El Heraldo
Así recibió Berta a uno de sus dos gemelos. El día que dio a luz se sintió feliz porque “el milagro se cumplió”.
Cortesía
Salud

El acto de fe de someterse a la ciencia para dar a luz

Berta Ruiz se sometió a una operación a las 17 semanas de gestación para salvar a sus gemelos.

A sus 40 años Berta Ruiz Ayala pensaba en cualquier cosa menos en ser mamá nuevamente.

El embarazo fue una noticia que cambió su vida y la de su esposo quienes  hace algunos años estaban intentando ser padres por segunda vez, pero no se daba. Su fe y su esmero fue tanto que lo que consideran actualmente un milagro de Dios les llegó por partida doble.

La felicidad de la pareja era evidente y las ganas de que los meses pasaran rápido para tener entre sus brazos a los gemelos que venían en camino eran grandes.

En la semana 16 recibieron una noticia que los golpeó drásticamente y que hizo que sus sueños se vieran amenazados.

Los pequeños fueron diagnosticados con síndrome de transfusión fetofetal. Esta patología, según el perinatólogo Miguel Parra, se da cuando un par de gemelos monocoriales (es decir, que comparten la misma placenta) tienen conexiones. En condiciones normales la sangre va de un bebé a otro, pero en esta condición “va más sangre de un gemelo al otro”.

“Por eso notamos que un bebé es más grande que el otro. Cuando esto no se opera en útero, los bebés fallecen casi que en el 100% de las veces o el sobreviviente queda con una lesión neurológica permanente”, explica el especialista.

Cuando Ruiz recibió esta explicación sintió que la corriente del infortunio la empezaba a dejar sin fuerzas. 

El especialista en el municipio de Chinú, en Córdoba, recomendó acudir a especialistas en Barranquilla para que valoraran de manera más profunda la evolución del síndrome.

“Nos remitieron a un cuarto nivel donde hicieron la valoración y nos confirmaron el diagnostico”.

El embarazo era de alto riesgo y el temor de perder a los gemelos era latente. Ya Berta había sufrido tres años antes la pérdida de un embarazo y no quería que la historia se repitiera.

En el vientre, uno de los bebés se estaba quedando sin líquido amniótico y el riesgo de que uno o los dos gemelos murieran, según cuenta Berta, era del 50%.

En la primera imagen se ve que un bebé es más grande que el otro porque se queda con la sangre de su hermano. En la segunda se ve el procedimiento fetoscópico.

Actos de fe

Aunque se iba a someter a un procedimiento médico, la madre considera que la decisión de operarse fue “un acto de fe”. Sabía que el desenlace en caso de no practicarse la cirugía podría ser fatal y por eso accedió.

“En ese momento el doctor Miguel Parra nos explicó en qué consistía la operación y cuáles eran los riesgos que esta tenía. Era un embarazo de alto riesgo y siempre este está asociado a muerte perinatal (muerte del feto o el recién nacido a partir de las 28 semanas de gestación)”.

El procedimiento llamado fotocoagulación láser, según el perinatólogo, consistió en entrar dentro del útero con un fetoscopio de 3 milímetros que es capaz de visualizar la conexión de los gemelos.

“Con una fibra de láser de 480 nanómetros, muy pequeñita, se queman los vasos que conectan a un gemelo con otro y de esta manera se revierte el problema”, describe.

La operación  fue exitosa y Berta pudo seguir con su embarazo. “Dios metió su mano en el procedimiento y los dos niños se salvaron”, afirma.

Día en que nacieron Juan Daniel y Jesús Daniel.

El día del parto

“Nuestros planes se adelantaron. El doctor nos dijo que había que hacer una valoración y nos dijo que los bebés estaban por nacer”.

Entrar al quirófano, después de lo que había sufrido tres meses atrás fue un poco extraño para ella, pero ya estaba a punto de tener a sus dos niños en brazos.

Fueron más de dos horas de trabajo. Pero los niños nacieron sanos y salvos. Y como una “promesa”, la pareja conformada por Berta Ruiz y César Burgos bautizó a los gemelos como Juan Daniel y Jesús Daniel.

Ellos son creyentes. Berta se identifica con Elizabeth, la mamá de Juan el Bautista, quien como dice la Biblia, “concibió a un niño en una edad en la que no se creía pudiese quedar embarazada. Además era considerada estéril”.

Y Jesús precisamente haciendo alusión al “milagro de que María hubiese dado vida” al Mesías.

El segundo nombre se lo puso su hija mayor, Sara, a quien le encomendaron la tarea de encontrar en la Biblia ese complemento para identificarlos y se topó con la historia de Daniel, recordado en el cristianismo como el que gracias  a su fe sobrevivió al foso de los leones.

Berta Ruiz y su esposo César Burgos junto a sus gemelos y su hija Sara.

Pandemia

Cuidar a los dos bebés en medio de la pandemia no fue fácil, reconoce Berta y su esposo.

Los niños no han tenido ese desarrollo normal como el que tuvieron bebés de otras épocas.

“Ellos no salen para nada, no lo hemos presentado con muchos familiares ni amigos porque tenemos que cuidar que no se contagien con covid-19”.

Aunque dicen que actualmente los niños están sanos, fuertes y recuperados, reconocen que deben seguir fortaleciendo su sistema inmune.

Se sienten agradecidos con el equipo médico que tomó el control del caso y destacan que en Barranquilla se hacen procedimientos complejos que muy pocas personas creerían que se hacen en la ciudad.

Ante esto, el perinatólogo Miguel Parra destaca que en esta época la ciudad está a la vanguardia y brinda la posibilidad de que las mujeres que necesiten someterse a operaciones complejas por condiciones especiales en su embarazo lo hagan.

“Barranquilla ofrece garantías. Nosotros hemos realizado cerca de 200 cirugías de este tipo utilizando la más alta tecnología”, dice el galeno.

Recientemente Parra repitió una operación de espina bífida por vía fetoscopica como la realizada al pequeño Joshua, caso que fue registrado en enero también por EL HERALDO.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Gemelos
  • Cirugía
  • Médicos
  • medicina
  • Ciencia
  • parto
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.