El Heraldo
EFE
Colombia

¿En qué vamos con la vacuna en Colombia?

Congresistas, gremios de la salud y sociólogos exponen distintos aspectos alrededor de los anuncios, lo aprobado y lo que preocupa.

Lo que hasta ahora ha dicho el ministro de Salud, Fernando Ruiz, sobre las gestiones para que los colombianos se vacunen contra el coronavirus es que en el primer semestre de 2021 compraría 5 millones de vacunas en negociaciones bilaterales con farmacéuticas.

Además, para el segundo semestre de 2021 se espera que a través del mecanismo Covax –que es una coalición de 172 países que buscan garantizar la vacuna para sus ciudadanos a través del aporte de recursos y una distribución equitativa del medicamento–, se tendrían otras 10 millones de vacunas, con las que, sumadas a las 5 de las compras bilaterales, se cubriría la población priorizada para vacunación en el país de 15 millones de trabajadores de la salud, mayores de 60 años y con comorbilidades.

Y esta semana se conoció que el Gobierno, aunque no ha confirmado, prepara la compra de 10 millones de vacunas, por $437 mil millones, a Pfizer, la primera farmacéutica a la que le han aprobado la vacuna en el mundo.

Las ‘fake news’ de las vacunas

Según el Dane, la tercera parte de los colombianos no estarían interesados en vacunarse, y buena parte de este fenómeno puede obedecer a las ‘fake news’ o noticias falsas que se difunden por las redes sociales y mensajes de wasap que van desde poner en duda la existencia del coronavirus hasta afirmar que la vacuna busca una especie de genocidio mundial.

Ante esto, el senador Araújo dijo que en el proyecto aprobado hay un aspecto de información y pedagogía que intenta contrarrestar este asunto y brindarle transparencia al proceso de vacunación: “La información, entre más transparente y abundante y veraz es mejor para que podamos todos tomar decisiones adecuadas. Yo veo entusiasmo por la vacuna”.

Por otro lado, el sociólogo Jorge Bolívar Berdugo señala que “la gente está sobreinformada o mal informada, especialmente por las redes sociales. En nuestro país el 13% lee periódicos y el común de la gente se informa por las redes sociales y son fáciles presas de la desinformación. Las redes sociales, que están al alcance de la mayoría de la población, brindan una información cambiante, lo que crea desconfianza y genera miedo en las personas”.

Agrega el investigador de la Universidad Simón Bolívar que “el miedo la preocupación, la incertidumbre y la desconfianza se acentúan, además, por la información contradictoria que algunos líderes de gobiernos en varios países del mundo y científicos divulgan”.

El peligro de los antivacunas

Los movimientos antivacunas, que vienen casi que desde el siglo XVI y que han tenido un  fuerte resurgimiento en el marco de la pandemia actual, están en contra de las vacunas por motivos religiosos, de defensa de las libertades, de reivindicación de la medicina alternativa y de dudas sobre la efectividad de esos medicamentos.

Al respecto, el doctor Isaza indica: “Yo soy un pediatra en ejercicio, vacuno a muchos pacientes y soy un acérrimo defensor de la vacunación, pero bien hecha, porque esa conducta del Gobierno de imponer una vacuna inconstitucional precisamente lo que ha hecho es favorecer a todos esos grupos antivacunas que ahora bailan de la dicha”.

De otro lado, Bolívar, sociólogo, pone de presente que “las razones por las cuales la tercera parte de la población colombiana no se pondría la vacuna son desconfianza a los gobiernos y a la ciencia, miedo a los efectos colaterales adversos que pudiera tener y la inseguridad que pudiera traer el tiempo récord en que ha sido producida”. Por lo que advierte que “el hecho de que 15 millones de colombianos no tengan la intención de recibir la vacuna puede traer graves consecuencias pues se convertirían en posibles propagadores del virus. Se hace necesario buscar el conocimiento especializado para generar confianza en las explicaciones científicas”.

El clamor de algunos sectores por la liberación de las patentes de las vacunas

Las agremiaciones médicas colombianas se han unido al clamor mundial de varios sectores porque se liberen las patentes de las vacunas y estas puedan ser producidas en distintos países.

Araújo, ponente del proyecto de la vacuna, dijo “todos esperarían que ojalá los países desarrollados, donde se está desarrollando la vacuna, pudieran ponerse de acuerdo con países consumidores para que lleguen a un precio asequible, porque aquí lo que necesitamos es acceso a la vacuna para poder masificarla. Ese es un tema que se discute en la Organización Mundial del Comercio, OMC, no depende de Colombia y no se puede incluir en una ley. Por ahora la propuesta de Suráfrica no ha sido específica y recordemos que la OMC no vota”.

No obstante, el médico Sergio Isaza señala que “lo que se plantea en grupos de médicos y humanistas es que sigamos la propuesta de la India y de Suráfrica en el sentido de que la investigación fuese de carácter colaborativo y no secreta y que las vacunas fueran baratas, asequibles y que fueran gratuitas, y esto se hace teniendo en cuenta que todas las investigaciones tienen una característica y es que la inversión no es exclusivamente privada. De manera que consideramos que es justificada la propuesta ante la OMC”.

Y agregó que Colombia en un momento no solo fue productor sino exportador de vacunas, “pero a partir de la apertura económica todo eso se fue marchitando. No sé si podamos volver a producir vacunas, pero puede haber una actividad colaborativa para desarrollarla de manera conjunta”.

El proyecto aprobado

El senador Fernando Araújo, del CD, ponente, le dijo a este diario que en el proyecto aprobado esta semana por el Congreso "se declara de interés general la estrategia para inmunizar a Colombia en esta y futuras pandemias, y el primer aspecto es que la vacuna será gratuita en su distribución. Segundo, contiene unos incentivos para que los contribuyentes puedan hacer donaciones para financiar la adquisición de la vacuna, e implica que por cada peso $100 el Estado le reconoce $50".

Frente a uno de los aspectos polémicos de la iniciativa, que deberá ir ahora a sanción presidencial, el parlamentario explicó: “La responsabilidad por efectos secundarios queda en cabeza del fabricante pero por supuesto solamente en los casos donde haya dolo o culpa grave. Es una cláusula para todos los países”. Por su parte, el presidente de la Federación Médica Colombiana, FMC, Sergio Isaza, criticó: “No estamos de acuerdo con la ley que exonera de responsabilidad a las farmacéuticas. Que se exonere a la compañía farmacéutica de ser demandada atenta contra el derecho a la vida y a la salud, y atenta contra una de las cosas claves que son parte de la investigación clínica y es lo que más las demora: la seguridad de las personas. Usted no puede sacar a la venta y aplicar a la población una vacuna de la cual usted no tiene seguridad como productor”.

Mecanismo Covax

El senador Araújo reiteró que el Covax “es un mecanismo al que Colombia  ya tiene acceso, que le va a garantizar 20 millones de dosis y que implica la inmunización de 10 millones de colombianos. Esa es una estrategia vital pero no suficiente, le da marco y posibilidad para que el Gobierno pueda adquirir vacunas sin otros fabricantes”.

Entre tanto, el presidente de la FMC, advirtió que “el que diga que ya tiene la última palabra sobre cuál es el mejor mecanismo para las vacunas miente, pero abierta y ramplonamente, porque no hay todavía información sobre las dosis específicas y claras para los grupos de población. Ha habido varios incidentes y la parte de seguridad no ha completado la fase que debe ser. Hay muchas cosas desde el punto de vista inmunológico, de la producción de anticuerpos. Y tampoco se saben las dosis adecuadas para niños. Amarrarse a un solo mecanismo creemos que no es correcto”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Colombia
  • coronavirus
  • COVID-19
  • Pandemia
  • vacuna covid-19
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.