Sociedad

“Sentí que tenía el pie en el otro lado, que me estaba yendo”: Lady Noriega

La artista le contó a EL HERALDO momentos de su experiencia tras contagiarse de coronavirus y haber estado en coma. Anuncia que grabará nuevo álbum.

“Esta ha sido la experiencia más dura de mi vida”, es lo primero que confiesa la actriz y cantante monteriana Lady Noriega sobre su experiencia al contagiarse de coronavirus.

La frase la lanza debido a que permaneció en coma inducido durante una semana para ser intubada. En ese lapso sintió que su último soplo de vida se desvanecía en una clínica.

A la mujer que ganó renombre a nivel internacional con su papel de Pepita Ronderos en la telenovela Pasión de gavilanes le acaban de retirar el oxígeno y tras volver a respirar por sus propios medios se llenó de valor y compartió su testimonio para los lectores de EL HERALDO.

Afirmó que gracias a “la misericordia de Dios” y a las oraciones de sus seguidores está de vuelta, luego de haber sido internada en la Clínica El Rosario, de Medellín el pasado 5 de abril.

Lea aquí: “No era mi tiempo de partir”, afirma Lady Noriega

El asma que padece hace dos años complicó su estado de salud, y por esta condición el equipo médico decidió el 18 de abril que era necesario intubarla.

Explicó que la primera semana pocas personas sabían de su lucha contra el agresivo virus, pero luego se filtró la información de que su cuerpo no aguantó más y la trasladaron a uci para librar el que considera el momento más duro del medio siglo que ha vivido.

“Me indujeron al coma porque estaba saturando 43”, reveló la artista que desde los 5 años se mudó a la capital de Antioquia con su familia.

Noriega, que inició su carrera como modelo, representando a su tierra natal en el Concurso Nacional de Belleza en 1991, sostuvo que se perdió en el tiempo y que los medicamentos si bien le ayudaron a desinflamar los pulmones, “también tienen unos efectos secundarios que afectan demasiado la parte mental”, por lo que cayó  “en un estado de tristeza y depresión”.

Su victoria frente a la covid-19 ahora se convertirá en motivo de inspiración, y afirma que en el álbum que estaba preparando antes de ser hospitalizada incluirá temas que tocarán su caída, lucha y despertar. También habló con este medio de sus ilusiones por hacer parte de la segunda temporada de Pasión de gavilanes y de un proyecto internacional en el que ya trabaja.

P.

¿Tras contagiarse de la covid-19, pensó que se agravaría tanto?

R.

Los primeros días pensaba que era una situación manejable, de hecho en la clínica me dijeron que me podían tratar desde casa, pero me compliqué en cuestión de tres días y comenzaron a suministrarme una gran cantidad de medicamentos. Me pusieron una cánula de alto flujo que es horrible, es como si asomaras la cabeza por la ventana de un avión y te corriera un aire caliente por la nariz y la garganta. Sentía todo el tiempo que me estaba ahogando, mi esposo me comenta que se llegó a preocupar demasiado porque tenía la mirada perdida. Yo le llegué a decir que tenía dos voces en la cabeza, una que me decía – no te des por vencida, vas a salir de esto–, y también recordaba una promesa que Dios me hizo en oración cuando mi hijo Paulo estaba pequeño, él me prometió que me regalaría largos días para que disfrutara de mi hijo, así que me aferré a esas palabras.

P.

¿Sintió que en algún momento se iba de este mundo?

R.

Veía mucho unos brazos grandes que me cargaban, y yo me sentía como un bebé indefenso. Esos días antes de la intubación nos pasó algo muy particular en la habitación. Mi esposo salió hacia una sala pequeña a contestar una llamada, yo me quedé en la camilla y veo que él se devuelve muy rápido y se queda mirando los alrededores de la camilla. Le pregunté qué había pasado y me dijo que vio una silueta que rodeaba la cama, por lo que le contesté que “el ángel de Jehová campa alrededor de los que le temen y los salva”. Eso fue un momento maravilloso.

Lo otro que veía entre mis sueños era un desierto con grietas enormes y una mata chiquita que se iba secando y que se volvía polvo. Veía muchas cosas raras, los médicos me decían que estaba luchando contra el virus y también contra los efectos secundarios de los medicamentos, así que me sentía en un trance en el que Dios me acompañó, porque sentía que el último aliento de vida se me estaba yendo.

P.

¿Qué sintió al ver tantas muestras de cariño por parte de sus seguidores?

R.

Me conmovió mucho ver cómo la gente se une y es más solidaria en un momento crítico. Eso es muy valioso, pude sentir cada oración que elevaron y eso lo agradezco, porque es en la adversidad cuando sabes con quienes cuentas y me di cuenta que a mí Colombia me quiere. Quizás es chévere cuando se alegran porque ganaste un premio, pero he valorado más este apoyo incondicional, porque yo sentí que tenía el pie en el otro lado, que me estaba yendo, y eso conmovió al país. Uno a los 50 años aún no ha hecho muchas cosas y por eso me aferré a Dios para que me trajera de vuelta.

P.

¿Qué pasó por su cabeza cuando le dijeron que la debían intubar?

R.

El momento de la intubación es muy duro porque prácticamente te despides de tus familiares rumbo a un viaje cuyo tiquete de regreso no está asegurado. Ese día estaba de aniversario con mi esposo, cumplíamos siete años de casados y precisamente ese día me debía despedir de él que no paraba de llorar porque se cuestionaba cuánto tiempo iba a durar en coma inducido, si volvería, pero yo me apegaba a la promesa que Dios me hizo. Realmente antes de que me durmieran me fui feliz porque sabía que en el peor de los casos iba a verme con mi creador. Permanecí una semana en coma y cuando volví fue algo terrible porque el cuerpo está descompensado y poco responde a las órdenes que envía el cerebro, te tienen que cargar, moverte, no caminas, no eres capaz de sostener nada y la garganta te arde mucho porque el tubo rodea las cuerdas vocales.

Ya cuando estaba en recuperación, entre dos enfermeras me tenían que dar la comida, ellas me ayudaban a caminar y me acompañaban a bañarme, no podía levantar la cuchara para comer, todo me lo hacían.

P.

¿Cómo va su recuperación?

R.

Hemos hecho un proceso de recuperación de casi tres semanas, ya camino, como sola, me baño sola, ya hablo, el viernes pasado me quitaron el oxígeno y tengo más fuerza. Ya tuve cita con el neumólogo, me dice que vamos muy bien, los pulmones están funcionando a la perfección y ahora vamos a trabajar la parte física porque soy una persona que labora con su cuerpo en una tarima y por eso debo iniciar trabajos con un especialista en fisioterapia del pulmón durante ocho semanas, con él haré muchos ejercicios de respiración para recuperarme por completo.

P.

¿Cuál es el mensaje que envía a las personas sobre el virus?

R.

Sé que hay mucha gente que cree que esto es un juego, pero debemos hacer caso a las medidas que han diseñado las autoridades. Existe mucho desconocimiento sobre el virus, y lo poco que conocemos de esto hay que usarlo a  nuestro favor. Tenemos claro que lo que funciona es mantener el tapabocas, lavarnos las manos y mantener la distancia, entonces eso debemos aplicarlo. Yo realmente no sé dónde me pude haber contagiado, en algún momento me descuidé y casi me muero. Cuídense mucho de este virus porque realmente es muy duro lo que toca vivir dentro de una clínica.

P.

¿Qué se viene para su carrera artística?

R.

Estoy concentrada haciendo mi nuevo álbum musical, es una producción en la que ya tenía algunas canciones escritas, pero ahora pienso escribir algunas inspiradas en esta situación tan difícil que acabo de superar. También tengo otras que me han propuesto Iván Calderón y otros compositores. Además tengo una propuesta internacional de contar mi vida en un seriado y ya estoy escribiendo los argumentos.

P.

‘Pasión de gavilanes’ confirmó su segunda temporada la semana pasada, ¿estará usted en el elenco?

R.

Lo de Pasión de gavilanes me enteré hace poco que volví a la vida. No me han llamado, no tengo idea si Pepita Ronderos va a estar en esa segunda parte de la historia, pero obviamente para mí sería un honor trabajar en esta producción y compartir nuevamente con ese elenco tan maravilloso y con un libreto tan bien estructurado como el que hizo Julio Jiménez.

P.

¿Qué tan cerca ve su regreso a tarimas?

R.

No, yo en estos momentos no tengo ni permisos médicos, ni la energía suficiente para volver a las tarimas. Tengo que estar en lo que queda de mayo y junio dedicada a ponerme en forma con mi fisioterapia, pensaría que después de julio estaría con posibilidades de volver si las condiciones de la pandemia lo permiten.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • cantante colombiana
  • Lady Noriega
  • cantante
  • Covid -19
  • contagiados
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.