"Radamel Falcao García ha consolidado un buen rendimiento en la Selección y hoy es su gran referente. También se destacaron Teófilo Gutiérrez, James Rodríguez y Juan G. Cuadrado.s:3

El 2012 dejó grandes momentos deportivos que quedarán en la memoria colectiva de todos los colombianos. Pero sin lugar a dudas, uno de los más importantes fue el renacer de la Selección Colombia de fútbol de mayores.

De la mano del técnico argentino José Pékerman, el combinado patrio retomó el camino del triunfo, se reconcilió con su fútbol, revivió la esperanza de volver a un Mundial y logró la exaltación de la prensa nacional e internacional. Labor nada fácil. Tuvieron que pasar 14 largos años para volver a tener un equipo que convoque e ilusione a todo un país, gracias a los grandes resultados deportivos obtenidos en las Eliminatorias al Mundial Brasil 2014.

Pékerman encontró la fórmula para engranar una camada de grandes jugadores, la mayoría triunfadores en las Ligas más exigentes de Europa, con el objetivo de formar un equipo competitivo y con mentalidad ganadora. Pero lograrlo no fue nada fácil.

Todo inició un 29 de febrero en el estadio Sun Life de Miami, Estados Unidos. Colombia venció 2-0 a México, con goles de Falcao García y Juan Guillermo Cuadrado. La victoria pasó a un segundo plano, lo más llamativo fue el cambio futbolístico que experimentó el combinado patrio en tierras norteamericanas.

A pesar del convincente triunfo, las críticas comenzaron a ensombrecer el trabajo del adiestrador argentino los meses posteriores al debut. La decisión de no jugar más partidos amistosos, antes del primer juego del año por Eliminatoria ante Perú —a disputarse el 3 de junio—, creó polémica dentro de la prensa nacional.

Pékerman se mantuvo alejado de cualquier tipo de opinión —sea positiva o negativa— y centró su trabajo en preparar un equipo que llenara las expectativas de la afición colombiana en una competencia oficial.

Los juegos como visitante ante Perú y Ecuador por la Eliminatoria fueron las primeras pruebas de fuego de la era Pékerman. Colombia venció 1-0 a Perú en Lima —gol de James Rodríguez—, pero su fútbol dejó muchas dudas. El triunfo maquilló el pobre andamiaje colectivo del equipo tricolor, una realidad que se certificó días después en la derrota 1-0 ante Ecuador, en Quito —el juego se disputó el 10 de junio—, donde Colombia no mostró avances en comparación a otros procesos y muchos ya ponían en duda el futuro del equipo tricolor en manos del seleccionador argentino.

No fueron días fáciles para Pékerman ni para la Selección. Su trabajo comenzaba a recibir críticas desde todos los sectores deportivos del país. A ese ambiente oscuro se unieron las diferentes discusiones sobre cuál debería ser la sede de la tricolor. Barranquilla, Bogotá, Cali, Medellín y Pereira peleaban por ese privilegio. Al final, en medio de un misterio abrumador, la Arenosa fue ratificada como la ‘Casa de la Selección’.

Barranquilla arropó a la tricolor y a partir de ahí comenzó un romance que dejó grandes resultados deportivos.

Comenzaron los triunfos. El juego ante Uruguay —se realizó 7 de septiembre en el estadio Metropolitano— marcó el inicio de un cierre de año dulce para la Selección en la Eliminatoria al Mundial.

Pékerman, acostumbrado a un estilo de juego basado en el toque y la posesión del balón, atendió el pedido de la multitud y convocó a un volante creativo. El elegido fue el barranquillero Macnelly Torres. En él, Falcao García, James Rodríguez y Teófilo Gutiérrez encontraron un socio ideal. Además, el entrenador argentino rescató a jugadores como Edwin Valencia (volante de marca), Aldo Leao Ramírez (mediocampista) y Carlos Valdés (defensa central), quienes finalmente le dieron una mano enorme al equipo en los momentos más importantes de la temporada.

Uruguay sufrió con el calor de Barranquilla y el fútbol de Colombia. Un gol de Falcao, dos tantos de Teófilo Gutiérrez y una joya de Camilo Zúñiga le pusieron el moño a una goleada para el recuerdo, ante una de las mejores selecciones del momento en el mundo.

Animada por el triunfo, la tricolor viajó a Santiago para enfrentar a Chile (11 de septiembre). Cuando todos esperaban un módulo táctico más conservador para jugar de visitante ante una de las selecciones protagonistas de la Eliminatoria, Pékerman sorprendió, de buena forma, a todos colocando, desde el pitazo inicial, al mismo equipo ofensivo que venía de golear tres días antes a Uruguay en Barranquilla.

Colombia fue una máquina aceitada. Todo engranó a la perfección, cada jugador realizó la labor estipulada y eso, sumado al gran momento que vivían nuestros atacantes, dejó como resultado un triunfo mayúsculo (1-3) ante el combinado chileno (goles de James Rodríguez, Radamel Falcao García y Teófilo Gutiérrez).

La fiebre tricolor contagió a cada uno de los colombianos. Le fe y la ilusión crecieron. Colombia escalaba puestos en el ranking de la Fifa, los medios internacionales volvían a centrar su atención en el fútbol de nuestro combinado. Los recuerdos de aquella generación victoriosa de los Valderrama, Asprilla, Valencia y Rincón, entre otros, volvía a la mente de cada hincha colombiano.

El encuentro ante Paraguay era el cierre, la oportunidad perfecta para seguir escalando posiciones y dejar la clasificación mucho más cerca. El Metropolitano se vistió de fiesta para recibir a una selección guaraní última en la Eliminatoria. Había que certificar el gran trabajo hecho en los últimos juegos y así se hizo.

El 12 de octubre, Colombia vencía 2-0 a Paraguay (doblete de Falcao García) y cerraba el año en la tercera posición de la Eliminatoria, a un punto de Ecuador, segundo, y cuatro unidades del líder Argentina.

El cierre no pudo ser mejor. Dos amistosos confirmaron el gran presente de la Selección. Primero goleó 3-0 a Camerún (con goles de Jackson Martínez, Carlos Bacca y Dorlan Pabón) y luego empató 1-1 ante la pentacampeona del mundo, Brasil (anotación de Juan Guillermo Cuadrado).

Sí, fue un año redondo para la Selección, el cual dejó como recuerdo un quinto lugar en el ranking mundial de la Fifa y a José Pékerman como mejor técnico de América. El 2013 será el de la ratificación.

Las claves del éxito

Mentalidad ganadora.
Esta selección está conformada por un grupo de jugadores exitosos y que están convencidos de sus capacidades futbolísticas.

Una Selección con gol.
A diferencia de otros procesos, esta Selección es efectiva de cara al arco. Es la tercera más goleadora de la Eliminatoria, con 14 goles.

La mano del técnico.
Sin duda alguna, el DT José Pékerman supo engranar a un grupo de jugadores talentosos. Encontró el sistema y fortaleció una base.

Por William González Badillo
Twitter: @wigoSports

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.