Sociedad

Kika Reyes: un canto de fe y confianza en la sanación

La cantante y educadora cuenta cómo desaparecieron inexplicablemente unos quistes en su cuello, quizás cancerígenos. Con música agradece el “milagro”. 

Confiar, solo confiar. Fue ese el accionar clave de Luz Danis Reyes para poder atravesar una etapa compleja en su vida por problemas de salud. Ella no sabe cuándo ni cómo, pero sí el resultado final de sanación gracias a la confianza depositada en su “Padre salvador”, como lo define.

Hablar de milagros religiosos crea, en algunas ocasiones, escepticismo, ya que al fin y al cabo son sucesos extraordinarios que no pueden explicarse con leyes regulares de la naturaleza, por lo que se concluye que hubo una intervención divina de un ser supremo. Luz Danis, conocida por sus familiares y amigos como Kika Reyes, es una de las personas que dice ser testimonio de un “milagro”.

Kika, de 42 años, nació en un hogar de padres pastores que fundaron su propia iglesia evangélica (Boston Central) y que estuvieron juntos hasta que la muerte los separó. Su padre, Carlos Reyes, falleció en 2004. Por su labor social y “servicio a Dios” gozó de gran reconocimiento en su comunidad y por supuesto en su hogar. 

“Venimos de procesos muy duros, donde veíamos la mano de Dios sostenernos en todo y mucha gente apoyándonos, mientras Jehová empezó a usar a mi papá en milagros, en liberaciones. Su muerte, sin duda, ha sido uno de los episodios más duros de nuestra vida”, dijo a EL HERALDO.

 

La barranquillera creció al lado de sus progenitores y de sus hermanos en el barrio Hipódromo, en Soledad. Es la menor de tres, madre de dos, esposa, cantante de música cristiana y directora del Boston International School. Su testimonio, dice, es el de una mujer “todoterreno” que encuentra en sus cánticos a Dios su mayor vocación.

“Nosotros crecimos en ese hogar cristiano y de ahí sale Kika la que canta, porque cuando estábamos pequeños me ponían a cantar especiales en la iglesia, y con mi hermano fundamos el primer grupo musical en esta. Primero tuve una academia de música y en el 2002 fundamos el colegio antes de que mi papá partiera a la presencia de Dios”.

El milagro de la sanación

Febrero de 2021 es un mes que Kika no olvidará. Para esta fecha es cuando más responsabilidades tiene la barranquillera. Ahí inicia un año escolar y debe cargar con el peso de múltiples labores en el colegio. “Yo vivía a millón, madrugaba mucho, cambié mi estilo de vida, hacía de todo. Yo estaba en función de todo el mundo, pero abandonaba a Kika”.

En ese estrés, sintió un día unas bolas en el cuello, pero se relajó. A la semana siguiente se dio cuenta de que seguían allí y pidió una cita al médico. Seguidamente la remitieron a un otorrinolaringólogo y al oncólogo porque, al parecer, las protuberancias que sentía no eran normales. 

“Al principio se pensaba que era una infección, fui al otorrino y ahí me dijeron que eran quistes que podían convertirse en cancerígenos y, obviamente, mi instrumento es la voz y me dio mucho miedo. Cada cita era más fuerte porque todo indicaba que era cáncer”.

Recuerda que en el oncólogo le empezaron hacer más exámenes, “estaba llena de ganglios inflamados” y el especialista le decía que no le gustaba cómo se veía, que le iban a practicar una biopsia y “lo más probable es que fuera cáncer”. “Yo veía a mis hijos pequeños y solo pensaba en qué sería de ellos”, añadió. 

Preocupada pero valiente, duró una semana metida en distintas clínicas, de especialista en especialista. Al principio, confiesa, su fe se vio debilitada porque para ella la palabra cáncer significaba “muerte”; sin embargo, tuvo la oportunidad de conectarse con una pastora que sobrepasó esta enfermedad y que la ayudó a entregar por completo sus cargas a Dios. 

“Cuando fui a lo de la biopsia otro especialista empezó a tocarme nuevamente el cuello y en esas llamó a mi esposo y le dijo: —estos dedos míos son mágicos, yo me la paso tocando ganglios cancerígenos, esa es mi vida y ella no tiene nada. No hay nada. Hoy que te vuelvas a hacer la ecografía te darás cuenta que lo que salió en los exámenes no estará—”. 
Inexplicablemente, al cabo de una semana, Kika se curó sin pasar por ningún tratamiento médico. 

“El doctor me dijo: —lo tuyo es milagro porque ni aunque no fuesen cancerígenos, sino ganglios inflamados por infección, no desaparecen en una semana, es imposible—. Yo le dije que para Dios todo es posible”. 

‘Confiaré’

La primera producción de Kika, Viviré, la grabó en 2004 y estuvo compuesta por 11 temas en el género tropipop. La barranquillera había dejado de grabar y de componer luego de que su papá falleciera, pero la música triunfó y volvió a los estudios. Llevar un mensaje que toque corazones es su principal objetivo. 

Ahora, luego de vivir esta experiencia en la que sintió la “mano sanadora de Dios”, estrenó su sencillo Confiaré.

“Yo escogí el nombre para la canción porque a mí me tocó aprender a confiar y a depender de Dios. Yo le di la base a mi productor sobre el Salmo 23:6 y él cogió las mejores ideas para escribir la canción. Cada fragmento habla de la dependencia total del Señor”.

No había mejor forma de agradecer por su milagro que haciendo lo que más le gusta: cantar. 

Con versos como “en ti yo viviré, en ti yo confiaré, tu nombre levantaré mi Dios, en tu presencia moraré, hoy mi casa se llenó de tu amor”, Kika cree que después de haber pasado por momentos difíciles en su vida, de sanación científicamente inexplicable, la mejor forma de avanzar es “siempre confiando en Dios”.

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.