El Heraldo
Luis Arévalo, un migrante de Venezuela, se sienta en la parte trasera de una camioneta con el ataúd donde está el cuerpo de su hermana Luisana, en Riohacha. Cortesía Nicolò Filippo Rosso
Colombia

La migración venezolana enfocada por un italiano

Nicolò Filippo Rosso viene registrando con su cámara el drama humanitario que genera el tránsito de venezolanos por los pasos fronterizos en Colombia.

Sobre el plafón de una camioneta Luis Arévalo transporta el cadáver de su hermana, Luisana. Murió asfixiada dentro de un carro que la transportaba ilegalmente desde Venezuela. Otro compañero de travesía también fue víctima del calor extremo del desierto, de la falta de controles, de la delincuencia que se lucra de la desgracia.

Migrantes siguen un camino para ingresar ilegalmente a Colombia, cerca de Villa del Rosario, en Norte de Santander. 9 de octubre de 2018. Cortesía Nicolò Filippo Rosso

Con la cabeza apoyada sobre el ataúd, Luis espera la llegada de su madre desde el vecino país. Está en el Parque Cementerio Gente Como Uno, a las afueras de Riohacha. Allí yacen los cuerpos de cientos de sus compatriotas, muchos de ellos niños. La tragedia de los migrantes.

Migrantes venezolanos esperan en fila para una comida gratis en una organización benéfica de la iglesia, en Villa del Rosario. 25 de junio de 2018. Cortesía Nicolò Filippo Rosso

Detrás de él está el fotógrafo italiano Nicolò Filippo Rosso. Registra el momento en una imagen que después edita en blanco y negro para “eliminar las distracciones que el color revela”.

También para acercar más al que la vea a la emocionalidad de un problema mundial más allá de las nacionalidades, de los continentes.

Los migrantes se sientan en un camión en el municipio fronterizo de Paraguachón, La Guajira, Colombia. Esperando un viaje a la ciudad principal de Maicao. 11 de agosto de 2018. Cortesía Nicolò Filippo Rosso

El trabajo de Nicolò se puede apreciar mejor en su página http://nicolofilipporosso.com/stories o en su cuenta de Instagram @nico.filipporosso.

Una niña pide dinero en una calle de Bogotá. 31 de octubre de 2018. Cortesía Nicolò Filippo Rosso

Cuenta que llegó a Colombia por primera vez en 2011, después volvió en 2014 y 2015, siempre seducido por los misterios del yagé o ayahuasca, que resguardaba la etnia indígena Kamëntsá en el Putumayo.

Hasta ese momento era graduado en Literatura y la fotografía era solo un hobby para el joven nacido en Busca, un pequeño poblado cerca de Turín.

Frankilina Epiayu, una partera wayuu, soba el vientre de una mujer venezolana embarazada en Uribia, La Guajira. 5 de julio de 2019. Cortesía Nicolò Filippo Rosso

Pero fue hasta 2016 cuando empezó un proyecto fotográfico en La Guajira, donde aún documenta las consecuencias que deja la extracción del carbón en ese territorio y en la etnia wayuu.

“Ahí me sumergí profundamente en la fotografía”, recuerda. Agrega: “En ese año me comenzaron a llegar encargos de varios medios internacionales. Poco a poco se fue expandiendo mi trabajo. En 2018 tenía varios sobre la migración venezolana de medios de comunicación en Europa y Estados Unidos (The Washington Post, Bloomberg) que duraban solo días, entonces me quedaba un poco con la frustración de que en poco tiempo no alcanzaba a resolver la narrativa y hasta entender una situación. Ahí decidí empezar a trabajar este tema de manera personal, pasaba semanas, incluso meses en las principales áreas de frontera, en las rutas migratorias, documentando la situación de los migrantes, incluso en Bogotá, donde estaba viviendo en ese tiempo”.

Los migrantes se amontonan en un camión cerca de la frontera, a la entrada de un cruce ilegal en La Guajira. Paraguachón, 6 de julio de 2018. Cortesía Nicolò Filippo Rosso

Este trabajo se convirtió en Exodus, uno de los cuatro especiales que Nicolò le presenta al planeta en su página web, junto a Forgotten in Dust, People of Yagè y Transgender's life. El fotógrafo es uno de los grandes invitados este año de Fotomaratón Mira al Centro.

Niños venezolanos sostienen botellas para llenar con agua, y hacen fila para recibir una comida de una ONG en Paraguachón. 10 de agosto de 2019. Cortesía Nicolò Filippo Rosso
Un migrante venezolano acusado de robo es arrestado por la policía en Maicao. La pobreza y las precarias condiciones de vida en los asentamientos de migrantes y las calles de las ciudades fronterizas empujan a algunos a adoptar estrategias de supervivencia delictivas. 15 de agosto de 2018. Cortesía Nicolò Filippo Rosso
Un grupo de jóvenes conocidos como “Los caminantes” van por las carreteras andinas a lo largo de la ruta migratoria que conecta Pamplona y Bucaramanga. Su objetivo es Perú. 11 de octubre de 2018. Cortesía Nicolò Filippo Rosso
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.