¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Barranquijazz on line

Debemos acomodar el cerebro de tal manera que podamos trasladar el alma hasta el computador para el vacile jazzístico.

Definitivamente, hay gente obstinada en creer en la cultura como uno de los principales bálsamos para que el ser humano pueda transitar por este mundo con todas sus vicisitudes, es como una necesidad para los hacedores de cultura halarnos hacia esa dimensión sanadora para convencernos de estar vivos y de disfrutar esa existencia.

Barranquijazz, el festival que “nos arregla el rollo mental en septiembre”, ha debido reinventarse para poder brindar esa pausa musical y espiritual –entendida como el goce de los sentidos– que se nos aparece en esta época del año y representa un empujón anímico para llegar al final del mismo. Esa estimulación del “anima” mediante las notas de esa incontable variedad de instrumentos, sonidos y voces no podrá ser posible en vivo por las conocidas razones de la pandemia y, por tanto, debemos acomodar el cerebro de tal manera que podamos trasladar el alma hasta el computador para el vacile jazzístico del 30 de septiembre al 4 de octubre de este año tan necesitado de salud física y mental.

Antes de sentarnos a disfrutar del espectáculo virtual, deberíamos reflexionar sobre cómo hicieron los organizadores de este festival, que ya tiene renombre internacional, para llevarlo de gratis hasta las casas de los amantes del jazz de la ciudad y más allá de sus fronteras. Porque cuesta demasiado dinero poder costear una presentación digital de esta magnitud con artistas de talla mundial del considerado fenómeno musical más importante del siglo XX.

Sólo se puede hacer de forma combinada entre la solidaridad artística de los músicos quienes, a su vez, tendrán que adaptarse a tal modalidad; y con un apoyo económico a la altura de las circunstancias para un evento que puede resultar más costoso que traer a los músicos. Y aquí es donde los hacedores de cultura esperan la colaboración de entes privados y gubernamentales que aporten un músculo económico fuerte capaz de sostener en vilo y sin afugias una aventura en la que sólo se comprometen unos locos quijotescos que se obstinan en hacernos sentir mejor en septiembre desde hace 27 años.

Además, está la logística. Imagínense al presentador oficial del evento pasar varias horas frente a unas cámaras cambiándose de ropa para presentar a cada artista o grupo, memorizar lo que va a decir para cada uno, sin derecho a equivocaciones porque toca repetir hasta la perfección, y todo aquello que se presenta en un pregrabado. Por fortuna, Odín Arregocés, el presentador de Barranquijazz, sabe de esto desde hace ratos.

No tengo dudas en que aquellas entidades de la empresa privada que siempre han apoyado este evento habrán aportado por su creencia en el apoyo a la cultura; pero, no sé si alcaldía y gobernación habrán aportado de igual forma o mejor. Estos son los momentos en que se debe demostrar que, en esta ciudad, cultura representa algo que está mucho más allá del carnaval.

haroldomartinez@hotmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Weildler Guerra C.

Ciudadano del mundo

La primera vez que vi a Manuel Zapata Olivella fue hacia 1980 cuando él desarrollaba investigaciones etnográficas en La Guajira. Hacer un compendio de su trayectoria vital y académica requeriría de varios tomos para plasmarla en toda su plenit

Leer
Roberto Zabarain

Keep great

La andanada mediática contra Trump hace recordar la satanización que en el plebiscito montaron aquí contra el NO, tal, que al encuestado le daba pena reconocerlo, y las encuestas, entonces, daban 70 -20 por el sí. Pasará igual en USA. Es que

Leer
Haroldo Martinez

Septuagésimo aniversario

El pasado 4 de octubre mi Facultad de Medicina en la Universidad del Cauca cumplió 70 años de refundada en el siglo XX, ya que tiene una historia en el siglo XIX en un período que va de 1835 a 1890, año en que debió cerrarse por las guerras,

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web