El Heraldo
Édgar Perea Arias falleció el pasado lunes en una clínica de Bogotá. Archivo
Deportes

Relatos épicos del ‘Campeón’

Édgar Perea Arias dejó su sello particular en muchos de los momentos históricos del deporte colombiano • EL HERALDO recuerda algunas de sus anécdotas y narraciones memorables.

Inconfundible y extraordinario. Así fue Édgar Perea Arias cuando narraba un partido de fútbol, una pelea de boxeo o un juego de béisbol. ‘El Campeón’, apodo que se ganó a lo largo de su extensa carrera, trasladaba al oyente a la escena: definiendo una jugada de gol o en la caja de bateo conectando un jonrón. Una facultad innata que lo hacía resaltar entre los demás locutores deportivos.

Los títulos del Junior en el fútbol colombiano, las gestas de la Selección Colombia, las peleas de Antonio Cervantes ‘Kid Pambelé’ y el primer anillo de Serie Mundial de Édgar Rentería, llevaban su sello, su inigualable y particular sello. Desde el empate 1-1 ante Alemania, en Italia 90, pasando por la histórica goleada 5-0 ante Argentina en el Monumental y el título mundial wélter junior de la AMB (Asociación Mundial de Boxeo) ganado por Pambelé. Momentos que marcaron y le dieron color al país.

“La derrota de Pambelé ante Aaron Pryor me dolió mucho porque yo vi coronar campeón a Antonio y lo acompañé en todas las peleas. Ese día lloré”, señaló Perea Arias en una de las tantas entrevistas en las que acostumbraba desnudar su corazón y a conversar “de frente mar”, como él mismo decía.

El título rojiblanco en 1980: “A Junior tienes que matarlo”
En el cuadrangular final de 1980, ante el Cali en el Pascual Guerrero, Junior perdía 2-0 al término del primer tiempo. En el segundo descontó con un gol de Carlos Molinares y en los minutos finales Gabriel Berdugo corrió a recoger un rebote del arquero Carlos Valencia, tras un cobro de tiro libre de Tutino, y empató el partido. Un gol que le dio la segunda estrella rojiblanca.

“¡A Junior tienes que matarlo para ganarle!”, exclamó Perea. Esa frase se convirtió casi que en un símbolo para los hinchas rojiblancos luego de que se obtuviera el título. “Cómo tiembla esta gente de Cali ¡Están temblorosos, caballero! Como me dan lástima, mira lo que es un público preocupado, amigo Vargas, filme a este público preocupado, comprometido, mire esas caras lánguidas ¡Mire usted eso!”. Esas palabras son recordadas hoy en su partida. Así, con ese mismo ímpetu, narró el gol inolvidable de Oswaldo Mackenzie ante el América de Cali en 1993. El estadio Metropolitano estalló en júbilo e invadió la cancha para celebrar la tercera estrella de los Tiburones. Otro de los grandes recuerdos fue el cobro de Martín Arzuaga, el último en la tanda de penales en Medellín, en 2004. “Está en tus pies Martín, está en tus pies Martín”, gritaba Perea, quien volvió a explotar de alegría en lo que significó la quinta Liga para el equipo de sus amores.

Italia 90: ¡Colombia, mi paaatria querida!
La Selección Colombia regresaba a un Mundial luego de 28 años. Chile 62 había sido su última aparición y narrar un partido de su amado país, de su “patria querida” como Perea le llamaba, era una necesidad. En el juego por la clasificación a la segunda ronda, contra Alemania, en el San Siro, ‘el Campeón’ sufrió primero el gol rival. “¡No sabes cómo te odio Littbarski! ¡Cómo te odio Littbarski!”, exclamaba Perea tras la anotación del alemán. Pero lo mejor vendría después. Freddy Rincón, tras un pase magistral del ‘Pibe’, empató (1-1) un encuentro que estaba prácticamente perdido. Colombia igualó y se instaló en los octavos de final.

“¡Porque Dios es colombiano, por eso pasan estas cosas! ¡Golazo de Freddy, estamos en la Copa del Mundo! ¡Seguimos vivos!”, gritaba a todo pulmón la voz inconfundible del gran relator.

La primera Serie Mundial de Rentería en las Grandes Ligas
“Todo está en su bate. Un roletazo y los Marlins se convierten en campeones mundiales”, decía Perea, quien se mostraba optimista con la labor de su tocayo, ‘el Niño de Barranquilla’, en la temporada de 1997 de la novena de Florida.

Y llegaba lo vaticinado: Rentería conecta un hit al lanzador Charles Nagy, impulsando a Craig Counsell, quien anota la carrera de la victoria.

Perea estalla de felicidad y deja una frase que se inmortalizará en el tiempo: “¡Arriba Colombia! Rentería mete el cañonazo y los Marlins son campeones del mundo, los Marlins son los campeones”, repetía el ‘Campeón’.

Lloró con la derrota de Pambelé ante Pryor
El  2 de agosto de 1980, Antonio Cervantes ‘Kid Pambelé’ dejó escapar el título mundial wélter junior de la AMB ante Aaron Pryor. ‘Pambelé’ había perdido mucho fondo y ya no era el mismo púgil ágil que llegó a ganar más de 123 combates en su carrera.  Perea, uno de sus grandes amigos, manifestó que se fue en llanto cuando vio caer al pegador oriundo en San Basilio de Palenque, en aquel cuarto asalto para el olvido. En el Riverfront Coliseum en Cincinnati (Estados Unidos) se fue la carrera boxística del mejor pegador colombiano de todos los tiempos.  “Me dolió mucho cuando Pambelé perdió. Ese día lloré. Ya él no era el mismo. La droga y la mala vida lo habían acabado. Él cayó en el cuarto asalto y con esa caída vinieron mis lágrimas”, confesó Perea hace un tiempo.  Colombia, hoy sin campeones mundiales masculinos, realidad que aqueja al mundo de las ‘narices chatas’, fue radiografiado por Perea cuando se le preguntó, luego de que muriera Billy Chams, a qué se debía que el país ya no tuviera campeones. “Los boxeadores de ahora ganan la pelea por el título y se descuidan. Comienzan a caminar por el barrio como campeón del mundo y se olvidan de la parte física. Se dedican a otras  cosas y en la primera defensa pierden el título. Así nunca ganaremos”.

“¡Colombia está masacrando a Argentina 5-0!”
Cómo olvidar el 5-0 en el estadio Monumental. “Sale el equipo a la cancha y comienzan los argentinos: son negros, son brutos, son negros, son brutos”, rememoraba Perea cada vez que le preguntaban sobre la gesta colombiana. “Esto es un asalto, asalto en la cancha de River, asalto en el Monumental. Colombia está masacrando a la Argentina. Mi patria querida, qué gran partido. Colombia nunca había escrito su nombre tan grande”, le decía el narrador chocoano a todos sus radioescuchas.

Fue una aplastante derrota que hizo que el Monumental, de pie, aplaudiera una generación colombiana cargada de buen fútbol. Un ‘Tino’ Asprilla hecho una gacela, un ‘Tren’ Valencia oportuno en cada jugada, todos bajo la batuta en el mediocampo de Carlos Alberto ‘’El Pibe’ Valderrama. Una camada de jugadores que le enseñó a un país que a punta de tesón se podía soñar.

El día que bautizó a Junior ‘Tu papá’
Édgar Perea Arias, un ícono del periodismo deportivo y defensor acérrimo del Junior de Barranquilla, cazó muchas ‘peleas radiales’ imborrables de la memoria como aquella que encendió con ‘Poncho’ Rentería. El periodista caleño aseguró que el club rojiblanco, con tres derrotas consecutivas y ya eliminado de la Copa Libertadores, estaba cargado de jugadores minusválidos. Lo dijo antes del juego contra América, equipo del cual Rentería era hincha. Los tiburones golearon 4-0 y Perea logró sacarse la espinita, narrando con el alma cada uno de los tantos rojiblancos.

“Goool, goool, goool, de los minusválidos del Junior, goool de los parapléjicos del Junior”. Al final, al aire, dijo: “Poncho Rentería, cállate, que Junior es tu papá”, frase que bautizó para siempre al equipo barranquillero. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.