Deportes

Las últimas escenas de Lionel Messi en Barranquilla

El crack del Barcelona permaneció en el camerino del Metropolitano hasta la 1 de la madrugada. Ángel Di María regaló su camiseta.

Nadie se quería perder la oportunidad de ver a Lionel Messi de cerca. Ni siquiera los policías que no hacían parte de la escolta de la selección Argentina y que ya estaban en los últimos minutos del enorme, largo y desgastante operativo por el partido de Eliminatoria al Mundial Catar-2022 que Colombia terminó empatando 2-2 ante ‘la Albiceleste’, el martes pasado en el estadio Metropolitano Roberto Meléndez.

Unos 15 uniformados se acomodaron en el segundo piso, en el corredor de occidental baja que tiene vista hacia el parqueadero interno, para intentar grabar y ver lo más próximo posible a los jugadores gauchos, especialmente al crack del Barcelona.

Lea también: Lionel Messi mostró destellos y terminó fastidiado

No estaban solos. Ya eran las 9:40 de la noche, casi todos los aficionados habían evacuado el escenario, excepto una familia del interior del país y algunos otros hinchas, no más de diez, que de alguna manera habían accedido al parqueadero interno donde se encontraban los dos buses esperando a los integrantes de la delegación extranjera.

Los aficionados miraban tranquilos el movimiento de aparatos logísticos, implementación y toda la parafernalia detrás del show del balón, a la expectativa del asomo del ídolo.

A esa hora ya había partido el bus de la selección Colombia hacia el hotel Hilton Garden Inn, sin el cartagenero Wilmar Barrios, que a las 9:44 p.m. apareció por el parqueadero interno acompañado por alguien de la delegación colombiana y un par de hombres de la seguridad.

Wilmar Barrios en el parqueadero interno. No pudo irse en el bus de la Selección.

Vea aquí: Uno por uno: estrella de David iluminó el camino y al final apareció un Ángel

En el segundo piso de occidental y en las nuevas escaleras de acceso a la zona de prensa, en la torre del recién estrenado ascensor, se acomodaron periodistas de EL HERALDO atentos a cubrir la salida de Colombia, de Argentina y las últimas escenas de la segunda visita de Messi a Barranquilla.

Ningún jugador albiceleste se había montado al bus todavía.   

A las 9:54 p.m., rodeado de diez personas, cuatro del GOES, dos de la delegación de Argentina y otros dos de la seguridad del evento, salió Lionel Messi con un maletín en su espalda y acomodándose el tapaboca, por la puerta en la que los jugadores entran hacia los corredores de los camerinos y por la cual salen al parqueadero interno.

“¡Messi! ¡Messi! ¡Messi! ¡Messi! ¡Messi!”, empezaron a gritar los escasos aficionados y algunos policías apenas vieron al astro con rumbo hacia el bus.

Lionel Messi saliendo hacia el bus por primera vez.

Puede interesarle: Así va la tabla de posiciones de la Eliminatoria al Mundial Catar-2022

‘La Pulga’ fue detenido por un miembro de la delegación foránea a mitad de camino y se devolvió, no sin antes medio levantar y mover levemente la mano para saludar a los que se desgañitaban con su nombre.

Ese instante de solo 26 segundos, emocionó a varios de los presentes. No todos los días se puede mirar de cerca al considerado por muchos el mejor futbolista del momento y uno de los más brillantes de la historia.

Momento en que detienen a Lionel Messi para que se regrese al camerino.

Lea además: Ospina, Muriel y Borja, figuras ante Argentina

Como no completó su recorrido y se regresó, los admiradores del crack se quedaron con la convicción de que lo volverían a ver desfilar hacia el automotor, mucho más después de observar salir a varios de los otros jugadores. Gonzalo Montiel, Marcos Acuña, Leandro Paredes y Nicolás Tagliafico, entre otros, se subieron al bus.

Pepe Costa, el español que acompaña a Messi a todos lados, una especie de vocero, amigo y facilitador de todo lo que el ’10’ necesita, y algunos de los encargados de la seguridad de Argentina, se mostraron inquietos ante los curiosos y el mayor de la Policía responsable de esa parte del operativo empezó a evacuar a los aficionados que estaban en el parqueadero interno y alejó a los periodistas de EL HERALDO.

No obstante, la mayoría de los que aguardaban por Messi tiraron la toalla. La espera se hacía interminable y la paciencia se agotó. ‘Leo’, Sergio Agüero y Ángel Di María permanecieron en el camerino hasta la 1 de la madrugada, cuando partieron con rumbo al aeropuerto Ernesto Cortissoz para retornar a Argentina.

El retorno de Messi hacia el camerino.

Vea aquí: “Lo de Colombia ha sido muy meritorio”: Reinaldo Rueda

Adentro cenaron y quemaron tiempo (así como lo hicieron en la cancha cuando ganaban 2-1) antes de emprender el traslado hacia el puente aéreo. El vuelo despegó hacia Buenos Aires después de las 2 a.m.

Lionel salió acompañado de Di María. Aunque ya era la 1 a.m. y quedaban muy pocas personas, de nuevo se escucharon los gritos: “¡Messi!... ¡Messi!... ¡Messi!... ¡Messi!”.

Y el argentino, nuevamente volvió a levantar su mano derecha para saludar, incluso chocó su puño contra un joven de la logística que se le acercó y cruzó unas breves palabras con él.

Los recogebolas fueron de los pocos que se pudieron tomar una foto con Lionel Messi. EFE

La camiseta que regaló Di María

Di María, que siguió su ruta hacia el bus, tuvo un gesto con alguien de la logística unas horas antes. Después de que se acabó el partido, ya cuando la mayoría de los 10 mil aficionados que pudieron entrar al ‘Metro’, que tenía un limitado aforo del 25% por la pandemia, ‘el Fideo’ y todos los futbolistas albicelestes que no jugaron, hicieron ejercicios físicos en el gramado del coloso de la Ciudadela.

En medio de esos trabajos de activación, algunos fanáticos gritaron, más que todo, los nombres de Agüero y Di María. Otros lanzaron insultos. Uno fue un ‘madrazo’ en sostenido, como esos típicos lamentos de película.

Algunos jugadores argentinos en su camino hacia el bus.

Sin embargo, ‘el Flaco’ y ‘el Kun’, que ya tienen callos para esas cosas, hicieron oídos sordos. Ninguno de los jugadores respondió nada. Cuando ya se marchaban al camerino, una persona de la logística del partido se acercó al extremo del PSG y le pidió la camiseta de práctica. El destacado jugador de inmediato se retiró la prenda de vestir, se la cedió y continuó su rumbo.

Horas después, todos los dirigidos por Lionel Scaloni dejaron el suelo barranquillero y se bajó el telón de la visita de Messi y su combo a Barranquilla.

Ángel Di María y Sergio Agüero en el gramado del estadio Metropolitano. EFE
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Lionel Messi
  • Selección Colombia
  • Selección Argentina
  • Estadio Metropolitano Roberto Meléndez
  • Eliminatoria al Mundial Catar-2022
  • Ángel Di María
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.