El Heraldo
El presidente del Congreso, Ernesto Macías, impone la banda presidencial a Iván Duque, en el acto de ayer. Johnny Hoyos
Política

Los nuevos vientos del gobierno de Duque

Así fue la posesión del jefe de Estado que regirá los destinos del país en los próximos cuatro años y quien hizo un llamado a la unión de los colombianos.

En medio de una tarde que pasó del sol y la música al viento, el frío y la lluvia, se posesionó este martes 7 de agosto, con un mensaje de unión y rechazo a la violencia, el presidente Iván Duque Márquez, quien gobernará los destinos del país desde 2018 hasta 2022.

Fue una ceremonia a todas luces atípica: al inicio hubo muestras artísticas a lado y lado de la Plaza de Bolívar con los grupos de danza y música Tierradentro, Pazífico y Delirio, todas actuando al mismo tiempo y dándole un aspecto festivo al habitualmente solemne acto, pero con un significado: “los ejes temáticos del plan de gobierno: legalidad, emprendimiento y equidad”.

En ese momento, cerca de la 1 de la tarde, el sol resplandecía sobre el resguardado Centro de Bogotá, en el que 9.500 uniformados prestaban seguridad a los más de 3 mil asistentes al evento ubicados en una silletería dividida en 32 bloques, cada uno con el nombre de un departamento de Colombia.

Iván Duque camina junto a su familia desde el Palacio de San Carlos hasta el Capitolio Nacional.

Antes de que comenzaran los actos protocolarios, el desmovilizado y senador de la Farc, Carlos Lozada, denunció que no lo dejaron entrar a la ceremonia: “¡Increíble! No me dejaron entrar a la posesión del presidente @IvanDuque a pesar de presentar mi credencial como Senador de la República”, trinó.

A eso de las 2 de la tarde empezaron a caer las primeras gotas de lluvia, el viento comenzaba a arreciar y el frío cambiaba el color azul claro del cielo. Por ello, los asistentes recibieron sombrillas blancas, lo que asemejó la primera posesión del expresidente Juan Manuel Santos, en 2010.

Cuando llegaron los jefes de Estado invitados, la Orquesta Sinfónica Juvenil Batuta fue la encargada de recibirlos con música. Entre ellos, Evo Morales, de Bolivia; Mauricio Macri, de Argentina; Sebastian Piñera, de Chile; República Dominicana, Danilo Medina; de Ecuador, Lenín Moreno; de Panamá, Juan Carlos Varela; de Honduras, Juan Orlando Hernández; Enrique Peña Nieto, México; Carlos Alvarado Quesada, Costa Rica y Jimmy Morales, Guatemala.

Tras el homenaje a las Fuerzas Armadas con video y desfile militar, el Ballet Nacional de Colombia danzó entre los asistentes ‘La Pollera Colorá’. Mientras tanto, los expresidentes César Gaviria y Ernesto Samper conversaban animadamente y Andrés Pastrana, a su lado, observaba los bailes. El expresidente Álvaro Uribe ocupó el lugar entre su bancada del Centro Democrático. 

Sobre las 3 de la tarde, Duque, su esposa María Juliana Ruiz y sus tres hijos, Luciana, Matías y Eloísa, iniciaron su caminata desde el Palacio de San Carlos, sede de la Cancillería -a dos cuadras de la Plaza de Bolívar-, hasta el Capitolio. Entonces empezó a atravesar la calle de honor conformada por los congresistas integrantes de la comisión nombrada para recibirlo. Y de repente se le vio al senador barranquillero de La U, Armando Benedetti, salir corriendo desde la Plaza hasta la calle. No obstante, al momento del saludo en las pantallas entre Duque y Benedetti, parte de los asistentes abuchearon. En cambio, al momento del abrazo entre el mandatario entrante y la senadora uribista Paloma Valencia, los invitados aplaudieron.

La Banda de Baranoa durante la puesta en escena que preparó para la posesión presidencial.

Varios vivas se escucharon al ingreso de Duque a la Plaza y luego de la toma de juramentos del presidente del Senado, Ernesto Macías, al nuevo jefe de Estado y de este a su vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, arrancó el polémico discurso de la máxima autoridad del Congreso. (Ver página 6A)

En medio del discurso de Macías, al tiempo que el viento hacía rugir los micrófonos, derribar las banderas verticales colgadas en el Capitolio y doblar los paraguas blancos, varios asistentes comenzaron a retirarse del evento.

De otro lado, el discurso de Duque, mesurado y conciliador, inició: “Hoy llega a la Presidencia una nueva generación sin prejuicios”, con “el espíritu de construir y no de destruir”. 

El presidente añadió que quiere que en Colombia todos puedan construir la paz, no sin dejar de lado que quiere hacer correctivos a los acuerdos con las Farc en sus “fallas estructurales”, para que las víctimas tengan una reparación “moral, material y económica” por parte de sus victimarios. El mandatario anunció la presentación de un paquete legislativo, de modo que en la Constitución el “narcotráfico y el secuestro no sean delitos conexos al delito político, ni mecanismos legítimos para financiar ni promover ninguna causa”.

El presidente Duque toma el juramento a la vicepresidenta Martha Lucía Ramírez.

El presidente en su discurso hizo alusión a pasar la página de la polarización que ha existido en el país e invitó a los colombianos a ponerse de acuerdo en temas fundamentales, como la equidad, justicia, seguridad y en sacar adelante el país.

Propuso una reforma a la justicia para que “sea más eficiente, cercana y confiable para el ciudadano”. Esto sin mencionar la idea que planteó en su campaña, de crear una supercorte.

También anunció un impulso a la economía naranja para que los artistas “posicionen su talento y atraigan los ojos del mundo”.

Igualmente, anunció que buscará mecanismos para georreferenciar el delito para desarticular las bandas delincuenciales, el microtráfico y otros delitos contra la seguridad ciudadana. Seguidamente dijo que buscará “sancionar con cadena perpetua a los proxenetas, a las “Madames”, a los violadores y asesinos de menores y de mujeres y que nos concentremos en la prevención del crimen”.

Iván Cepeda, senador de la oposición llega a la Plaza de Bolívar.

El nuevo mandatario se refirió a los asesinatos de líderes sociales y al aumento de los cultivos ilícitos como dos de las problemáticas más graves de la actualidad: “Más de 300 líderes sociales han sido asesinados en los últimos dos años, los cultivos ilícitos se han expandido exponencialmente en los últimos años y las bandas criminales aumentan su capacidad de daño en varias regiones del país”.

En materia económica hizo énfasis en que trabajará para que este país “sea de micros, pequeñas y medianas empresas” y en que habrá “una economía de mercado con sensibilidad social”.

Sobre los acuerdos de paz insistió en que “por el respeto a Colombia y por el mandato ciudadano que recibimos, desplegaremos correctivos para asegurar a las víctimas verdad, justicia proporcional, reparación y no repetición”.

Y sobre el proceso de paz con el ELN dijo que evaluará durante el primer mes la mesa de Cuba, que “debe cimentarse en el cese total de acciones criminales”.

En cuanto a la situación de Venezuela, Duque manifestó que atenderá “a nuestros hermanos venezolanos en su condición de migrantes y que hoy tocan nuestras puertas”.

Tras los honores del destacamento militar como acto final en la Plaza, Duque y su familia se dirigieron al Palacio de Nariño, donde los Santos les dieron la bienvenida, al tiempo que se despedían de la Casa que los albergó durante ocho años llevándose consigo, entre otras cosas, el Nobel de Paz.

Por último, Duque saludó en la Presidencia a las delegaciones invitadas nacionales e internacionales en lo que se conoce como el ‘besamanos’ y culminó el día para el nuevo presidente con la posesión de su gabinete ministerial que desde hoy gerencia a Colombia.

La oposición

Llamó la atención entre el grupo de asistentes al acto de posesión de Duque la presencia de varios dirigentes de la oposición, entre ellos, Ángela Robledo, Antanas Mockus, Angélica Lozano, Gustavo Bolívar, Iván Cepeda, entre otros.

También estuvo Gustavo Petro, dirigente de la Colombia Humana, quien curiosamente no desaprovechó la oportunidad de invitar a la marcha de la oposición, mientras él estaba participando del acto protocolario de posesión.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.