El Heraldo
Luis Aurelio Vives Echeverría, de 90 años, se caracterizó por usar boina y lentes. Fue médico oftalmólogo y directivo del Unión Magdalena.
Cortesía
Sociedad

Luis Aurelio Vives el ‘puente’ entre su hijo Carlos y el vallenato

A través de las parrandas que organizaba en su casa con la complicidad de varios juglares, le enseñó al artista a valorar este género musical.

El recién fallecido Luis Aurelio Vives Echeverría, padre del destacado músico samario Carlos Vives, fue un hombre polifacético que a sus 90 años dejó grandes aportes desde distintos sectores. Principalmente con su profesión de médico oftalmólogo brindó su ayuda a los sectores más necesitados, ofreciendo soluciones también en enfermedades ligadas a los oídos, nariz y garganta.

A nivel deportivo, desde 1967, se destacó como miembro de la junta directiva del Unión Magdalena, trabajando al lado de su primo Antonio Sánchez Vives, gerente del equipo. Esta dupla fue clave para el título obtenido por el ‘Ciclón Bananero’ en 1968, el único en su historia en la primera división.

Le puede interesar: Fallece Luis Aurelio, padre del cantante Carlos Vives

Y en cuanto a lo musical, además de haber concebido junto a su esposa Aracelly Restrepo a su hijo Carlos Alberto, uno de los artistas colombianos con mayor reconocimiento a nivel internacional, fue él quien sin ser músico acercó al consagrado artista al vallenato.

Este hombre, que en 1931 vio la luz en la capital magdalenense y creció en el hogar conformado por Rodrigo Vives De Andréis y Elena Echeverría de Vives, gracias a las parrandas vallenatas que organizaba en su casa y que eran amenizadas por destacadas figuras de este folclor, le fue inculcando al inquieto Carlos su amor por este género musical.

Así lo reconoció el intérprete de Cumbiana, que en el único mensaje que ha compartido en sus redes sociales tras el fallecimiento de su padre el pasado lunes lo recordó como su gran impulsor. 

“Se me fue mi papá y me vuelvo a sentir desamparado como la primera vez. Lo veo salir de su casa para no volver y se me parte el alma y caigo en cuenta de que todo lo que he sido fue por él: actor, cantante de vallenatos, deportista, hincha del Unión, filántropo... Tal vez para que él sintiera que nunca nos habíamos separado”, escribió ‘El Patrón’ como se le conoce artísticamente a Carlos.

Lea aquí: “Vivirás eternamente entre nosotros”: Carlos Vives se despide de su padre

El creador del Rock de mi pueblo le rindió un sentido homenaje con un collage fotográfico en el que muestra al ‘patrón’ de su familia en distintos momentos de su vida, desde su juventud compartiendo en paseos familiares, hasta en su rol de abuelo abrazando en diferentes fiestas a sus seis nietos: Carlos, Lucía, Elena, Pedro, Jacobo y Matilde.

El deceso de Vives Echeverría ocurrió el Lunes de Pascua en el edificio Punta Arena (Rodadero-Santa Marta), tras permanecer varios días en delicado estado de salud, debido a que padecía párkinson, una enfermedad degenerativa que fue minándolo lentamente.

Luis Aurelio junto a su hijo Carlos en la grabación de ‘El cantor de Fonseca’.
Rodeado de juglares

El cantante Ivo Díaz, hijo del juglar vallenato Leandro Díaz, autor de clásicos como Matilde Lina, al que Vives le hizo una versión exitosa, contó que constantemente eran invitados por Luis Aurelio para amenizar algunas parrandas en su casa. “Éramos asiduos visitantes, además de mi padre también iban otras figuras de la talla de Emiliano Zuleta Baquero, Alejadro Durán, Luis Enrique Martínez, Abel Antonio Villa, Carlos Huertas y José María ‘Chema’ Gómez (compositor de Compa’e Chipuco)”.

Todos esos juglares se paseaban por su casa y allí obviamente Carlos se nutrió de esa música raizal que más tarde haría con estilo propio. “El señor Luis Aurelio era clave para promocionar a todos estos músicos con sus amigos y por eso su amistad se consolidó, porque les daba mucho valor”, precisa Ivo.

Lea también: Jeimy Lallemand, la barranquillera que tiene cautivado a José Gaviria

En ese entorno creció Carlos Vives junto a sus hermanos Luis Francisco, Guillermo José y Juan Enrique. Su padre, además contrató un profesor de guitarra para que hicieran más productivo su tiempo libre. Años después Carlos no solo lograría sacarle melodías a la guitarra, sino que las acompañaría armónicamente con su voz.

En casa de los Vives casi todos los viernes se reunían a jugar dominó, mientras de fondo sonaban los acordeones, tal como quedó plasmado en el video de la canción El cantor de Fonseca, incluida en el álbum Clásicos de la Provincia (1993). En esa pieza audiovisual, Luis Aurelio aparece agitando las palmas y cantando junto a su hijo.

Junto a su nieto Pedro, Carlos y Claudia Elena.
‘La parrandita’ inolvidable

Luis Aurelio Vives Echeverría no solo era el médico, el amigo de todos y el benefactor, también el gran animador de las parrandas y las partidas de dominó, que un grupo de amigos y colegas suyos solían realizar los viernes en sus casas o en los clubes 25 y Santa Marta.

Reconocidos profesionales samarios que se reunían para divertirse, escuchar música, tomar whisky o vodka y charlar de lo humano y lo divino.

Rafael Fuentes, Rodrigo Vives, Jaime Correa, Farid Salja, Abraham Correa, Raúl Brugés, Luis Fernando De la Rosa, Florentino Noguera, Antonio Sánchez, Rafael González Illidge, entre otros, integraban la cofradía.

Además:  Shakira le dijo “no” a colaborar con Karol G en su más reciente álbum

A ellos y a su padre Luis Aurelio, el cantante Carlos Vives les rindió un homenaje al grabar el tema La Parrandita, escrito por Leandro Díaz, quien inspirado en la fiesta anual que realizaban todos los 29 de julio en honor a la Virgen de Santa Marta, decidió dedicarles unos versos tanto a los juglares como a los amigos de Luis Aurelio.

“Tenemos a Chema Gómez aquel pionero/ que toca la concertina con maestría/ le canto a Rodrigo Vives Echeverría/ el hombre que pa’ beber escoge el día/ le gusta escuchar un buen acordeonero/ un saludo a Rafael Penso el parrandero/ que sabe calificar una melodía”, reza en una de las estrofas.

Sobre esta canción el investigador de música vallenata Celso Guerra Gutiérrez, explicó que en esos tiempos debido a la poca valía que tenía la música vallenata en la región del Valle del Cacique Upar, estos juglares se fueron a vivir a la Zona Bananera. “Allá su música tendría reconocimiento y comenzaron a ser contratados para amenizar todo tipo de fiestas, entre esas las del padre de Carlos Vives y sus amigos médicos”.

La parrandita fue grabada en 1978 por Jorge Oñate con el acordeonero Raúl ‘el Chiche’ Martínez, en el álbum El cambio de mi vida, y Carlos Vives hizo su versión en el álbum Clásicos de la Provincia II (2009).

En el Club Santa Marta con su equipo de dominó.
‘Piloto y copiloto’: una amistad única

La periodista samaria Victoria Eugenia Sánchez (Vicky) explicó que Luis Aurelio era el mejor amigo de su abuelo Rafael Fuentes y lo admiraba por su don de gente, carisma e inteligencia.

“Los viernes, cuando la reunión era en casa de alguien del grupo, Luis Aurelio recogía a mi abuelo, a quien por ser el mayor le decían ‘Pluma blanca’, en una constante que hizo que a uno y otro les llamaran el piloto y el copiloto”.

Sostiene que “la vida no solo” le “dio dos abuelos...” le “regaló un gran grupo” a los que aprendió a ver como tal, “admirar y respetar”.

“Crecí sabiendo que los viernes eran de dominó, esos viernes llenos de amistad, de familiaridad, de compinchería buena, de comida exquisita y de recuerdos imborrables”, anotó.

Manifiesta que casi todos los del ‘combo del dominó’ han partido de este mundo terrenal, quizás para reunirse nuevamente a disputar unas partidas más en el cielo.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Luis Aurelio Vives
  • Carlos Vives
  • fallecido
  • médico
  • Musicos
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web