El Heraldo
Sociedad

Liderazgo femenino en Colombia y Latinoamérica: una causa apremiante

María Cárdenas, docente e investigadora de la Universidad de los Andes, habló con EL HERALDO sobre la situación de las mujeres que ocupan puesto directivos en organizaciones.

La deuda histórica que el mundo corporativo tiene con las mujeres sigue sin disminuir.

Pese a su inquebrantable perseverancia en la lucha por la paridad de género, esta población sufre retrocesos que tardan, aún más, la eliminación de la brecha a nivel global.

En medio del siempre preocupante panorama mundial, Colombia ha figurado durante las últimas décadas entre los países con mayor proporción de mujeres en puestos de dirección en empresas de América Latina.

Así lo demostró María Consuelo Cárdenas, profesora de la Facultad de Administración de la Universidad de los Andes (Bogotá), con su aporte en el proyecto de investigación ‘Women Business Leaders in Latin America’, que lideró desde 2002 la profesora Sylvia Maxfield de Simmons College, Boston (EE.UU.), que trata sobre la participación de las mujeres en los negocios en América Latina.

A partir de ese primer proyecto, María Cárdenas decidió plasmar en su libro ‘En busca del liderazgo femenino: el recorrido de una investigación’ (2017), la forma como lideran las mujeres que han llegado a posiciones de dirección en las organizaciones colombianas y su experiencia realizando talleres de conciencia de género en ciudades como Bogotá, Barranquilla, Medellín, Cali, y Bucaramanga.

Cárdenas concedió una entrevista a EL HERALDO para hablar sobre los hallazgos y reflexiones del estudio, que continúa realizando de la mano de sus estudiantes, quienes fungen como asistentes de investigación.

“La investigación que yo he hecho ha intentado entender qué será lo que tiene Colombia de particular. Porque eso sigue siendo cierto. En las cifras que uno mira de las empresas clasificadoras, Colombia sigue punteando en la proporción de mujeres en posiciones de dirección”, explicó la docente universitaria.

Qué tiene Colombia

En el marco del Foro LR ‘Economía y empresa, con nombre de mujer’ del 2020, organizado por el diario La República, Carolina Ibargüen, managing director de Kantar IBOPE Media, reveló que para ese año en el país hubo un 33,5 % de mujeres en cargos gerenciales o directivos, superando así el promedio a nivel mundial, que se ubicaba en un 29 %.

Para la profesora María Cárdenas, esto se debe a que “guardadas las proporciones, aquí somos muchísimo menos machistas que en otros países como México, Ecuador, Chile y Brasil”.

Recordó que una gerente colombiana le confesó en una entrevista que para cerrar negocios en Ecuador siempre debía llevar consigo a uno de sus subgerentes, porque sin la representación masculina de la empresa no era posible llegar a acuerdos en el vecino país.

“Aquí no hay eso. Hay otros machismos y micromachismos. Ahora, eso tampoco quiere decir que todas las personas lleguen a puestos de dirección, Colombia es desigual en muchas dimensiones”, sostuvo.

María Consuelo Cárdenas, profesora de la Facultad de Administración de la Universidad de los Andes. Cortesía.
Brecha de género en Latinoamérica y el Caribe

Un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), titulado ‘Una olimpíada desigual: la equidad de género en las empresas latinoamericanas y del Caribe’ y presentado el pasado agosto, revela que las mujeres de esta región ocupan solo el 15 % de los cargos directivos y son dueñas de apenas el 14 %.

Indica además que solo en una de cada diez empresas el puesto de gerente principal lo ocupa una mujer.

Según el Informe global sobre la brecha de género de 2021 del Foro Económico Mundial, al ritmo actual esta región tardará 68,9 años en eliminar su brecha global de género.

Cómo ejercen las mujeres el liderazgo

Cárdenas expone que las mujeres en puestos de dirección ejercen, estadísticamente con mayor frecuencia, el liderazgo transformacional.

“El liderazgo transformacional busca, como su nombre lo indica, que las personas se transformen en el ejercicio de su trabajo, es decir, que ellas definan la manera como van a llevar a cabo su labor y eso es un liderazgo que busca ser inspirador porque motiva a través de dar autonomía”, dijo.

Mientras que los hombres ejercen mayormente el liderazgo transaccional.

“En este liderazgo el jefe hace una transacción con el empleado. Entonces dice: ‘si usted trabaja bien y yo le pago bien. Usted cumple sus obligaciones y usted tiene su salario. Usted trabaja más y le pago más’. Es una transacción en la que quien define las tareas es el jefe y quien las ejecuta es el empleado”, agregó.

Barreras

A través de la investigación, Cárdenas identificó tres principales obstáculos que enfrentan las mujeres en posiciones de dirección: el balance hogar-trabajo, los estereotipos de género y la forma como ellas ejercen el liderazgo.

La docente señaló que en los países latinoamericanos a las mujeres se les facilita el balance hogar-trabajo gracias al apoyo del servicio doméstico. No obstante, el dilema para ellas sigue siendo “fuerte”.

“Las mujeres no nos queremos comprometer en citas después de las 6 de la tarde, no queremos que nos pongan tareas el sábado y el domingo. Lo neutro es que se haga eso, pero es que eso está pensado para personas que no tienen que atender otras obligaciones”, puntualizó.

Por otro lado, están los estereotipos de género, que afectan la aceptación del liderazgo femenino en el mundo empresarial.

“Cuando una mujer en una reunión hace una propuesta se pasa por alto, pero cuando la misma la hace un hombre es tomada como algo interesante. Eso sigue siendo cierto, lo que ha cambiado es que las mujeres hoy en día se sienten más empoderadas y hacen valer sus contribuciones”, mencionó la académica.

Añadió que “los hombres siempre están listos para mostrarse porque es lo que se ha pedido de ellos toda la vida, el mundo de lo público ha sido masculino tradicionalmente, entonces ellos están acostumbrados a eso. Las mujeres no. A nosotras nos estereotiparon con humildad, bajo perfil, y eso no nos deja llegar. Entonces a uno le toca ahí vencer sus propias barreras para alcanzar posiciones de dirección donde se espera que tú te hagas valer y que no necesites que nadie te dé la mano”.

María Cárdenas también comentó a esta casa editorial que el desempeño de las mujeres en las organizaciones suele ser medido con un “patrón masculino”.

“En las organizaciones se asume que hay una forma de hacer las cosas que es neutra, pero tú entras a mirar y esa forma es masculina. Es decir, tiene en cuenta más la manera como los hombres han trabajado toda la vida, porque las mujeres llegaron ‘tarde’ a las organizaciones. Entonces la manera de hacer, los horarios, medición del desempeño, la flexibilidad para hacer otras cosas, eso está dirigido por un hombre que tiene a alguien en su casa que hace las tareas del hogar o por un hombre que tiene mayor fuerza física, etcétera”, expresó.

El papel de los hombres

En los talleres de conciencia de género que la profesora de la Uniandes ha realizado con hombres en varias regiones del país, ha trabajado para involucrarlos en el tema, en el que les corresponde una gran responsabilidad.

“Lo importante es que ellos caigan en cuenta que el neutro es masculino. Es fundamental que los hombres se monten en este tema porque sin ellos no la vamos a lograr. Ellos perciben amenaza porque antes se repartían los puestos entre ellos y ahora les llegó la mitad de la población a querer también participar. Pero hay que involucrarlos y hacerlos conscientes de los sesgos machistas, porque no lo hacen de malos, es que no caen en cuenta. El mensaje es que esto no es una cosa solo de mujeres, sino de mujeres y hombres”, puntualizó.

Equidad y progreso

La desigualdad de género en el mercado laboral ha obstaculizado y retrasado en gran medida el crecimiento económico y el desarrollo social.

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), la equidad de género permitiría aumentar el PIB de una economía hasta en un 35 %.

El presidente del BID, Mauricio Claver-Carone, aseguró el pasado agosto que invertir en el liderazgo femenino y promover empresas propiedad de mujeres “es fundamental para impulsar un crecimiento sólido y sostenible en toda América Latina y el Caribe”.

Esto se suma al dato revelado por el conglomerado empresarial Aequales, que en 2020 midió la productividad de las empresas que aplicaron las recomendaciones del ‘Ranking PAR de Equidad de Género en las Organizaciones’. El resultado: la rentabilidad aumentó hasta en un 25 %.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.