelear, los ciclistas que estaban ahí lo empezaron a insultar, se tuvo que subir en el carro de nuevo, sin embargo, la gente le rompió los vidrios. Tuvo que llegar la policía y lo subió en una patrulla, porque lo iban a linchar”, añadió.

Por último, se refirió a cómo era su relación con su sobrino y que está seguro de que iba a ser un gran ciclista profesional.

“Él siempre estaba pendiente de preguntarme cosas de ciclismo, sobre cómo hacer tal cosa, sobre cómo entrenar. Estaba muy pendiente a la técnica, lo más seguro era que iba a ser un ciclista profesional muy bueno, porque era muy técnico”, manifestó.

“Él era buen estudiante, buena persona. Yo más que todo compartía era en la bicicleta con él, siempre me preguntaba cosas. La pasábamos muy bien, éramos parceros. Fue muy doloroso verlo entre esas llantas”, complementó.  

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.