El Heraldo
Eric Lira en una práctica de Junior. Cortesía
Deportes

“No me arrepiento de haber aceptado la oportunidad de Junior”: Eric Lira

El asistente técnico de Luis Amaranto Perea le contó a EL HERALDO su corta experiencia en el banco del cuadro rojiblanco.   

Aunque no duro mucho como asistente técnico de Junior, puesto que llegó a finales de junio y esta semana fue retirado de su cargo, tras la salida de Luis Amaranto Perea, el español Eric Lira, en conversación con EL HERALDO, señaló que se va “feliz por la experiencia adquirida” en el equipo.

Lira comentó algunas de las razones del por qué, según él, se cortó el ciclo del entrenador antioqueño en el equipo rojiblanco.

P.

¿Qué tal le pareció su experiencia en Junior?

R.

Lo he comentado varias veces con el cuerpo técnico y con mi pareja. Ha sido una experiencia muy corta, pero muy intensa, en la que pude conocer la idiosincrasia del fútbol colombiano y a un club muy grande como lo es Junior. He tenido a jugadores magníficos, que me han ayudado a transferir lo que uno trae de casa a esta realidad, que es distinta, por la manera de entender al futbolista, de entender el juego. Sin embargo, me ha enriquecido mucho como profesional y como persona.

P.

¿Cómo le pareció el equipo institucionalmente? ¿En qué debe mejorar?

R.

Yo pienso que el club trabaja muy bien. Vienen haciendo las cosas bien en las inferiores, en el Barranquilla, ya viene con una estructura de conectar la base con lo que es el primer equipo. Esto es paso a paso, no es un proceso que aparece de la noche a la mañana. En cuanto a la institución, mis palabras son muy positivas. El trato de todos los elementos a mi persona ha sido muy bueno, de inicio a fin, sobre todo en el final, que muchas veces no son favorables, pero en mi caso ha sido muy bueno. A nivel de mejorar, pienso que están en el camino, la clave es poder seguir juntando a los jóvenes con el primer equipo, para que eso le ayude a conseguir los objetivos que tiene, porque Junior es muy ambicioso. Sin esa llegada de jugadores, es más complejo. Nosotros teníamos jugadores que llevaban mucho en el equipo, de gran nivel y a eso hay que apostarle a futuro.

P.

Viene de un fútbol donde los clubes se destacan por tener grandes instalaciones deportivas. ¿Qué tal le pareció la sede deportiva de Junior?

R.

Las necesidades que tiene la sede deportiva, ya el club está al tanto de eso. He escuchado de buena mano que van a hacer lo necesario para mejorarla. Harán más canchas que permitan tener unidos al primer equipo, el segundo y a la sub-20, lo que es lo ideal, eso, como poner espacios para desarrollo audiovisual, aulas que generen espacio para que los futbolistas puedan estar más juntos, más cosas de interacciones y en el club lo tienen claro y lo que quieren hacer. Eso es lo que necesita la sede.

P.

Dejó muchas cosas atrás en España para venir a Barranquilla. ¿Se arrepiente de esa decisión?

R.

Ni mucho menos. Esa decisión que tomé la llevaba meditando hace tiempo. Mi sueño es vivir en la cancha. Lo he podido hacer en España, que es algo que me ha dado más conocimiento en el fútbol y que me da la experiencia para poder transmitirlo. Ese momento llegó, y, aunque solo fueron dos meses, sé que me ayudará en lo siguiente, que llegará pronto. No tengo nada de arrepentimiento.

P.

Usted no tuvo la oportunidad de hablar, ni cuando llegó, ni durante el tiempo que duró acá. Además, el club a nivel de comunicaciones tampoco mostró su trabajo y nosotros, que somos el enlace entre el equipo y la afición, no pudimos ir a entrenamientos por pandemia y por algunos caprichos del club, por lo que no hemos mostrado lo que vino a hacer. ¿Cuál era realmente su función? ¿Qué vino a aportarle al equipo?

R.

Eric Lira viene de la mano de Luis Amaranto, porque compartimos junto mucho tiempo en España. Él creía en mi persona para poder desarrollar el juego del equipo y a los individuos que lo componen. Mi función era desde el back office, muchas veces no se me veía, pero estaba ahí siempre. Se trabaja el desarrollo del plan de juego, el análisis de los partidos y el asesoramiento de qué hacer durante los partidos. Se hacía un análisis completo del equipo, de qué entrenar y cómo hacerlo en campo, también he llevado tareas en los entrenamientos, no me puedo quejar. Mi función ha sido desarrollar e intentar alcanzar el rendimiento a nivel de juego que nos llevase a conseguir los objetivos del club. El rendimiento, desde mi punto de vista, ha sido alto en muchos momentos del juego. Si al final solo nos basamos en que si el balón entra o no entra, pues es cierto, no ha entrado todas las veces en que merecimos, por las situaciones que hemos creado y por el final. Yo creo que el equipo ha crecido en rendimiento, pero es cierto que la regularidad es algo clave y nos ha costado tenerla. Con mi trabajo estoy satisfecho, con cosas para mejorar, pero contento.

P.

Apartándose de su rol de amigo y de compañero del profesor Amaranto, ¿usted cree que Junior debió, al menos, mantenerlo hasta final de semestre?

R.

Eso no es algo que yo pueda opinar, porque el que ve cómo está el proceso en cuanto a objetivos es el club. Yo lo que sí digo es que ha habido cosas que se han hecho bien. Luis, para mí, ha dejado cosas que van a prevalecer. El trabajo ha sido bueno, no puedo decir si debía seguir o no, lo digo no porque sea mi amigo, sino porque es un buen entrenador y de seguro el fútbol le brindará nuevas oportunidades.

P.

Desde su punto de vista, ¿qué considera que fue lo que afectó al equipo en este inicio de semestre?

R.

Aquí hay que contar que la situación inicial es de unas grandes bajas, tuvimos hasta 14 jugadores afuera, de mucho peso en el equipo. Muchas por sanciones, otras por covid. El gran grueso de la plantilla que tuvo continuidad en semestre pasado no se pudo tener. Al final el ajuste necesita tiempo. Eso no quiere decir que con los jugadores que hemos iniciado, anteriormente a mi llegada, no se hubiera trabajado, claro que sí, lo que pasa es que el fútbol, desde mi punto de vista, son relaciones y la utilización de las mismas y el que falte varios elementos, eso también altera mucho las formas y los comportamientos que hay en el juego. Los malos resultados son malos en cuanto número, pero en cuanto a situaciones de gol, las hubo.

P.

¿Considera que si la gente se hubiese enterado del contexto con el que el equipo comenzó el torneo le hubiesen tenido más paciencia?

R.

Es posible, porque ese escenario no es sencillo. No digo que sea la principal causa, porque hay más. Por ejemplo, se nos atragantó el hecho de generar delante de bloques bajos y penetrar con más eficacia el área rival. Al final todo eso está relacionado con que muchos jugadores estaban sanciones, con covid, que te hace ajustar comportamientos. Para mí es importante que la información de eso se sepa, porque el manejo de eso, con todas las adversidades, la gestión fue positiva. Intentamos hacer lo mejor posible. Contra Libertad pasan cosas muy poco usuales, con situaciones de gol que tuvieron ellos que no se repiten en un mismo partido. En la vuelta hicimos un gran partido, lo que se planteó fue efectivo, nos faltó meter el gol, fallamos un penal y erramos otras. Seguro que hay muchas cosas para ser mejores, pero el panorama que había tampoco ha sido sencillo. Con lo que había, el equipo ha rendido.

P.

Haciendo una evaluación, ¿este proceso se corta 100% por el cuerpo técnico, o hay una culpa divida con los jugadores?

R.

Siempre al final el máximo responsable es el cuerpo técnico. El hecho de encontrar ese pequeño punto que nos llevara a conseguir la victoria, no lo hicimos, por diversos motivos. El jugador tiene responsabilidad también, porque, dentro de su función, debe intentar aportar al equipo lo que se le pide, eso sí, pienso que lo han intentado, se han esforzado, desde mi punto de vista he tenido una relación abierta con ellos, que escuchan y quieren mejorar. Tal vez están acostumbrados a otras cosas y deben ajustarse a la realidad, pero eso es trabajo de nosotros.

P.

Un tema que fue polémico fue lo del asado con las cervezas, algo que Amaranto confirmó. ¿Qué opina sobre este episodio?

R.

Al final es un asado. La función de eso, tanto aquí, como en España, es un acto socio afectivo, que busca unir, generar confianza en un momento delicado que teníamos. Desde mi punto de vista es una situación como cualquier otra que se puede hacer. Lo que sí es cierto es que aparecen esas imágenes que pueden ser malinterpretadas, pero creo que esas cosas siempre suman, lo único que resto fue el revuelo que causó. En esa acción fue un momento para hablar y conocer más a los futbolistas, algo que yo le doy muy importancia.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.