El Heraldo
Opinión

Corrupción en Colombia

Vamos a situar las cosas en su punto: la corrupción consiste en un acuerdo inmoral entre un corruptor y un corrupto, o entre corruptos aliados en perjuicio de otros, que beneficia a algunos en sus propósitos particulares, por encima de la ley en el plano político, también puede ser en el uso del poder político para el logro de beneficios particulares o sectoriales, que no se identifican ni comulgan con el bien común.

En términos generales, la corrupción política se define como “el mal uso o abuso del poder público para conseguir una ventaja ilegítima, generalmente secreta y privada”, que por lo general se apunta a los gobernantes o funcionarios elegidos o nombrados, que se dedican a aprovechar los recursos del Estado para enriquecerse, además esta no es solo responsabilidad del sector oficial, del Estado o del gobierno de turno, sino que incluye muy especialmente al sector privado, en cuyo caso se puede hablar de corrupción empresarial o de tráfico de influencias entre el sector privado y el público, dicho sector tiene una gran influencia estatal y por lo tanto el nivel de corrupción presente tiene mucho que ver con la manera en la que se comporta el sector privado en conjunto con los sistemas políticos.

La corrupción política es una realidad en la historia de nuestro país, era una manifestación  tímida y pasaba casi desapercibida en el ejercicio del poder gubernamental, sencillamente porque la pobreza no daba lugar al enriquecimiento ilegal de los gobiernos de turno. Hoy, este cáncer se ha multiplicado, por esta misma razón existen entidades nacionales e internacionales, oficiales y privadas, con la misión específica de supervisar el nivel de corrupción administrativa internacional, como es el caso de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Organización de los Estados Americanos (OEA), a las cuales se puede recurrir cuando no se haga justicia en Colombia contra estos saqueadores desenmascarados que se han enriquecido ilegalmente, y que no se habían descubierto estando presentes en los gobiernos anteriores.

Concluyendo, esta realidad sentida por los colombianos nos muestra las principales causas endógenas de la corrupción, la falta de valores humanistas, carencia de una conciencia social, y la baja autoestima, que se conjugan con las causas exógenas; la impunidad, el exceso de poder discrecional del funcionario público, la concentración de poderes y de decisión en ciertas actividades del gobierno.

Jorge Orlando Salazar S.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Cartas de los Lectores

Ver más Cartas de los Lectores
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.