Colombia | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
José Manuel Restrepo, ministro de Comercio, Industria y Turismo.
Archivo
Colombia

“Esta gran incertidumbre se puede enfrentar con esperanza”: Mincomercio

La nueva realidad está dejando una sociedad más solidaria y consciente de la vida.

José Manuel Restrepo, ministro de Comercio, Industria y Turismo, economista bogotano, ex rector de la Universidad del Rosario y del Colegio de Estudios Superiores de Administración, CESA, evalúa el impacto del cierre de los sectores productivos por la COVID-19 y anticipa posibles escenarios de recuperación económica. Asegura que esta crisis, que renovó la educación, está enseñando nuevos caminos como el teletrabajo y el comercio electrónico.

P.

¿Qué pasa hoy en los sectores comercio e industria?

R.

Llevamos dos meses en aislamiento. Hace dos semanas reactivamos algo de comercio al por mayor y una tercera parte de la industria. Al principio funcionamos a una capacidad de un 40% con los sectores básicos de agro, alimentos, medicamentos, servicios hospitalarios y luego, confecciones. Hoy se está operando entre 70 y 80%, pero es un proceso que no se está dando en condiciones normales porque el aislamiento sigue y la capacidad de compra es limitada. Hay un escenario de choque de oferta y de demanda simultáneamente, lo que genera una menor capacidad productiva. 

P.

¿Cómo se está manifestando el impacto del confinamiento?

R.

El cierre ya se refleja en las cifras de crecimiento del primer trimestre, aunque Colombia crece a una tasa superior al grueso de los países de América Latina. En marzo, tuvimos menos de dos semanas de aislamiento y la caída del sector de comercio interno fue de más del 12%; en el sector de industria, de más del 10% y en el comercio internacional, de aquí al cierre del año, las exportaciones no minero-energéticas pueden estar cayendo entre 9 y 10%. Abril y mayo serán muy difíciles en crecimiento y empleo. La única salida es empezar a construir una recuperación de la actividad productiva en forma de V, de la victoria. Caemos, como está sucediendo en todo el mundo, pero es importante reactivar rápidamente sectores económicos para que Colombia tenga ritmo de crecimiento y en 2021, ojalá, crezca por encima del 3%.

P.

¿Reactivación en V?

R.

Se puede crecer en forma de L o U, con una reactivación muy lenta; o en forma de W, donde se cae, crece y vuelve a caer y crecer. En V de victoria, significa que a pesar de que caemos muy fuerte, nos podemos recuperar rápidamente. Para eso, se necesita primero, reactivar oferta; segundo, reactivar demanda y tercero, cuidar del mercado. Es decir, recuperar rápidamente sectores jalonadores de la economía, como infraestructura y vivienda. También es momento de fortalecer la industria nacional, reindustrializarnos, especialmente en sectores como alimentos procesados, que tiene oportunidades en el mercado externo, o el farmacéutico y el de la biotecnología en salud y confecciones con vocación internacional. Esta coyuntura puede servir para formalizar microempresa y fortalecer la estrategia de comercio electrónico para caminar hacia una economía que use menos el efectivo.

P.

¿Abrir mercado externo?

R.

Hay que aprovechar que el presidente Duque va a ser presidente pro tempore de la Alianza del Pacífico, de la CAN y de Prosur. Ese liderazgo en las tres instancias puede ser una oportunidad para construir cadenas de valor regional con micro, pequeña y mediana empresa.

P.

¿Cómo se vivió el cierre en el primer momento?

R.

Hubo de todo. Alguien dijo, por ejemplo, que si ya había 10, 20 o 100 infectados, ¿para qué se iba a cerrar la economía? Pero no se podía correr el riesgo de enfrentar los dramas que estaban viviendo en Europa. Otros reconocieron de inmediato que la situación ameritaba anticiparse a lo peor de la crisis y también hubo sectores, como el de los bares y discotecas, que decidieron cerrar por convicción propia. Desde entonces se ha venido cosechando un sentimiento de responsabilidad, entendiendo que es igual de importante generar ingresos y dinámica productiva, como cuidar de la vida de los ciudadanos, entre ellos los trabajadores. 

P.

¿Le generó angustia?

R.

Uno de los momentos más difíciles fue cuando el presidente Duque me dijo, tenemos que cerrar vuelos internacionales. Yo me enfrenté a un gran dilema porque el turismo era el sector récord de la economía colombiana, tanto en número de visitantes extranjeros como en ocupación. Enero y febrero fueron meses increíbles. El cierre de esos vuelos y de cruceros me generó una enorme preocupación porque sabía que el sector se iba a caer a ceros. Poco a poco entendí que era necesario recorrer este camino de aislamientos que ha generado, y lo seguirá haciendo, una enorme presión sobre el sector empresarial, especialmente el de los microempresarios y los pequeños empresarios. Sin vida no hay economía, pero sin economía tampoco va a haber vida porque no habrá recursos suficientes para la salud. Hay que lograr ese equilibrio, teniendo como centro la vida, pero reactivando los sectores productivos en la medida de las posibilidades. 

P.

¿Qué es más difícil, cerrar o abrir?

R.

No tengo dudas. Abrir es más complicado porque estamos enfrentados a una serie de dilemas que hay que saber superar, entre ellos, las preocupaciones del empresario y de los ciudadanos en general. Lo más difícil del aislamiento, a juicio de muchos, no fue entrar en él, a pesar de las implicaciones económicas, sino salir y empezar a generar la conciencia que nada será igual a cuando todo comenzó. ‘Poscovid’ es distinto de ‘Precovid’ porque hay que aprender a vivir con una nueva realidad, que es la de bioseguridad, la disciplina en el uso de los elementos de protección, la responsabilidad que tienen los empresarios sobre el impacto de sus trabajadores en los sistemas de transporte masivo y cómo coadyuvamos a solucionar ese desafío.

P.

¿Cuáles han sido los criterios para decidir la reapertura de sectores?

R.

Hay dos equipos que toman decisiones. El del Ministro de Salud con científicos, virólogos, infectólogos y epidemiólogos, entre otros, que evalúa una serie de variables para cada ciudad representativa y para todo el país, como tasa de contagios, letalidad, uso de transporte masivo, entre otras. Ellos ofrecen sus recomendaciones para reactivar sectores. El otro equipo, de corte técnico, lo integran Planeación Nacional y los ministerios económicos que consideran otras variables. En nuestro caso, analizamos cada subsector de la economía frente a su riesgo de contagio, impacto en empleo y en el Producto Interno Bruto, en la atención básica de necesidades, en el uso o no de teletrabajo y en cómo se encadenan con otros sectores. Así, cruzando datos y con base en estos criterio, se hace una tabla de entrada a la actividad productiva de manera gradual. 

P.

¿Pero para qué arrancar con la industria si no había comercio?

R.

Muchos cuestionaron esa decisión. Lo entiendo, nadie es tan tonto para saber que la industria sin comercio queda a medias. Pero no se podía abrir comercio en ese momento porque su impacto en salud era mayor. Luego de una parte de la industria, se reactivó comercio al por mayor y más industria. Ahora a partir de mañana, se permite la reapertura de locales comerciales, el resto de la industria y algunos servicios, bajo el criterio de los alcaldes.

P.

Mucha gente ya se quebró, así pueda hacerlo no va a abrir. ¿Cómo se les apoyará?

R.

Nosotros seguimos en una fase de mitigación, en la que hemos tenidos tres preocupaciones desde la perspectiva económica. Primero, cómo fortalecer el sistema de salud. Segundo, cómo lograr aprovisionamiento de bienes básicos para que la población más vulnerable tuviera acceso a recursos para conseguir alimentos, productos agropecuarios, medicamentos y artículos de aseo e higiene. También se han tomado medidas de comercio muy atípicas como restringir exportaciones de tapabocas y de elementos de aseo porque se necesitaban y se intervinieron precios. Y el tercer capítulo, es el de sostener el empleo para llegar al microempresario con decisiones de posponer pagos de impuesto y registros y habilitar líneas de créditos. Además, están los subsidios a la nómina y el pago del 50% de la prima. Todos los días van apareciendo necesidades de mitigación, se toman acciones y a pesar de eso, habrá empresas afectadas y con problemas. Por eso, hay que seguir reiniciando.

P.

¿Qué significa eso?

R.

Reiniciar de manera prudente y ordenada, garantizando vida productiva, sin que afecte las cifras de la pandemia, es decir, su comportamiento. Claramente si hay reactivación de las actividades económicas, habrá aumento en el número de infectados. Por eso, ha sido fundamental el aislamiento para prepararnos porque, como toda infección, esta también seguirá creciendo. 

P.

¿Cuándo habrá reactivación de restaurantes?

R.

Hemos avanzado en armar los protocolos de bioseguridad para garantizar distanciamiento físico, toma de temperatura a la entrada, nuevo manejo de cubiertos y platos, de preparación de la comida y de realizar el pago. Es posible ir reabriendo restaurantes con el debido cuidado, pero se necesita el visto bueno del Ministerio de Salud. Un primer paso es poner en marcha planes piloto de este sector para conocer cómo se comportan y cómo puedan operar con restricciones de aforo. Sin embargo, hay que encontrar el camino para llegar a un aislamiento con algo de vida social, que no es el modelo actual, antes de anunciar su reapertura.

P.

¿Y el sector hotelero?

R.

Este sector, como el turismo, tiene dos requisitos para activarse. Uno, es el transporte terrestre y el transporte aéreo nacional e internacional. Hay una buena noticia para el regreso de los vuelos internacionales a partir del 1 de septiembre y estos sectores ya están trabajando en protocolos de bioseguridad. El segundo requisito es cómo generarle confianza al turista y para eso se lanzó, con la Organización Mundial del Turismo, un certificado de bioseguridad turística para enviar ese mensaje. Se requerirán medidas adicionales de mitigación porque este sector tendrá una mayor demora en el arranque formal. Por ejemplo, se pueden crear líneas de crédito adicionales a más largo plazo e incentivos tributarios con Hacienda en temas de IVA de alojamientos o de tiquetes nacionales.

P.

¿Usted es optimista?

R.

Colombia ha tenido un sello, que ha definido su carácter, y es la resiliencia. A pesar de las difíciles circunstancias de la violencia y el narcotráfico, en sus años más duros, el país crecía. Eso también se se debe a la gran capacidad de trabajo de su gente. Creo firmemente en que esos activos tan poderosos, que no los tienen la gran mayoría de las naciones del mundo, nos van a permitir superar la pandemia. Veo luz al final del túnel, siento que hay esperanza y que se puede construir, con resiliencia y berraquera, el camino de la recuperación económica. 

P.

¿Y cuándo será?

R.

No será este año, que tendrá un mal comportamiento; pero sí podríamos soñar con que la recuperación arrancaría, en una primera etapa, en el tercer trimestre, y otra, en el cuarto trimestre. El 2021 tiene que ser el año de la recuperación económica para volver a crecer casi al mismo ritmo de antes de la pandemia. La clave no solo está en los sectores que jalonan el crecimiento, sino en la gente. Tenemos que mostrar y  con qué salir adelante. Como el teletrabajo, hay elementos de la nueva realidad que llegaron para quedarse, como una humanidad más consciente de la vida misma y de ser solidarios. No caritativos, sino solidarios para contribuir con quienes están afrontando situaciones muy difíciles de cara a la pandemia. Es momento de ayudar y acompañar

La recuperación económica

El Caribe, y puntualmente el Atlántico, tienen que ser las plataformas más importantes del país para copar mercados internacionales y deben empezar a verse con ambición. Convertirse en un puerto de apertura al comercio internacional y de desarrollo de zonas libres en materia industrial porque son la entrada de Colombia al mundo entero.

Deben ser plataformas para el desarrollo de industrias innovadoras porque hay una gran oportunidad. El Atlántico tiene enormes fortalezas en materia de educación superior y debe aprovecharlas para impulsar polos de desarrollo exportadores de servicios basados en conocimiento, como producción de software y tecnología.

Es un momento clave para hacer relocalización empresarial, y las agencias de promoción internacional deben activarse, de la mano de ProColombia, para atraer inversión que hoy puede estar en Asia y quiera venir al país para exportar a Estados Unidos, por ejemplo.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más noticias de:

  • Ministerio de salud
  • sistema de salud
  • alianza del pacífico
  • universidad del rosario
  • septiembre
  • COVID-19
  • Abril
  • El Mundo
  • El País
  • caribe
  • colombiana
  • Economía colombiana
  • acceso
  • Colombia
  • colombia crece
  • Transporte aéreo
  • Atlántico
  • Acciones
  • final
  • trabajo
  • internacional
  • Nacional
  • Infraestructura
  • Mundial
  • menor
  • Agro
  • Pacífico
  • asia
  • Europa
  • Aislamiento
  • Puerto
  • alcaldes
  • Van
  • alimentos
  • capacidad
  • Rosario
  • mercado
  • América
  • américa latina
  • manuel
  • todo
  • Salud
  • Vida
  • Estados Unidos
  • industria
  • restaurantes
  • aumento
  • iva
  • desarrollo
  • Narcotráfico
  • Bares
  • Mundo
  • ciudad
  • modelo
  • discotecas
  • piloto
  • bienes
  • medicamentos
  • Empleo
  • Economía
  • esperanza
  • Recuperación económica
  • producción
  • Comercio electrónico
  • Educación
  • educación superior
  • Comercio
  • marcha
  • CAN
  • ESE
  • corte
  • Trabajadores
  • estudios
  • estudios superiores
  • científicos
  • cifras
  • Duque
  • colegio
  • comida
  • Técnico
  • vivienda
  • condiciones
  • confecciones
  • empresarial
  • túnel
  • Producto Interno Bruto
  • Turismo
  • Cruceros
  • empresa
  • crecimiento
  • decisión
  • demanda
  • Transporte
  • transporte masivo
  • Violencia
  • efectivo
  • ritmo
  • presidente
  • embargo
  • empresario
  • empresarios
  • empresas
  • teletrabajo
  • hacienda
  • etapa
  • exportaciones
  • inversión
  • Gente
  • Sector hotelero
  • Pandemia
  • Impuesto
  • Juicio
  • Liderazgo
  • medias
  • Mincomercio
  • turista
  • pagos
  • perspectiva
  • plataformas
  • Población
  • Podemos
  • Prima
  • Proceso
  • Procolombia
  • Prosur
  • reapertura
  • recomendaciones
  • recuperación
  • Resiliencia
  • restricciones
  • subsidios
  • sectores
  • tapabocas
COVID-19 🔴 3.721 nuevos contagios y 122 fallecidos 🔴 Los nuevos casos se dieron en Bogotá (1286) 🔺 Barranquilla (533) 🔺 Cartagena (328) 🔺 Antioquia (315) 🔺 Atlántico (312) 🔺 Nariño (189) 🔺 Valle (183) 🔺 Sucre (142) 🔺 Cundinamarca (56) 🔺 Santander (48) 🔺 Chocó (35) 🔺 Córdoba (33) 🔺 Cesar (32) 🔺 Bolívar (31) 🔺 Amazonas (29) 🔺 Tolima (28) 🔺 Cauca (23) 🔺 Guajira (22) 🔺 Magdalena (20) 🔺 Santa Marta (19) 🔺 Meta (16) 🔺 Norte de Santander (16) 🔺 Boyacá (13) 🔺 Huila (6) 🔺 Risaralda (3) 🔺 Casanare (2) 🔺 Caquetá (1) 🔺 Putumayo (2) 🔴 X
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web