El Heraldo
Nabil Crismatt Abuchaibe durante su debut en Grandes Ligas con los Cardenales de San Luis.
Deportes

En video | Así fue el auspicioso debut de Nabil Crismatt en Grandes Ligas

El pitcher barranquillero se estrenó este lunes en la derrota de Cardenales 5-4 ante Cachorros. Lanzó un inning y no toleró carreras. Dos ponches.

Cumplió con el trabajo. No se amilanó, no se asustó, no defraudó. El colombiano Nabil Crismatt Abuchaibe se subió al montículo con carácter y confianza, lanzó un episodio completo y redondeó por fin su sueño de jugar en las Grandes Ligas, en el segundo partido de la doble cartelera que disputaron los Cardenales de San Luis y los Cachorros de Chicago, este lunes en el Wrigley Field, de la ciudad del estado de Illinois.

Los pájaros rojos se impusieron en el primer duelo (en la tarde) por pizarra de 3-1 y cayeron en el segundo (ya en la noche) por 5-4.

En el último choque, en la parte alta del séptimo, Crismatt se subió a la lomita de los suspiros, sintió lo que significa lanzar en Las Mayores  y sacó lo que todo pitcher quiere, el cero. El barranquillero solo recibió un hit, concedió una base por bolas intencional y propinó dos ponches. Nada mal para empezar.

Crismatt se estrenó en la Gran Carpa en reemplazo de Tyler Webb, quien cargó con la derrota al no sostener la ventaja de 4-2 que ostentaban los Cardenales hasta la parte baja del sexto y permitir las tres carreras con las que Cachorros remontaron y terminaron ganando el juego.

Mike Shildt, mánager de San Luis, decidió usar seis serpentineros, entre ellos Nabil Crismatt, a quien le dio la bola en el último acto, el séptimo (los duelos de doble cartelera durante la pandemia se juegan a solo siete episodios y no nueve).

Con su barba poblada y su melena controlada en la gorra, Crismatt empezó a calentar el brazo mientras aparecía en la caja de bateo su primer oponente, el primera base Anthony Rizzo.      

Total seriedad y ojos bien abiertos para atender claramente las señas del receptor Andrew Knizner. Su sueño de lanzarle a Yadier Molina (“Espero algún día tenerlo detrás del plato”) confesado en una entrevista publicada en EL HERALDO el pasado 19 de julio, todavía debe esperar porque el puertorriqueño se encuentra en lista de incapacitados tras dar positivo por covid-19.

Toma aire, levanta los brazos, se impulsa, envía la bola y… ¡Tac! Su primer lanzamiento, una curva de 73.6 millas por hora, fue respondido por Rizzo con una línea cerrada hacia el jardín derecho. Un doble bautizó el brazo diestro del currambero en Grandes Ligas.

Los Cachorros se pusieron bravos y amenazaban con más, pero Crismatt mostró su temple y los domó con un variado repertorio de lanzamientos. Primero ponchó a Javier Báez con un cambio de velocidad. ¡Strike tirándole del tercer bate e infielder puertorriqueño!

Luego le otorgó base por bolas intencional al cuarto en el turno ofensivo de Chicago, Kyle Schwarber, quien fue reemplazado por el corredor emergente Albert Almora. Así las cosas, con dos hombres en circulación, Rizzo en la intermedia y el recién ingresado en la inicial, Crismatt se arregló su gorra y encaró al bateador designado, el venezolano Willson Contreras.

Después de ver pasar una bola rápida, de 90 mph, por la zona de strike, Contreras le hizo swing al segundo lanzamiento y despachó un batazo hacia la tercera que el antesalista Matt Carpenter capturó y lanzó al segunda base Kolten Wong para forzar out de Almora.

Con Contreras anclado en primera y Rizzo en la tercera, Nabil Crismatt sacó la casta y a punta de curvas puso a Ian Happ a abanicar la brisa. El jardinero cayó en el engaño y se ponchó azotando solo al viento.

El colombiano festejó dichoso su estupenda labor, aunque no tanto como su papá (ver nota aparte sobre el video que muestra al padre de Nabil Crismatt celebrando el ponche a Happ). Empleó solo 13 lanzamientos, de los cuales nueve fueron strikes. 

Al final, los Cardenales no pudieron igualar la pizarra y los Cachorros, donde juega el colombiano José Quintana, que de seguro estaba orgulloso por la labor de Crismatt, salieron victoriosos.  

Dan Winkler, que lanzó una entrada, se alzó con el triunfo, mientras que Jeremy Jeffress se anotó salvado.

El duelo entre San Luis y Chicago se repetirá este martes, a partir de las 7:15 p.m.

El llamado se oficializó

La entrada de Crismatt al roster principal de Cardenales se oficializó este mismo lunes. El barranquillero llegó en reemplazo del mexicano estadounidense Roel Ramírez, quien pasó al campo de entrenamiento alternativo.

Roel Ramírez cedió cuatro jonrones consecutivos en su debut durante el partido que los Cardenales perdieron 7-2 frente a los Medias Blancas de Chicago, el domingo pasado. Así se convirtió en el primer lanzador en la historia de Las Mayores que permite esa racha adversa.

Segundo pitcher barranquillero

Crismatt es el segundo serpentinero barranquillero en debutar esta temporada y en toda la historia en Las Mayores tras la aparición de Luis Patiño con los Padres de San Diego.

Los dos ven con admiración a José Quintana, quien nació en Bolívar, pero creció y se hizo pitcher en la capital del Atlántico.

El pasado noviembre, Crismatt, de 25 años, llegó a la organización de los Cardenales después de haber pasado ocho temporadas entre las de los Mets de Nueva York y los Marineros de Seattle. Desde hace rato viene luchando por este sueño que este lunes 17 agosto ha hecho realidad.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Te puede interesar:

DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.