Últimas noticias

00:00

El camino más largo siempre comienza cuando damos el primer...

20:09

Este 24 de marzo se celebra el Día Mundial de la Lucha...

19:59

Consideran que el Gobierno está incumpliendo la hoja de...

19:53

Un pulso al interior de Cambio Radical se vivió este...

19:33

Entre las rutas cancleadas, hay dos que salen ...

Bill Klinton explica que sus padres lo bautizaron así en agradecimiento del expresidente Bill Clinton.
19:17

En esta ciudad, atacada por Serbia hace 20 años y que...

El bebé pingüino albino permanece junto a sus padres y otros cuatro pingüinos.
19:04

Para los voceros del parque zoológico de  Gdansk, en...

18:49

Actualmente se encuentra con detención domiciliaria después...

Los esposos cuando eran ingresados a la URI de la Fiscalía.
18:34

Los esposos eran requeridos por el Juzgado Sexto de...

18:31

Actualmente, en el mercado hay diversas tecnologías que...

18 Abril 2018 - 00:14

Sugar Baby conoció su ‘Palacio’

El exboxeador barranquillero le dio nombre al nuevo escenario de combates de ‘la Arenosa’. Ayer, en compañía del alcalde Alejandro Char hizo un recorrido por el lugar. “¡Es hermoso!”, exclamó.

El alcalde de Barranquilla, Alejandro Char, le mostró a Sugar Baby Rojas cómo va el Palacio de Combates.
El titulo es:Sugar Baby conoció su ‘Palacio’
Por: Rafael Castillo Vizcaíno @Rajocavi

El exboxeador barranquillero le dio nombre al nuevo escenario de combates de ‘la Arenosa’. Ayer, en compañía del alcalde Alejandro Char hizo un recorrido por el lugar. “¡Es hermoso!”, exclamó.

Está tranquilo, sin asombros, sin aspavientos. A Sugar Baby Rojas no se le entrecorta la voz, no se le asoma ninguna lágrima. No se eriza. El exboxeador currambero, campeón universal supermosca del Consejo Mundial de Boxeo en 1987, está feliz y orgulloso porque gracias a su gloria pugilística le dará nombre al Palacio de Combates, pero no se le nota. El carnaval va por dentro, con modestia.

“Lo tomo con calma y humildad, agradeciéndole a Dios y pidiéndole que me dé sabiduría”, dice Sugar Baby, cuyo nombre fue tomado por su padre de un par de pegadores que admiraba, Sugar Ray Robinson y Davey Moore. “Con este último hubo una confusión porque mi padre escuchaba sus peleas por radio y él entendía que le decían Beibi, no Davey (risas)”.

Ya no es aquel muchacho atlético, de 115 libras de peso, que el 8 de agosto de 1987, en el Tamiami Fairgrounds Auditorium, de Miami, se convirtió en monarca ecuménico tras derrotar al argentino Santos Laciar. Rojas, radicado desde 1982 en esa ciudad de Estados Unidos donde alcanzó su cetro, ahora es un señor de 57 calendarios, con algo de barriga, asomo de arrugas y un par de entradas que surcan su cráneo, pero se ve fresco, sano, firme, bien.     

“Ahora que tengo 57 años veo la vida más hermosa que cuando tenía 27 y gané el título mundial”, apunta el exdeportista que por estos días se encuentra de vuelta en su tierra natal.

“Vengo por acá cada dos o tres meses. Barranquilla es mi esposa y Miami mi amante, no puedo olvidar a Barranquilla, tengo que cargar energías acá cuando me canso en Miami”, dice jocosamente.

En esta visita a su terruño, no pudo evitar las ganas de conocer el escenario que llevará su nombre. EL HERALDO lo citó ayer, a las 2:30 p.m., en el nuevo espacio deportivo que se levanta en donde quedaba el coliseo cubierto Humberto Perea (calle 58 con carrera 54) con miras a los Juegos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla-2018 (19 de julio - 3 de agosto).     

Ahí, a su Palacio, el excampeón llegó puntual, con una caricatura de él estampada en su camiseta negra y una gorrita de los Medias Rojas de Boston. “La B no es de Boston, es de Barranquilla, Baby y Bosque, El Bosque, mi barrio”, dirá después muerto de risa.

Entró como ‘Pedro por su casa’, sonriente, expectante y emocionado, mucho más después de encontrarse con el alcalde Alejandro Char, el gestor de este gran homenaje que recibe Sugar Baby.

“Adelante, Baby, esto es tuyo”, le dijo el mandatario después del respectivo saludo y abrazo.  

Sugar Baby Rojas entrando a conocer el Palacio de Combates que llevará su nombre, junto al alcalde Alejandro Char.
Sugar Baby Rojas entrando a conocer el Palacio de Combates que llevará su nombre, junto al alcalde Alejandro Char. Rafael Polo

Los dos caminaron por el escenario y por fin el expugilista bajó un tanto su guardia de modestia y se dejó llevar un poco de la emoción.   

“Esto es un honor, me siento contento, es un ejemplo para los jóvenes de los barrios subnormales de Barranquilla, como El Bosque. La juventud de allá me ve cuando vengo a la ciudad paseando a pie, manejando bicicleta, jugando bola ‘e trapo, charlando en las esquinas. Nuestros barrios necesitan de ídolos para motivar a los muchachos. Hoy en día están motivados por tanta novela de narcotráfico, por eso hay muchas pandillas, necesitamos que surjan ídolos del fútbol, del béisbol, de cualquier deporte, que visiten los barrios marginales y que los niños vean que sí es verdad que se puede surgir de un medio pobre y salir adelante”, expresó junto al Alcalde.

Era la segunda vez que Sugar Baby Rojas pisaba el escenario que enmarcará su huella gloriosa en el deporte de las narices chatas (ya había ido el lunes solo), pero lo reparaba atentamente, una y otra vez, como si fuera la primera vez. “No tiene nada que envidiarle a un escenario de Estados Unidos. ¡Es hermoso! Barranquilla lo necesitaba, va a ser muy útil para la ciudad”.

¿Por qué Baby? Aunque ha soportado varios dardos a través de redes sociales, Sugar Baby no se descompone. Esquiva cualquier crítica y disfruta su homenaje. “Tengo conocimiento de personas que quieren manchar mi imagen y utilizan emisarios a través de las redes sociales. Me reservo nombres. Lo que no saben ellos es que estoy preparado para cualquier vendaval de frases y ofensas. Le pedí a Dios que me guiara con sabiduría y sensatez. Sé que por las redes sociales me han tirado duro, me han ofendido, me han maltratado. Algún día van a reconocer a Sugar Baby Rojas. Lastimosamente desconocen mi carrera”.

Alejandro Char le dijo ayer a viva voz, cara a cara, por qué se eligió su nombre: “Barranquillero campeón mundial, por Dios. Su hermano (Clemente Rojas) fue medallista olímpico en Múnich-1972. Baby es popular, se hizo deportista con las uñas, con mucho esfuerzo, es una persona ejemplar, buen amigo, buen vecino, buena persona, se merece este honor”.

Sugar Baby Rojas posa en el escenario que llevará su nombre.
Sugar Baby Rojas posa en el escenario que llevará su nombre. Rafael Polo

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Deportes
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!
Ya soy suscriptor web