Análisis Ley del Montes | Elecciones 2018: ¡hagan sus apu ...

Últimas noticias

La periodista barranquillera Éel María Angulo junto al Rey de España durante la premiación.
12:57

Éel María Angulo, quien se formó en esta casa editorial,...

12:39

El alcalde Alejandro Char dijo que este escenario se...

La figura permanece ubicada en la plaza principal de Polonuevo.
12:32

La figura religiosa está ubicada en la plaza...

Ministro de Transporte Jorge Rojas.
12:04

Jorge Eduardo Rojas aseguró que una semana después de...

Vecinos del sector de las playas de Ocós rodean el cuerpo del jugador colombiano.
11:54

Actualmente militaba en la liga de veteranos de Coatepeque...

Rafael Nieto Loaiza.
11:37

El director de la Dian, Santiago Rojas, es esperado este...

11:21

Samsung Electronics presentará el próximo 29 de marzo a las...

Plenaria del Senado de la República.
11:18

Al pleno de la cámara alta están citados en la tarde del...

10:52

El orientador samario dice que no se siente traicionado por...

El titulo es:Análisis Ley del Montes | Elecciones 2018: ¡hagan sus apuestas…!

Análisis Ley del Montes | Elecciones 2018: ¡hagan sus apuestas…!

Lo único que está claro de las presidenciales es que habrá segunda vuelta y que ganará quien haga mejores alianzas.

Arriba: Germán Vargas Lleras, Humberto De la Calle, Alejandro Ordóñez y Juan Carlos Pinzón. Abajo, Jorge Robledo y Gustavo Petro.

Lo único que está claro de las presidenciales es que habrá segunda vuelta y que ganará quien haga mejores alianzas.

Aunque la renuncia de Germán Vargas Lleras a la Vicepresidencia estaba cantada desde el 7 de Agosto de 2014, su retiro produjo los primeros movimientos en las filas de quienes aspiran a suceder a Juan Manuel Santos en la Casa de Nariño. 

Algunos de los futuros opositores de Vargas Lleras ya empezaron a acomodarse en el partidor. Es el caso de quienes podrían conformar una gran alianza de partidos y movimientos de centro-izquierda, liderados por el Partido Verde, el Polo Democrático y Marcha Patriótica. 

Su respuesta a la jugada de Vargas Lleras fue la convocatoria a una “cumbre” el viernes pasado en Bogotá, a la que asistieron el senador verde, Antonio Navarro, el ex alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, y la ministra de Trabajo, Clara López. A ella también fueron invitados el senador del Polo y candidato presidencial, Jorge Enrique Robledo, la ex senadora y líder de Marcha Patriótica, Piedad Córdoba; la senadora verde, Claudia López, y el ex alcalde de Medellín y ex gobernador de Antioquia, Sergio Fajardo, quienes se excusaron de asistir.

Pese a que aún falta mucha tela por cortar sobre el futuro de esta alianza -llamada Unidad Democrática- son varias las preguntas que tendrán que responder quienes la integren, en lo que tiene que ver con el partido político que conformen las Farc, una vez dejen sus armas y se reintegren a la vida civil. ¿Van a hacer política con ellas? ¿Harán parte del llamado por Timochenko “gobierno de transición¨? ¿No harán política con las Farc? ¿Harán parte de la alianza que conforme el presidente Santos para “salvar”, desde el punto de vista electoral, la negociación con las Farc? ¿Robledo, Fajardo y las López saldrán a la plaza pública con Iván Marquez, Pablo Catatumbo y compañía? ¿Piedad Córdoba y Marcha Patriótica saldrán a la plaza pública sin Márquez y sin Catatumbo?

Por los lados del Centro Democrático y del Partido Conservador también se sintió el coletazo de la renuncia de Vargas Lleras. Quien se encargó de hacer el primer movimiento fue el ex procurador, Alejandro Ordóñez, al afirmar que “el conservatismo y el uribismo deben unirse”. Hasta el momento, la convocatoria de Ordóñez no ha tenido respuesta, al menos de forma pública. 

Ordóñez propone la conformación de una alianza de partidos y movimientos de derecha, cuya principal bandera será la oposición a los acuerdos de La Habana, el rechazo a la administración Santos y la lucha contra la corrupción. En este caso habría que ver qué pasaría con los sectores colaboracionistas del conservatismo que respaldan al Gobierno y que no tienen ningún interés en abandonar la “mermelada” que reciben.

En lo que tiene que ver con los partidos de la Unidad Nacional, las cosas tampoco están definidas. En el liberalismo se daba por descontado que Humberto De la Calle barrería, pero para sorpresa de muchos, el senador y precandidato, Juan Manuel Galán, derrota al “hombre de la paz” en varias encuestas. Ello habría llevado a De la Calle a “graduar” de enemigo a vencer a Vargas Lleras, quien -por su parte- buscaría respaldo en las bases del partido del “trapo rojo”. El ministro Juan Fernando Cristo y el senador Luis Fernando Velasco, los otros posibles “precandidatos liberales”, aun siguen deshojando la margarita: me lanzo, no me lanzo, me lanzo…

El partido de La U -por su parte- sigue sin reponerse del mazazo de Odebrecht -con el que no contaba- pues estaba convencido de que el único salpicado sería Uribe. Al igual que Santos, todos sus voceros se agarran la cabeza y dicen al unísono: “¡Me acabo de enterar…!”.

Las fichas parecen estar del lado del ex ministro de Defensa y ex embajador en Washington, Juan Carlos Pinzón, quien no solo es el más santista de los santistas, sino el que tiene menor riesgo de haber sido tocado por los tentáculos de Odebrecht. “Pinzón es el hombre. Llega con buena fama, tiene carácter y no se ha desgastado con ninguno de los escándalos”, me dijo un senador de La U con quien hablé sobre el futuro de su partido. Y cuando le pregunté por la candidatura presidencial de Roy Barreras me respondió: ¿Quién…?

Toda esta serie de alianzas que se anuncian y que empiezan a conformarse sólo tienen una explicación: segunda vuelta presidencial. Nadie duda hoy en día que ninguno de los candidatos -ni los que hay ni los que habrá- ganará en primera vuelta. Todos apuestan a una segunda ronda, donde las alianzas que se conformen serán definitivas para el triunfo o la derrota, como ocurrió con Santos en 2014. ¿Qué tan efectivas serán estas alianzas en 2018 en materia electoral? ¡Hagan sus apuestas…!

La izquierda unida, ¿jamás será vencida?

La alianza que se anuncia por parte de los sectores de la izquierda democrática tiene enormes posibilidades de pasar a la segunda vuelta presidencial en 2018, que es la gran apuesta de todos. Solo tiene un problema: unirse. Y eso es muy complicado. Es más fácil acomodar cien micos para una foto que poner de acuerdo a Jorge Enrique Robledo con Clara López. Punto. Para empezar, Robledo es el candidato presidencial del Polo que se opone de pies y manos a Santos, mientras López es la ministra de Trabajo de Santos, fue la anterior candidata presidencial del Polo y quiere repetir candidatura para defender a Santos. Sigamos. Piedad Córdoba quiere salir a la plaza pública de la mano de Iván Márquez y Pablo Catatumbo, mientras que Fajardo y Claudia López preferirían esconderlos para no perder puntos y votos. Córdoba, Márquez y Catatumbo creen que hay que derrotar al sistema político, mientras que Fajardo y López al que quieren derrotar es a Álvaro Uribe. Hay más: Petro quiere que su modelo de “Bogotá Humana” pase a ser “Colombia Humana”, mientras que Navarro -que fue secretario de Petro en la Alcaldía de Bogotá- tiene muy malos recuerdos de cuando fue su subalterno. 

Vargas Lleras, ¿todavía inderrotable?

Hasta hace algunas semanas Germán Vargas Lleras lucía inderrotable en las encuestas. Todos daban por hecho un triunfo en 2018. Haber entregado cientos de miles de viviendas gratis en todo el país y haber adjudicado 32 proyectos de vías de Cuarta Generación, con una inversión de 38 billones de pesos, lo convertían en el sucesor natural de Santos. Pero en las últimas semanas, la candidatura “inderrotable” de Vargas Lleras muestra fisuras y por ello se encendieron las alarmas en sus cuarteles. ¿Qué pasó? Sin duda, el desprestigio de Santos terminó por pasarle factura. El teflón no resiste tanto. Pero sus propios errores y los de su partido, Cambio Radical, también lo afectaron de manera severa: la destitución y encarcelamiento de la gobernadora Oneida Pinto, así como del exgobernador Kiko Gómez, en La Guajira, ambos de Cambio Radical, terminaron golpeando la imagen favorable del Vicepresidente. A ello se sumó el “famoso” coscorrón que le propinó a uno de sus escoltas, que se viralizó en redes sociales. No obstante, alianzas sólidas de Vargas Lleras le garantizarían la segunda vuelta. Si juega bien sus cartas, no solo pasaría a segunda vuelta, sino que llegaría a la Casa de Nariño. El asunto de las alianzas está claro, el problema es ¿con quién?

Uribe: ¿Centro derecha o derecha derecha?

Álvaro Uribe y el Centro Democrático siguen en la búsqueda de un candidato que les garantice pasar a la segunda vuelta. Pero deberán primero definir qué tanto tienen que endurecer el discurso. El ex procurador Ordóñez es amigo de posturas más radicales, mientras que el senador Iván Duque tiene un tono más conciliador. Óscar Iván Zuluaga, por su parte, prefirió meter su aspiración al congelador mientras aclara su actuación en el escándalo relacionado con el pago de su asesor brasileño con dineros de Odebrecht. Carlos Holmes Trujillo -otro precandidato- continúa desarrollando su agenda en centros universitarios y en acercamientos con distintos gremios. La ex ministra y senadora sucreña María del Rosario Guerra, la más reciente en entrar a la baraja de precandidatos, intensificó sus giras por la Región Caribe, a la vez que acentuó su discurso hacia la mujer, que podría convertirse en un buen nicho electoral. Mientras tanto, todos siguen pendientes de que el “jefe pluma blanca” diga cuál es el camino que tienen que seguir, pero el hombre está a la espera de señales de humo que llegarían muy pronto.

Giro en U, ¿a la izquierda o a la derecha?

Los congresistas del partido de La U saben que llegó la hora de hacer un giro, pues con un Presidente con un precario respaldo del 19 por ciento será muy difícil repetir triunfo en 2018. El problema es que no saben para dónde tienen que hacer el giro: ¿para la izquierda o para la derecha? El senador Roy Barreras -que habla como candidato y camina como candidato- prefiere el discurso de la izquierda, mientras que el senador Mauricio Lizcano, presidente del Senado, prefiere un discurso con mayor autoridad y carácter, como sería el de un Vargas Lleras. Un sector influyente del partido prefiere que el giro no sea muy drástico ni a la izquierda ni a la derecha. Ellos creen que quien puede hacerlo es el ex ministro de Defensa y ex embajador en Washington, Juan Carlos Pinzón. Pero Pinzón tiene un problema: tiene buena imagen, cae bien a los de derecha y no despierta odios en la izquierda, pero no tiene votos, que es lo que necesitan con urgencia. A diferencia del 2010, que los votos los puso Uribe, y de 2014, que los puso la paz, ahora no tienen un padrino con músculo electoral y tampoco un discurso vendedor.

 

 

 

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Política
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!