Escándalo, al parecer con prostitutas, en sede de Embajada ...

Últimas noticias

21:17

El ‘Tiburón’ cayó este domingo 2-1 ante Alianza...

A través de esta acción, Alianza Petrolera consiguió el primer gol. César Árias cabeceó en el corazón del área y dejó sin chance a Viera.
21:11

El ‘Tiburón’ cayó este...

20:04

Juan Camilo Matamoros fue víctima de un atraco en la...

18:20

Uno fue absuelto por falta de pruebas. Se les judicializó...

Un perito de la Policía toma evidencias en la zona del estallido.
18:14

La institución reportó un total de 26 heridos, dos civiles...

18:13

El teléfono de Hitler, encontrado en su búnker tras la...

Los dos candidatos, Lenin Moreno y Guillermo Lasso, en una publicación del periódico El Universo de Ecuador.
18:06

Moreno alcanzó 39,4 % de los votos en Ecuador y opositor...

17:55

Daniel Moreno aprovechó el desorden de la defensa local...

El general Jorge Nieto, director de la Policía Nacional, habla con uno de los policías heridos.
17:44

El general Nieto, director de la Policía, indicó que por...

En este estacionamiento a cielo abierto, a un lado de la carrera 51B, fueron atracados los seis estudiantes.
16:52

El robo se registró la tarde de este sábado. Dos...

El titulo es:Escándalo, al parecer con prostitutas, en sede de Embajada de Honduras en Bogotá

Escándalo, al parecer con prostitutas, en sede de Embajada de Honduras en Bogotá

Fachada de la sede diplomática en Bogotá.

Un nuevo escándalo de ribetes diplomáticos se presentó en Bogotá, cuando un empleado de la embajada de Honduras en Colombia brindó una fiesta en la que las invitadas principales eran prostitutas y que fueron aparentemente protagonistas de varios desmanes dentro de esta sede.

El asunto está siendo ventilado en medios hondureños con amplio despliegue. Según el diario El Heraldo de Honduras, la fiesta del 20 de diciembre “terminó en un saqueo y actos de depravación, poniendo en riesgo documentos de seguridad nacional”.

Señala el mismo diario que “tras disfrutar del alcohol y del sexo, las invitadas de un empleado del embajador se robaron computadoras y teléfonos móviles y hasta defecaron (sic) en la oficina del propio embajador y en el escritorio del agregado militar”.

En la información confirmada por este diario hondureño se revela que empleados al otro día, es decir el 21 de diciembre, se encontraron con el desorden y verificaron que hacían falta computadoras y otros equipos.

“Las diferentes oficinas estaban abiertas de par en par, había latas de cerveza, papeles regados por todos lados y evidencias de la práctica de una orgía. Incluso en el sótano yacía un colombiano que todavía estaba borracho, mientras que en una habitación en el área de lavandería dormía plácidamente Mendoza, el responsable del desastre”, relató el medio hondureño.

En vista de lo sucedido, desde la Embajada se llamó a la Policía del cuadrante responsable del área para hacer público el hecho y que se iniciara algún tipo de investigación que, según cuenta el diario, es algo interno de la sede diplomática.

Al parecer, de acuerdo con la información, Jorge Mendoza, un hondureño de confianza del embajador Carlos Humberto Rodríguez, se sentía solo por eso salió de fiesta con varios amigos colombianos; posteriormente recogieron unas prostitutas en la avenida Caracas con calle 17 y las llevaron a la sede diplomática. Una vez terminó la fiesta los supuestos amigos robaron lo que pudieron.

El asunto tomó trascendencia diplomática porque puso sobre el tapete la vulnerabilidad de la Embajada hondureña en Bogotá. Además, señala el diario “esto quiere decir que cualquier capo, por ser Colombia el principal productor de cocaína en el mundo, pudo haber pagado a una prostituta para que sedujera al amigo del embajador para entrar a la representación y robar información vital sobre investigaciones”.

Y rematan la información diciendo que “el embajador de Honduras en Colombia, Carlos Humberto Rodríguez, guardó silencio ante esta situación que desprestigia al país”.
 

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Mundo
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!