Cultura | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
‘El Cordero Místico’, de Hubert y Jan van Eyck.
AFP
Cultura

Resucita ‘Cordero Místico’, joya del arte flamenco

La restauración liberó al cordero de barnices y pinturas. Las obras permiten revelar las miradas de Hubert van Eyck.

El Cordero Místico, joya del arte flamenco, recobró su “fuerza”, su “virtuosismo” y su “delicadeza” gracias a una minuciosa restauración que le devolvió transparencia a su cielo, luz a sus colores y decenas de detalles sepultados por el tiempo.

“¡El paisaje del Cordero Místico se ha abierto! Feliz, soleado”, se felicitó el la responsable de la restauración, Hélène Dubois, durante la presentación de los paneles inferiores del retablo pintado por los hermanos Van Eyck en el siglo XV.

La restauración del elemento central del retablo conocido como La Adoración del Cordero Místico lo liberó de barnices y pinturas acumulados a lo largo de los siglos. “Recobramos el virtuosismo y la delicadeza”, estima esta experta del Instituto Real del Patrimonio Artístico belga.

La renovación, efectuada en el museo de Bellas Artes de Gante (norte) desde hace tres años y que los visitantes pueden contemplar, sucede a la renovación de los paneles exteriores entre 2012 y finales de 2016. La restauración de los paneles superiores comenzará en 2021.

Los trabajos permitieron revelar las miradas de Hubert van Eyck que comenzó el retablo y de su hermano Jan que lo terminó 12 años después en 1432: los pies hinchados de los peregrinos, el polvo de su calzado, las gotas de agua en una fuente, las huellas en la tierra...

Y ello gracias a un trabajo de gran precisión, efectuado con escalpelo y microscopio, para restaurar el esplendor original del políptico de 4,4 metros de altura y 3,4 metros de ancho, que comprende un total de 20 pinturas.

Este técnica, que se prefirió al uso de disolventes considerados muy agresivos para quitar capas de pintura del siglo XVI ante el riesgo de dañar la obra, permitió que el animal protagonista recobre su autenticidad y su esplendor.

Cuatro orejas. Los repintados dotaron al cordero de un par de orejas adicionales. En los años 50, una restauración sacó a la luz las originales, pero no eliminó las posteriores, por lo que, hasta en 2016, el cordero contaba con dos pares de orejas.

“La eliminación de los repintados modificó por completo su fisionomía. Tenía una cabeza de oveja, sus ojos estaban de lado. Cuando se retiraron los repintados, descubrimos ojos que miran directamente hacia el frente”, explica una de las restauradoras Marie Postec.

Para Postec, que califica a los hermanos Van Eyck como los ‘Vinci del norte’, el cordero tiene actualmente “una presencia física y una mirada que interpela a los fieles, al espectador”. “Recobró su fuerza de interpelación”, agregó. AFP

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Agenda Cultural
  • Flamengo
  • Obras de arte
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web