La herencia musical de los Strauss vibra en Barranquilla

La Orquesta Original de los Valses Vieneses ofreció la noche de este miércoles un destacado concierto en el Coliseo de los Fundadores de la Universidad del Norte.  

Cortesía Uninorte
El tenor Vincent Schirrmacher cantando a dúo con la soprano Marcela Cerno. Cortesía Uninorte
Más contenidos
Cultura

La Orquesta Original de los Valses Vieneses ofreció la noche de este miércoles un destacado concierto en el Coliseo de los Fundadores de la Universidad del Norte.  

Es cierto que los sonidos además de sonidos tienen —entre muchos otros matices que podríamos imaginar en una sola acción contemplativa— forma, duración y color.

Toda la música, como experiencia del tiempo, se introduce en este, en la materia y en lo que vemos más allá de la vista. Surge, en el corazón del espectador, como un momento irrepetible; pero, a la vez, como un instante que va y viene, pendular, que el espectador, oyente y doliente de la forma, la duración o el color de los sonidos, anhela reencontrar en una especie de “otra vez” genealógico, que siempre está en movimiento.

Que la música, a pesar del tiempo (a pesar de las dinastías y las muertes y las guerras), se repita en uno es una alegría y —quizá también— un sufrimiento. En ambos casos constituye un motivo de celebración, o bien, de extrañamiento por los efectos producidos.

La noche del pasado miércoles, en el Coliseo de Los Fundadores de la Universidad del Norte, los espectadores asistimos a una variada muestra de lo ya conocido, pero conocido como ‘lejano’ en el tiempo. La Original Wiener Strauss Capelle interpretó, acercándonos a ellas, las partituras más notables de los músicos de la parentela de los Strauss, encabezado el repertorio por las piezas de Johann Strauss hijo, el más célebre de la dinastía luego de haber legado el “himno nacional no-oficial de Austria”, el vals “El Danubio Azul”, que popularmente suena en las bodas o  en la película 2001: Odisea del espacio, de Kubrick.

En las casi dos horas con un intermedio de quince minutos que duró la programación, la Orquesta dirigida por el alemán residente en Viena, Rainer Roos, interpretó, entre muchas otras, la obertura “El murciélago”, de Johann S., las polkas rápidas “Debajo de truenos y rayos” y “Charlando”, además de los ballets “Rosas del sur” y “CAN CAN”, este último del compositor de origen judeo-alemán y nacionalizado francés Jacques Offenbach, creador de la llamada opereta moderna.

La mayoría de las composiciones que sonaron son parte del legado Strauss: de un total de dieciséis, doce eran de Johann, dos de Joseph, una de Eduard (hermanos todos), otra de Oscar Strauss (también vienés, pero sin ninguna relación con la familia) y la última (“La marcha de Radetzky”) de Johann Strauss padre, creador y director de la Johann Strauss Capelle, orquesta que, en 1977, fue reeditada casi un siglo después por músicos que cosecharon méritos tanto en Austria como en el exterior.

De esa vibrante tradición se desprende la Orquesta que, vestida con el atuendo tradicional (sacoleva roja y pantalón blanco), fue largamente ovacionada por el público del Coliseo.

El conjunto formado por violines, contrabajo, violas, trompetas, trombón, flautas, oboe, cornos, clarinetes, violonchelo, etcétera, estuvo brillantemente acompañado por los bailarines checos Zuzana Fikrova y Vladimir Snizek, quienes asimismo vestían a la moda de la época austriaca del siglo XIX.

Por otra parte, las interpretaciones del tenor Vincent Schirrmacher y la soprano Marcela Cerno, tanto en dúo como individual, fueron ampliamente celebradas por el público, y dieron una especial intensidad al concierto, que tuvo momentos de calma, risa (durante los juegos o la interacción del director con el público), brillo y mucha fuerza.

La Orquesta entera logró acercar a los asistentes las partitura originales de los Strauss, por lo que cabe pensar que su lejanía de siglos (el padre, primer músico reconocido de la parentela, nace y muere en 1804-1849) es tan solo cronológica, y que en el tiempo de la música seguimos reconociéndonos más allá del lugar o el devenir histórico.

Por *Kirvin Larios

Los bailarines danzan el vals ‘El danubio azul’.
Los bailarines danzan el vals ‘El danubio azul’.

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Cultura
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web