El Heraldo
Opinión

Se fue, ADios

No era mi amigo. No era mi maestro. No era mi director espiritual. Era mi papá. De quién no solo recibí parte del material genético, sino aquel que estuvo siempre a mi lado para cuidarme, sanarme con su ternura y dejarme ser; que son, para mí, las características del amor.

No era mi amigo, pero tenía toda la confianza y la cercanía para abrirle el corazón y dejar que los sonidos nasales de sus palabras me hicieran sentir seguro, retado o invitado a enfrenar desde mi soledad ontológica, la encrucijada de la vida.

No era mi maestro, pero le aprendí lo fundamental de la vida: a ser valiente, a saber negociar, a comprender que los relatos tienen una fuerza ciclónica que transforma la realidad, a amar en libertad y a entender que la vida es una jornada festiva, en la que hay que disfrutar sin dañar a nadie, sabiendo que es siempre corta y que se acaba aunque no queramos. Le aprendí a amar al Unión Magdalena, a jugar dominó y a escuchar música los domingos para así exorcizar cualquier tristeza que quisiera perdurar en el corazón y no dejarme comenzar la semana con felicidad.

No era mi director espiritual, pero sí me ayudó a encontrarle sentido a la vida con sus apreciaciones y sus raras visiones de la existencia. No tengo hijos, ni los tendré, es una decisión de vida, pero con mi papá aprendí que lo más importante en la paternidad, no es donar un poco de esperma para que la vida de un ser se constituya, sino el estar a su lado, escuchar, hablar, disciplinar, animar, inspirar, pelear, levantar del suelo, curar y siempre permanecer allí. Necesitamos redescubrir la paternidad que a veces queda enclaustrada en lo genético, cuando su real esencia está en los días que se comparten y se juntan en una hilera finita que llamamos vida.

De mi padre recibí muchos obsequios, pero el mejor de todos fue su compañía y su ejemplo. Discutimos muchas veces, su temperamento era fuerte, tal vez como el mío, pero siempre había puentes que nos volvían a juntar con todas las lecciones que el debate nos había dejado. No se trataba de convencernos, porque algunas veces la terquedad y la firmeza se camuflan para parecerse.

No entiendo mucho cómo voy a poder vivir sabiendo que no está. Apenas comienzo a sentir su ausencia y ya es un abismo que me quiere devorar. Me pude despedir de él: le di gracias por todo lo que había hecho de mí y por mí, le pedí que me siguiera respaldando como hasta ahora, que aunque no lo supiera, eso era lo que me hacía más fuerte, y le aseguré que cuidaría a su esposa, mi madre, ya que esa había sido una de sus tareas existenciales más definitivas.

En esos intentos que uno tiene de darle sentido a lo frío de la vida, me quedé con la impresión que estuvo en el último brindis que hicimos en su honor y que después sí marchó, no sé para dónde, yo solo espero, en la fe, volverlo a ver algún día. Tengo amigos que todavía llorar a sus papás: Oswald de Andreís y Henry de la Espriella, y ahora entiendo por qué. Es que definitivamente la muerte es absoluta y devastadora. Ahora solo queda vivir en felicidad, porque al fin y al cabo, ese es el mejor homenaje que le podemos hacer a nuestros muertos: ser felices.

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Tatiana Dangond

Mala campaña

En un mundo donde una de cada tres mujeres ha sido víctima de la violencia y en un país como Colombia donde, entre 2015 y 2019, fueron asesinadas 2,7 mujeres al día, es realmente increíble que políticos se tomen a la ligera uno de los flagelo

Leer
El Heraldo
Ismael Cala

Agradecer: Honrando nuestras cicatrices

Como todos los años, la llegada de esta época es el momento propicio para agradecer todas y cada una de las bendiciones que llegan a nuestra vida. 

Agradecer lo bueno que nos sucede es relativamente fácil. Todos tenemos algo que

Leer
El Heraldo
Jesús Ferro Bayona

La comedia nazi

El reciente episodio de la representación de la Alemania nazi en la Escuela de Policía Simón Bolívar de Tuluá, del cual se conocen pocos detalles pero que fueron suficientes para despertar una ola de repudios de parte de varias embajadas como

Leer
El Heraldo
Alberto Linero

De dones y dadores

Nada más humano que dar gracias. Es nuestra capacidad racional la que nos permite entender que en lo recibido, hay algo más que una correspondencia por nuestro esfuerzo y dedicación. No somos merecedores de todo lo que se nos da. Siempre hay qu

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.