El Prado busca cómo preservar 100 años de historia

Ante la conmemoración de los 100 años del barrio, universidades de la ciudad se han unido para la divulgación de la riqueza cultural de este emblemático sector.

Josefina Villareal
Carrera 56 con calle 72. Josefina Villareal
Más contenidos
Por: Alexandra De La Hoz @delahozalexa
Barranquilla

Ante la conmemoración de los 100 años del barrio, universidades de la ciudad se han unido para la divulgación de la riqueza cultural de este emblemático sector.

La construcción del barrio El Prado es uno de los sucesos urbanos que marcaron la morfología de Barranquilla y su posterior reglamentación. Su legado arquitectónico, histórico y urbanístico llega a los 100 años en medio del debate de la academia por su conservación y la expectativa de sus residentes por el futuro que le espera a esta joya arquitectónica de la ciudad.

La celebración denominada ‘Prado 20/20’ comenzó de la mano de las facultades de arquitectura de las más importantes universidades de la ciudad, que buscan destacar, además, la importancia de la primera urbanización diseñada y ejecutada como proyecto urbano en Barranquilla, el cual terminó convirtiéndose en un referente nacional.

Es así como las universidades del Norte, Autónoma del Caribe, del Atlántico y la Universidad de la Costa, con el apoyo de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, la Cámara de Comercio de Barranquilla, la Cámara de Comercio Americana, la Secretaría de Cultura de Barranquilla y el colectivo Todomono, han planeado varias actividades para abrir el debate sobre cómo conservar uno de los barrios más antiguos de la ciudad.

Los académicos coinciden en que existen varias estrategias para la conservación y protección de esta urbanización ideada por Karl Parrish. En ese sentido, plantean que en el uso de suelo del barrio se priorice la vivienda frente al uso comercial e institucional.

Marcela Cuellar, decana de la Facultad de Arquitectura de la Universidad del Atlántico, explica que debe existir una mixtura de usos, una articulación entre la vivienda, lo institucional, lo recreacional y lo comercial.

Otro punto esencial para Cuellar es el rescate de las tradiciones, los saberes que con el tiempo han sido parte de la cotidianidad del barrio.

Desde su punto de vista, el hecho de que la gente viva en los sectores patrimoniales y los defienda es importante porque de esta manera se conservan sectores como El Prado, que tiene unas áreas en donde la gente puede vivir, está bien arborizado y cerca de todo; es decir, que sus condiciones de habitabilidad son privilegiadas.

“Uno puede reciclar estructuras, ya las casas tan grandes no se usan porque las familias son diferentes, pero si se pueden acomodar varias familias en esas casas de manera adecuada y gozar de los privilegios de este barrio. Soy una defensora de habitar el patrimonio para mantenerlo vivo, porque de lo contrario se muere, se vuelven focos de delincuencia, los edificios se deterioran y las prácticas culturales se pierden”, dice Cuellar.

Samuel Padilla Llano, decano del Departamento de Arquitectura y Diseño de la Universidad de la Costa, cree que para preservar la imagen de El Prado se debería recuperar la memoria urbana del barrio, poniendo el valor histórico del patrimonio tangible e intangible en el discurso colectivo de los ciudadanos.

El especialista dice que es necesario desarrollar un proceso de regeneración urbana, protagonizado por el reciclaje urbano de edificaciones y casas en desuso, para nuevos usos orientados a la cultura y la reivindicación de esa memoria: Museo, Casas culturales, etc.

Cree que es necesario desarrollar un sistema comunicacional que permita –a ciudadanos y visitantes– leer, sentir y vivir la memoria de El Prado, con elementos de señalética y con criterios de inclusión social, con accesibilidad universal. Adicionalmente se debe establecer una visión para transformación e intervención de las edificaciones con declaratoria en el barrio, que les dote de actividad, que no exista ningún bien sin un uso o función privada, pública o colectiva.

Vivienda arborizada en la carrera 58 con calle 64.
Vivienda arborizada en la carrera 58 con calle 64. Jesús Rico

“El Prado significa mucho para nosotros. No solo por su valor histórico, sino por lo que aporta a la imagen de la ciudad y lo que ofrece para el disfrute cotidiano de nosotros como ciudadanos”, precisa Padilla.

Salvador Coronado, arquitecto y profesor del Programa de Arquitectura en Uniautónoma, opina que una de las herramientas más importantes para la preservación, cuidado y mantenimiento de esta zona histórica de la ciudad son las gestiones de tipo administrativo y político. Una de esas herramientas es lo que se ha formulado como el Plan Especial de Manejo y Protección (Pemp), que en últimas apunta a la sustentabilidad del patrimonio.

“La comunidad debe apropiarse de su patrimonio”, dice Coronado al señalar que es indispensable la recuperación de la memoria por parte de cada persona que lo habita, lo recorre, lo recrea y lo conserva.

De hecho, desde hace 20 años la universidad viene trabajando en el barrio para crear un banco de información bastante amplio, con documentación extensa del barrio que está a disposición a través del observatorio de renovación urbana.

Considera que El Prado se convierte para  cada individuo de Barranquilla en un museo vivo, que puede recorrer y en el que encuentra obras de tipo arquitectónico, esculturales, pictóricas, leyendas y muchas cosas y elementos que permiten que el patrimonio se mire desde los dos frentes: tangible e intangible.

El arquitecto Sergio Chirivella Espuig, docente de la Universidad del Norte, asegura que se deben establecer lineamientos que permitan poner en práctica políticas públicas para la conservación y puesta en valor del sector declarado.

Además, indica que las nuevas dinámicas socioeconómicas se han convertido en la principal amenaza de la arquitectura residencial de valor patrimonial que dio origen a El Prado.

“A nivel urbano, estas mismas dinámicas generan afectaciones en el sector, tales como caos en la movilidad, contaminación, invasión del espacio público, densificación y pérdida de áreas libres, entre otras, que atentan contra los principios urbanísticos bajo los cuales fue concebido el sector”, sostiene.

El arquitecto Ignacio Consuegra, uno de los directivos de la Universidad Simón Bolívar -cuyas sedes se encuentran en el barrio-, asegura que este sector de Barranquilla es un jardín botánico a cielo abierto. De acuerdo a los estudios realizados es uno de los barrios en Colombia con el mayor índice de fertilidad de sus suelos, con un nivel freático muy alto.

“El Prado no solo tiene el valor de la arquitectura, sino también de la naturaleza y eso se ve en los árboles que están en sus calles”.

Los planteamientos de los académicos abren el debate y serán base de los conversatorios que se programarán para celebrar los 100 años de la joya arquitectónica de Barranquilla.

Historia

Entre 1918 y 1920, Karl C Parrish, enamorado de Barranquilla luego de haber visitado Panamá y varias ciudades de la costa colombiana, vio en los terrenos de Manuel De la Rosa la ubicación perfecta para un proyecto de ciudad jardín, ideado por europeos y norteamericanos para contrarrestar las edificaciones masivas y de gran densidad que habían heredado de la revolución industrial. 

El Prado, nombrado bien de interés cultural en 2005, estuvo lleno de matorrales y carreteras de arena antes que de mansiones y monumentos, como el de los mártires de la aviación o el del parque Santander.

Inmueble ubicado en la calle 68 con carrera 58-41.
Inmueble ubicado en la calle 68 con carrera 58-41. Josefina Villareal

Debido a sus ventajas climáticas y su impecable ubicación geográfica, Parrish vio en aquel terreno la posibilidad de construir un barrio, que años más tarde se convirtió en ejemplo, y en un símbolo de orgullo para una ciudad creciente.

Con la posterior construcción del Hotel El Prado, próximo a su aniversario número 90 (también en el 2020), este barrio se convirtió no solo en un proyecto residencial, en el que ya vivía Parrish y otros extranjeros italianos, franceses y alemanes, sino también en la puerta de desarrollo de un país cuya industria crecía gracias a la Costa Caribe.

Análisis

Robinson Rada González, presidente de la Sociedad Colombiana de Urbanistas, considera que es inaplazable reconocer a los propietarios de los BIC los derechos de construcción y desarrollo, equivalentes a la limitación que del aprovechamiento de edificabilidad del suelo ha impuesto el POT a los predios ubicados en esa zona, en virtud del tratamiento de conservación. Derechos calculables en los metros cuadrados no edificables, que subastados, posibilitan las compensaciones que dispone el artículo 48 de la Ley 388 de 1997 a favor de los propietarios de los predios sacrificados, facilitando con este instrumento financiero la conservación impuesta por la declaratoria de BIC. 

Bien de interés de la carrera 58 con calle 64 esquina.
Bien de interés de la carrera 58 con calle 64 esquina. Josefina Villareal

El PEMP de El Prado

El secretario de Cultura, Patrimonio y Turismo del Distrito, Juan José Jaramillo, destacó que lo más “importante” es el trabajo articulado que vienen desarrollando desde 2016 con el Ministerio de Cultura, con el propósito de implementar en el sector el Plan Especial de Manejo y Protección (PEMP), que cubrirá el conjunto urbano de interés cultural, no solo de El Prado, sino también los barrios Bellavista y Alto Prado y su zona de influencia, con el cual se protegerán más de 1.000 inmuebles ubicados en un área de afectación patrimonial de 314 hectáreas, en el que también se incluyen sus parques, zonas verdes, bulevares, trazado vial, su vegetación y la protección de cuarenta y cinco (45) especies de árboles y arbustos que hacen parte integral de 12 especies de árboles patrimonio ecológico de la ciudad.

Jaramillo dice que el diagnóstico y formulación del PEMP de El Prado requirió la conformación y realización de constantes jornadas de trabajo interinstitucional y multidisciplinario de instancias lideradas por las secretarías de Cultura, Patrimonio y Turismo, y de Planeación, con participación de los representantes de la sociedad civil conformados por la comunidad residente de la zona identificada, de las organizaciones de ciudadanos defensoras del patrimonio, los vigías del patrimonio cultural, la academia y la asistencia del Ministerio de Cultura, con miras a la formulación de la normatividad, que incluye las condiciones de manejo y la elaboración de planimetrías que definen la delimitación, edificabilidad, tratamiento, etc del área afectada y la zona de influencia. Lo anterior, en cumplimiento de la Ley General de Cultura y su Decreto Único Reglamentario del Sector Cultura 1080 de 2015, el cual establece acciones necesarias para garantizar la protección, la conservación y la sostenibilidad de los BIC (Bienes de Interés Cultural).

A la fecha, este documento se encuentra en revisión por parte de la oficina Asesora Jurídica y la Dirección de Patrimonio del Ministerio de Cultura para la expedición de la resolución final alcanzando un nivel de cumplimiento del 90% en este proceso de gestión. Dentro del plan de conservación también se cuentan los trabajos que viene realizando actualmente ADI (Agencia Distrital de Infraestructura) en la recuperación de los bulevares del sector. 

Iniciativa

APP para recorrerlo

El grupo de vigías del Patrimonio de la Universidad del Atlántico diseñan una APP que tiene como propósito recorrer el barrio El Prado, conocer su historia, sus personajes, las casas, quiénes vivieron allí, quiénes las construyeron, cómo las hicieron, qué estilo son, qué símbolos tienen y qué importancia tiene a nivel histórico y de personajes.  A través de esta APP que vienen construyendo, los residentes y turistas podrán recorrer el barrio y, mediante los códigos QR, conocer las historias. La APP permite sugerir rutas y puntos clave del barrio.

Inmueble ubicado en la calle 68 con carrera 58
Inmueble ubicado en la calle 68 con carrera 58 Josefina Villareal

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
creer-en-la-costa

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Barranquilla
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web