¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Resentidos

La frustración de los que no han podido realizarse y sienten que los culpables son otros, se traduce en manifestaciones de resentimiento.

Destruir al otro, criticarlo hasta reducirlo a cenizas se ha vuelto el hobbie diario. Disfrutamos despellejando a alguien por cualquiera de sus comportamientos. Nos va caracterizando ese anhelo de sentir que el otro es inferior moralmente a nosotros y que merece la peor de las condenas. Las redes sociales, que son el gran espacio de encuentro por estos días de pandemia, son la prueba de esa tendencia autodestructiva en la que se compite por quien es más corrosivo y sórdido contra el otro, no importa que dijo, no importa si entendí su planteamiento, no importa si se trata de burlarse de su apariencia física, de su condición económica, lo que importa es destruirlo y sentirme mejor que él.

Eso me ha hecho –por recomendación de un amigo- volver a leer “El resentimiento en la construcción de la moral” de Max Scheler en el cual refuta la función, que Nietzsche había visto, de esta emoción en la configuración de la caridad cristiana, pero deja claro su influencia en la configuración de la moral moderna; y creo que el motor que nos está moviendo a relacionarnos por estos días es el resentimiento. Max Scheler considera que “el resentimiento es una autointoxicación psíquica con causas y consecuencias bien definidas. Es una actitud psíquica permanente, que surge al reprimir sistemáticamente la descarga de ciertas emociones y afectos, los cuales son en sí normales y pertenecen al fondo de la naturaleza humana”.

La frustración de los que no han podido realizarse y sienten que los culpables son los otros y nunca es su responsabilidad, se traduce en manifestaciones de resentimiento. La envidia al compararse con los otros y descubrir que los otros han logrado más éxito que nosotros nos lleva a quererlos destruir desde nuestro resentimiento. La impotencia de no poder superar las limitaciones que nos oprimen nos lleva explotar con todas las acciones resentidas del momento. Vivimos en una sociedad en la que se nos ha hecho creer que lo mejor es aminorar al otro en vez de trabajar duro por crecer nosotros. Estamos convencidos que si hablamos mal y destruimos la imagen del otro, nosotros vamos a estar mejor.

Ver llorar y sufrir al otro se ha vuelto el espectáculo orgásmico de la estética de nuestra sociedad. Se nos invita a ser negativos contra todos. María Raquel Fischer lo expresa en estos términos: “todo modo de pensar que atribuya fuerza creadora a la mera negación y crítica está secretamente alimentado por este veneno –pensamiento que se ha hecho constitutivo de una parte de la filosofía moderna– que considera solo como verdadero no lo evidente por sí mismo, sino aquello que consigue sostenerse frente a la crítica y la duda; lo llamado indudable e indiscutible está nutrido y animado por el resentimiento”.  No se trata de declarar que todo es “bueno” ni abandonar la critica, que siempre nos ayuda a ser mejores personas, de lo que se trata es de entender que cuando solo criticamos y destruimos sin proponer nada, sin estar comprometidos con ningún proceso de crecimiento y de transformación, solo estamos manifestando nuestro resentimiento. Tristemente los que más critican son los que menos han aportado a la sociedad en términos reales. Saben cómo se hacen las cosas, pero nunca han hecho nada. No olvides que el otro es un ser humano que merece el mismo respeto que tú.

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Weildler Guerra C.

Esperando a Borges

Para decirlo en sus propias palabras la vida y la obra de Borges siempre vuelven como la aurora y el ocaso. Dos libros recientes recuerdan la omnipresencia de su pensamiento: Borges and me, del profesor de literatura norteamericano Jay Parini, y M

Leer
Roberto Zabarain

Defender la historia

Mañana es 7 de agosto. Mañana Iván Duque llega a la mitad del camino de su gobierno. Pero no se puede hablar del “sol a las espaldas”, porque aún lo tiene en el cenit, falta mucho, a las espaldas lo tendrá dentro de un año, así que hace

Leer
Haroldo Martinez

Suspenso a lo Hitchcock

Es lo que coloquialmente llamamos calma chicha, ese momento en el que parece que nada sucede pero hay una espera cargada de tensión e incertidumbre porque, en la siguiente escena, se viene el desenlace de la película, para bien o para mal de los

Leer
Manuel Moreno Slagter

Tanta soberbia

En junio, debido a la acelerada curva de contagios y muertes por la Covid-19 en nuestra ciudad, buena parte de los colombianos decidió condenarnos. Había que ver con qué desprecio nos describían, con qué soberbia. Los costeños, pero especial

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web