El Heraldo
Vista de una parte de la estructura demolida del Muelle de Puerto Colombia. Josefina Villarreal
Barranquilla

Choque entre antropólogos y Fontur enreda obras en muelle

La decisión fue tomada por el Instituto Colombiano de Antropología e Historia, entidad adscrita al Ministerio de Cultura.

Las obras de intervención del Muelle de Puerto Colombia, que después de varios intentos se iniciaron el pasado 3 de julio, abren una nueva discusión por cuenta de la cancelación del estudio arqueológico. 

La norma vigente establece que una obra con valor histórico, en el caso del Muelle de Puerto, considerado bien de interés cultural de la Nación, requiere un programa de arqueología preventiva, un procedimiento de obligatorio cumplimiento cuyo objetivo es garantizar la protección del patrimonio arqueológico, establecido en la Ley 397 de 1997. 

En el caso de esta obra, el Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICANH), la autoridad en estos asuntos, señaló a través de un oficio, al que tuvo acceso EL HERALDO que iniciará “los trámites pertinentes para determinar las posibles afectaciones sobre el patrimonio arqueológico de la Nación por la omisión de la realización del programa de arqueología preventiva para el proyecto del Muelle”. 

El oficio se produjo como respuesta a una solicitud de cancelación que realizó el antropólogo Lázaro Miguel Cotes Cotes, quien sería el encargado de realizar  el monitoreo en las obras de reconstrucción de los 200 metros del Muelle. Cotes al parecer era quien figuraba como titular en la licencia arqueológica. 

En la solicitud de cancelación, Cotes expone que “... a pesar de los acercamientos que hemos tenido con ambas partes (Fontur y la Gobernación del Atlántico) no ha sido posible definir una ruta de trabajo idónea para desarrollar los trabajos (...) ”. 

En otro de los puntos, también se lee que: “A la fecha, no hay claridad entre Fontur y la Gobernación en relación a quién le corresponda asumir el costo de la ejecución del programa de arqueología preventiva (...)”. 

Sobre lo expuesto, finalmente Cotes declara que ante el panorama, y teniendo en cuenta que los trabajos comenzaron, podría generarse una afectación al patrimonio cultural de la zona, por lo que solicita la cancelación de esa licencia con número 7006. 

En ese sentido, el ICANH —autoridad gubernamental científica y técnica adscrita al Ministerio de Cultura— acepta la solicitud, teniendo en cuenta que no se pudieron adelantar los procesos, y declara que esa licencia queda sin validez para intervenir el patrimonio arqueológico, ni para adelantar trámites ante autoridades ambientales (...) por parte de las empresas responsables del proyecto. 

El Instituto de Antropología e Historia también advierte que le interesa conocer las razones por las que Cotes no informó con anterioridad de las dificultades que estaba teniendo para desarrollar el programa preventivo. 

“De hecho, sus comunicaciones al respecto daban cuenta de retrasos en la ejecución de las obras civiles, pero no a problemas contractuales, técnicos o logísticos (...) ”, señala el documento. 

Finalmente, el ICANH ratifica a la comunidad en general y de manera particular a Fontur y a la Gobernación, que en cualquier tipo de obra civil dentro del área de influencia directa del proyecto del Muelle se deberá iniciar previamente el trámite de una nueva intervención arqueológica, tal y como lo señala el Artículo 72 de la Constitución. 

Cancelación licencia

Luego de la cancelación de la licencia, Lázaro Cotes puso en conocimiento de la decisión del ICANH a Fontur con un oficio remitido el día 11 de julio de 2019. 

Pero previo a esta notificación, Cotes ya había advertido a Fontur en junio 6 de 2019 que debía suspender las obras civiles en el proyecto, hasta que el ICANH emitiera un concepto sobre la ejecución de las mismas, sin el programa de arqueología preventiva. 

 

Técnicos durante el primer día de las tareas de demolición en el Muelle de Puerto Colombia. Jesús Rico
“El Muelle responde a más de 100 años de historia, a un emblema que tuvo actividad humana del pasado”.

¿Por qué una intervención arqueológica?

Además de que lo establece la Ley, el antropólogo, arqueólogo y director del Museo Mapuka, Juan Guillermo Martín, explica que el Plan de Manejo Arqueológico sirve para evaluar el área de influencia de un lugar con potencial arqueológico. 

“Dependiendo de lo que se halle en el sitio, el Instituto Colombiano de Antropología e Historia puede recomendar una excavación arqueológica amplia, porque hay algo interesante que se debe analizar, o en dado caso, sugerir el acompañamiento en las obras de un arqueólogo”. 

El experto agrega que las obras del Muelle no deben ejecutarse sin un estudio arqueológico previo, porque “este lugar responde a más de 100 años de historia y a un emblema que tuvo actividad humana del pasado, y que buena parte de esa actividad debió quedar bajo el agua y en sus alrededores”. 

¿Qué dice la ley?

El artículo 11 de la Ley 397 de 1997, modificado por el artículo 7º de la Ley 1185 de 2008, prevé el Régimen Especial de Protección de los bienes de interés cultural y las disposiciones legales para la intervención sobre los mismos, estableciendo para la protección del patrimonio arqueológico que, en los proyectos que requieran licencia ambiental, registros o autorizaciones equivalentes ante la autoridad ambiental, como requisito previo a su otorgamiento, deberá elaborarse un programa de arqueología preventiva y deberá presentarse al ICANH un Plan de Manejo Arqueológico sin cuya aprobación no podrá adelantarse la obra.

El Decreto 763 de 2009 define un régimen especial del Patrimonio Arqueológico y al Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICANH) como la única autoridad facultada para aplicar este régimen. 

Van 70 metros

Hasta el jueves, la secretaria de Turismo de Puerto informó en una reunión realizada en la Gobernación con Fontur, que se habían demolido 70 metros de la infraestructura. 

Mientras que la directora de Fontur, Raquel Garavito, explicó que la intervención consta de dos partes: demolición y reconstrucción, pero que técnicamente suenan a demolición total, teniendo en cuenta que la estructura flotante que se observa va a desaparecer.

Según Fontur, desde la firma del acta de inicio, el cronograma de obras se “está cumpliendo a cabalidad, sin ningún retraso”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.