El Heraldo
Papá Noel, Santa Claus o San Nicolás son algunos de los nombres de este personaje.
Shutterstock
Ciencia

El recorrido de Papá Noel y su explicación desde la física

¿Cómo hace el gigante de barba blanca y traje rojo para entregar regalos a unos 2 mil millones de niños en el planeta? La ciencia ofrece respuestas más allá de la leyenda.

Esta noche alrededor de la mesa todas las familias aguardarán por abrir los regalos. Los más pequeños escribieron hace unas semanas unas cartas con destino al Polo Norte en las que le solicitaron a un señor de barba blanca poblada, gafas, mejillas rosadas y traje rojo lo que más querían. 

Papá Noel le llaman algunos. El hombre en el que muchos creen y sobre el cual se han tejido diversos mitos, lo rodea principalmente un solo enigma global: ¿Cómo hace para repartir tantos regalos en una sola noche?

La respuesta puede darse a partir de los avances en las ciencias físicas, que aunque parecieran de ciencia ficción, brindan una mirada nueva a una de las grandes leyendas de la Navidad, la de papá Noel.

O, si lo prefiere, también está la óptica desde la mitología y lo que ha surgido a partir de San Nicolás, un obispo de la Iglesia Católica. Precisamente una ponencia sobre el tema fue dada en el marco de la Novena astronómica desarrollada por la Asociación Colombiana de Periodismo Científico.

Diego Torres Galindo, profesor del Departamento de Física de la Universidad Nacional de Colombia, y Jairo Rodríguez López, decano de la facultad de Ciencias de la misma institución, explican que somos aproximadamente 7.700.000.000 millones de personas viviendo en el mundo, de los cuales aproximadamente 2.000.000.000 corresponden a niños menores de 15 años, a los cuales Papá Noel entregará regalos en todo el mundo. 

“Sin embargo la tarea se hace un poco más fácil si pensamos que en promedio de dos a tres niños viven en la misma casa, de esta forma suponemos que 2.5 niños viven en cada una. Tenemos entonces que Papá Noel solo deberá visitar un total de 800.000.000 de casas”, lo cual sigue siendo un número enorme. ¿Cómo hará entonces? La física y los números seguirán haciendo de las suyas para demostrarlo. 

Si durara un segundo entrando y saliendo de esas casas sin parar demoraría algo más de 25 años para repartir los regalos. El problema es que solo cuenta con esta noche decembrina.

Las horas

Aquí el asunto se divide. Los expertos analizan que en realidad este hombre tiene alrededor de 36 horas para repartir los regalos que, dice la historia, son elaborados por un grupo de duendes, gnomos y elfos en el taller ubicado en el Polo Norte. Así las cosas, el gigante de barba blanca puede comenzar su labor cerca de las 6:00 de la tarde del 24 de diciembre en la mitad del Pacífico. 

“Creemos que empieza en alguna de las islas de la Polinesia y se mueve hacia el occidente en la dirección de Australia e Indonesia y de forma muy rápida, evitando así ser alcanzado por la luz del sol de la tarde del día que muere, pero no tan rápido para no alcanzar el preludio de la mañana del día siguiente”, dicen. 

De esta forma —agregan—puede utilizar las 24 horas que se demora en dar una vuelta a la Tierra, más las 12 horas adicionales que dura la noche. 

Es decir que Papá Noel deberá visitar aproximadamente 6.173 casas por segundo, entregando en cada una entre dos y tres regalos, además de la tradición de morder una galleta y beber del vaso con leche que le dejan en cada hogar. 

La historia, como relatan los textos, viene de San Nicolás, un obispo de la Iglesia Católica que hizo un trabajo social “importantísimo” en Turquía “y fue tomando tanta fuerza que se le añadieron esas características que lo convirtieron en leyenda trascendiendo las fronteras”. Así se convirtió en el patrono de los niños, los marineros y los comerciantes. 

Tecnología

¿Y qué sigue en el plano de entregas para esta noche? 

Encontrar la distancia entre cada casa donde viven niños, para así optimizar su medio de transporte, es la primera tarea.  

“Si tenemos en cuenta el área de la Tierra, entre casa y casa (en las que hay niños) debemos recorrer alrededor de 640 metros y si colocáramos todas las casas que deberá visitar en una línea recta, la distancia sería equivalente a casi tres y media veces la distancia al Sol”, afirman Torres y Rodríguez. 

Con esa distancia Papá Noel va a necesitar un trineo con una velocidad de 3.950 kilómetros por segundo; “es decir, sería más de 4.000 veces más que el avión más rápido existente”. Algo seguramente para no intentar en casa.

Estos dos expertos no creen que Papá Noel utilice un trineo, para ellos ya el asunto es más avanzado pues con las tecnologías del 2018 el equipo en el Polo Norte debió cambiar.

Desde Barranquilla, aseguran que los renos siguen siendo la clave, eso sí, apoyados por la ciencia. Juntos permitirán que esta noche se realice de manera exitosa la entrega de regalos.

Siguiendo con los renos, la leyenda afirma que cada uno tiene su nombre característico. Rápido, por ejemplo, es el que hace posible que Papá Noel entregue todos los regalos. 

Luminoso, que es otro reno, tiene la nariz que ilumina el camino. Como es de noche, brilla para que Papá Noel llegue a todos los rincones donde hay algún niño. 

Plácido, es el que permite que se puedan realizar tantas cosas sin que el estrés aparezca. Es el encargado de dar alegría, esperanza, confianza y seguridad. Por otra parte, Cantarín y Danzarín se encargan de la parte festiva y creativa.  

Rodolfo, quizá el más famoso, “cumple con una misión bien importante. Trabaja la parte de la discriminación, es un reno diferente a los demás y eso era motivo de burlas, pero llegó Papá Noel y resultó ser el reno más importante del grupo”. 

La tecnología también tiene lugar en esta versión. René, otro reno, “acompaña todas las travesías y tiene un sentido maravilloso de la orientación, del manejo del GPS y todo lo que tiene que ver con la tecnología… porque Papá Noel a veces se confunde un poco con eso”. Además, Luminoso y Rodolfo ya cuentan con tecnología LED en sus narices.

Para los profesores Torres y Rodríguez es posible que un cohete de antimateria sea el vehículo que lo transporta y no un trineo. “La antimateria permitiría llegar a esas velocidades, equivalentes a un 1.3 % la velocidad de la luz, aunque eso daría origen a otros problemas”. 

El primero de esos inconvenientes sería que la fricción de la masa de los regalos con el aire haría que estos ardieran como le sucede a los meteoritos al entrar en la atmósfera… y no es un riesgo que se quiera correr en medio de tantos pedidos, ¿o sí?. “Sabemos que Papá Noel puede usar nuevos materiales cerámicos altamente resistentes al calor para cubrir los regalos”, agregan. 

Una nota interesante es que si él viajara a la velocidad de la luz, necesitaría menos de 30 minutos para repartir los regalos, “los cuales tendrían un peso superior a 40 veces el del Titanic, asumiendo que cada regalo pesa 1 kilogramo”, sugieren los expertos de la Universidad Nacional.

Velocidad

Manteniendo esta idea de transportarse a esa velocidad, el tiempo de Papá Noel transcurriría muy lento, lo cual explicaría por qué nunca envejece. “Además, al viajar a tales velocidades su cuerpo se volvería más delgado”, dicen. Una razón para conocer por qué es posible que quepa por chimeneas, ductos de ventilación, tuberías del gas o pequeñas rendijas de puertas a entregar los regalos y comer las galletas y leche.

¿Por qué no vemos a papá Noel? La leyenda dice que es “tan veloz que parece que fuera una estrella fugaz, pero siempre deja una huella”. 

Para Torres y Rodríguez una de las posibles razones es que utilice un tipo de camuflaje, sin embargo existe tecnología como materiales con índices de reflexión negativos, que harían prácticamente invisible la nave de Papá Noel. 

“Además, al viajar por el aire a una velocidad un poco superior a la de la luz en el aire (teniendo en cuenta que en el aire la luz viaja a una velocidad un poco inferior que en el vacío), se produciría radiación de Cerenkov, lo que sería visto como un gran destello azul en el cielo”. Razón por la cual ellos sugieren que debemos buscar un destello azul en el cielo esta noche para tratar de verlo.

Para el final quedó lo más complejo. Una explicación que podría abarcarlo y resumir todo a través de la física. Párrafos que se deben leer con atención, pero también con el espíritu de la Navidad a flor de piel. 

“Suponiendo que Papá Noel es un objeto cuántico, lograría entonces ser una onda que se encuentra en todo el espacio-tiempo, y utilizaría los árboles de Navidad como receptores de dichas ondas. Estas, justo en el momento adecuado, transformarían dichas ondas en regalos”. 

Algo así como las ondas de televisión y los televisores. Las ondas están permanentemente circundando el espacio tiempo y utilizamos nuestros televisores para decodificar la señal. 

“De esta forma, Papá Noel va un paso adelante de nosotros, ya que nuestro sueño de dominar la tecnología cuántica ha sido dominada por ese hombre que esperamos ansiosamente en la noche de Navidad”, finalizan los expertos. 

Así es como las leyes de la física están en capacidad de explicar hechos que hasta el momento estaban en nuestras mentes. Así las cosas, hoy a la medianoche algunos buscaremos en el cielo un destello azul y entenderemos cómo Papá Noel ha tecnificado sus recorridos, todo con un fin primordial: que cada niño del planeta sea feliz con un regalo entre sus brazos.

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • celebración de Navidad
  • papa noel
  • regalo de navidad
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.