Opinión | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Sometamos al ego

El ego es el exceso de autoestima y el culto en demasía de sí mismo. 

Una persona ególatra siente una exagerada valoración hacia ella misma, se considera superior a los otros, y su pretensión permanente es despertar en los demás la misma admiración e, incluso, adoración que siente por su persona. Está convencido de que la razón y la verdad están en su poder, sin admitir o siquiera contemplar la validez de otros criterios. Además, tiene dificultad para mantenerse en la realidad e interrelacionarse de manera dialógica con sus congéneres.

El ego siempre ha estado presente en el ser humano. Los griegos crearon el mito de Narciso para representarlo, los egipcios se lo atribuían como característica a sus múltiples dioses, en la cultura china se representaba como un elefante que podía ser hediondo o perfumado, de acuerdo a si él te dominaba o tú a él.

En el mundo actual, en el que predomina una sociedad mercantilizada y clasista, el ego es entendido como un reflejo o consecuencia de la competición constante por lograr poder, riqueza y ascenso en el estatus. La egolatría se torna en una característica de la personalidad adaptada a una sociedad sumamente competitiva en la que priman las apariencias y la necesidad de éxito por encima de los intereses de la sociedad en su integridad. El ego exagerado es frecuente y sumamente dañino en los gobernantes, los burócratas, los potentados, los académicos y toda persona bajo cuya responsabilidad estén otras.

A propósito del tema, he recordado el cruce de correspondencia entre Albert Einstein y Sigmund Freud, en 1932, en las que el físico le pregunta al ‘padre del psicoanálisis’ si existe un medio de librar a los hombres de los antivalores que los aprisionan. En su respuesta, Freud se refiere al fortalecimiento del intelecto para dominar la vida instintiva. Sin embargo, podemos ver que, paradójicamente, esta conducta no perece a mayor nivel educativo y cultural, sino que tiene la tendencia de crecer; entre más educados más ego tenemos. 

Renunciar a la posesión imaginaria del constructo mental que es el ego es algo sumamente complejo. Es difícil desprenderse de una identidad que has forjado a lo largo de tu vida. Te pudiera parecer como una muerte en vida o una muerte parcial de tu personalidad, y en realidad lo es, pero, al hacerlo, se te da la oportunidad de una nueva vida en la que serás más sensible, más solidario, más amistoso, en fin, mejor persona, como lo define magistralmente el filósofo Ralph Waldo Emerson: “Nadie ha aprendido el sentido de la vida hasta que ha sometido a su ego para servir a sus congéneres”.

Es necesario alimentar adecuadamente nuestra autoestima con base en el reconocimiento de los valores de los demás, a fin de construir relaciones interpersonales permeadas por la confianza y el respeto. Compaginar con un ego que uno controle y domine debe ser una tarea diaria de todos. Yo estoy en esa lucha de vencer el mío, para ello me ayudan mis hijos pequeños, ya que carecen de él, y una esposa sencilla que me motiva con su ejemplo.

rector@unisimonbolivar.edu.co

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Tatiana Dangond

Mala oposición a la JEP

La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) ha sido objeto de una campaña de desprestigio tanto a nivel institucional como en las redes sociales; una estrategia que busca deslegitimar los procesos que se adelantan ante la justicia transicional co

Leer
Rafael Nieto

Para salir de la crisis

Pero se atravesaron los confinamientos y la economía se desbarrancó. El Gobierno, en el nuevo Marco Fiscal de Mediano Plazo, asume que la economía caerá un 5.5%, el peor año desde que tengamos datos ciertos.

Como resultado se dispar

Leer
Alberto Linero

Modelo de incoherencia

La señora con actitud de dueña de la verdad dice con tono agudo: - “es que tienen que enseñarles ética”, y en un momento recordé todos los “ladrilludos” discursos que he leído y escuchado sobre la filosofía de la acción en tantas a

Leer
Abelardo De La Espriella

Sin derecho al honor

A un ser humano se le puede quitar casi todo, pero pretender despojarlo de su dignidad, de su honra y de su buen nombre es algo verdaderamente abominable y peligroso. El asesinato moral, perpetrado a través de campañas articuladas de desprestigi

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web